Fútbol vs Covid-19

Cartas de esperanza para los más mayores

CFF Olympia - Letters to elderly people
  • Las jugadoras de un club amateur madrileño mandan cartas a las residencias
  • España es uno de los países más afectados por la pandemia del Coronavirus
  • El CFF Olympia quiere mandar una mensaje de esperanza a los más mayores

“Querido mayor…”

Elisa es una jugadora de 17 años del Club de Fútbol Femenino Olympia. Sentada frente a su computadora, escribe una carta muy especial. El destinatario o destinataria es uno de los miles de ancianos que estos días pasan la cuarentena en las residencias de Las Rozas, la ciudad madrileña a la que pertenece este club amateur de fútbol femenino.

España está siendo uno de los países más castigados por la pandemia del COVID-19, y los más mayores son la población más vulnerable. Para protegerlos, llevan semanas aislados de sus familiares.  

Desde su cuarentena, los responsables del CFF Olympia tuvieron una idea que nos explica su presidenta, Sonia Soria: “Los abuelos son un lujo y un tesoro que debemos cuidar. Es por eso que queríamos mandar a todos los mayores que viven en las residencias de las Rozas una carta escrita por cada jugadora, entrenador y familia que forma parte del club. El objetivo es llevarles un hilo de esperanza y sacarles una sonrisa. Que sepan que hay gente fuera que piensa en ellos y les aplaude”.

CFF Olympia - Letters to elderly people

De esta forma, las casi 170 jugadoras del club, repartidas en 10 equipos que van desde los 6 años hasta el conjunto de veteranas, junto a sus cuerpos técnicos y el resto de la plantilla del CFF Olympia, se han puesto manos a la obra estos días.

“Ahora sentís que tenéis menos visitas de vuestros hijos y de vuestros nietos, pero es importante que sepas que lo hacemos solo para protegeros y que, cuando esto acabe, vamos a recuperar todo el tiempo perdido”, continúa Elisa en su misiva.

Además de a los ancianos, las cartas también tienen como destinatarios a los profesionales encargados de su cuidado y que estos días están haciendo una labor si cabe más importante.

“Es en estas situaciones cuando se ve la grandeza de la gente y la he visto en el corazón y la generosidad de todas las jugadoras”, afirma Sonia. Las cartas de Elisa y sus compañeras ya están llegando a su destino y cumpliendo su misión: dar ánimos a los mayores y mandarles un mensaje. Queda un día menos para que todo vuelva a ser como antes.