Historia

El Buitre echa a volar

Real Madrid player Emilio Butragueno kicks the ball against PSG during the quarter-final of the UEFA Cup Winners' Cup
© Getty Images

Las grandes historias, a menudo, empiezan con pequeños detalles. Así ocurrió aquella tarde de febrero en el estadio Ramón de Carranza. El Real Madrid perdía 2-0 ante el modesto Cádiz, y la orden de Alfredo Di Stéfano, técnico de los blancos, fue clara: “Nene, calentá”. El receptor de las instrucciones era Emilio Butragueño, un joven delantero del filial que ese 5 de febrero de 1984 firmaría el debut soñado de cualquier jugador, con dos goles que ayudarían a la victoria de los suyos por 2-3. Arrancaba una de las épocas más gloriosas del Madrid: la que protagonizó la “Quinta del Buitre”.

Otros miembros de esa exitosa generación, como el defensa Manolo Sanchís, al que precisamente sustituyó ese día Butragueño, Martín Vázquez o Miguel Pardeza ya habían debutado meses antes, pero por la trascendencia del personaje, verdadero abanderado de ese grupo de canteranos, y por la manera en que se produjo, con una de las mejores actuaciones que se le recuerdan a un debutante en el club blanco, ese partido, del que hoy se cumplen 30 años, ha quedado marcado a fuego en la historia del Real Madrid.

El propio Butragueño rememoraría años después ese momento crucial en su carrera futbolística y como su padre, que le había hecho socio del equipo nada más nacer, estuvo presente. “El hecho de ir convocado con el primer equipo me empujó a pensar que podía debutar y le dije a mi padre: ‘Vete, porque creo que voy a jugar’. Recuerdo que él estaba en la grada con mi cuñado y nosotros perdíamos por 2-0 y mi padre se lamentaba: ‘¿Dónde va el chico con este resultado? Menudo debut le espera…’ Y al final resultó ser todo lo contrario”.

Mejor imposible
Y tanto que lo fue. El ‘Buitre’, apodo que había recibido en sus inicios en las divisiones inferiores del Madrid por su habilidad para moverse por el área cual ave rapaz, tardó apenas 15 minutos en ver puerta con un disparo cruzado ante el que resultó estéril la estirada de Andoni Cedrún, el arquero cadista. Daría nuevas muestras de calidad con una media chilena que se estrelló en el larguero, pero lo mejor estaba por llegar. Ricardo Gallego logró el empate a dos en el minuto 87 tras un saque de esquina botado por Juanito, y sólo dos minutos después, cuando ya casi todo el mundo daba por bueno el empate, el ‘Buitre’ hizo honor a su sobrenombre y cazó un rechace de Cedrún para volver a introducir el balón en la red y dar el triunfo al Real Madrid.

“Si me hubiera sentado con Dios para organizar mi debut ideal, creo que ni yo hubiera sido tan generoso pidiendo. No habría salido mejor”, aseguró modestamente años después Butragueño, quien actualmente se ocupa de las Relaciones Institucionales del Real Madrid.

Aquella temporada, los de Di Stéfano no ganarían la liga, donde quedaron subcampeones por detrás del Barcelona. Sin embargo, fue en esa temporada 83-84 cuando se sentarían las bases de la “Quinta del Buitre” que, liderada por el menudo delantero rubio y completada por el extremo Míchel, dominó el fútbol español desde finales de los 80 a mediados de los 90, conquistando 6 ligas, 5 de ellas de manera consecutiva.

A los títulos ligueros hay que sumarle dos Copas del Rey, 3 Supercopas de España, 1 Copa de la Liga y 2 Copas de la UEFA. Al goleador sólo se le quedó una asignatura pendiente, la de conquistar de nuevo la Copa de Europa. “Nos quedó esa espina. No obtuvimos la Copa de Europa porque nos faltó la cuota de suerte necesaria para obtenerla. El PSV y el Bayern nos ganaron dos semifinales siendo nosotros mejor equipo”, reconoce un Butragueño que, pese a todo, se considera un tipo afortunado.

“A los 18 jugaba en un colegio y a los veinte debutaba con el primer equipo del Real Madrid. Ha habido algo de milagroso en mi vida”, asegura. Y todo comenzó un 5 de febrero de hace 30 años. Fue entonces cuando comenzó a escribirse la leyenda del jugador al que, quien le dio la alternativa, Di Stéfano, llegaría a definir como “un tipo que tiene el gol en el cuerpo”.

Explora este tema

Notas recomendadas