Copa Mundial de la FIFA™

Choi: "El patriotismo fortalece a la República de Corea"

© AFP

*La República de Corea afronta un compromiso complicado en casa este jueves, en la tercera jornada de la tercera ronda clasificatoria de la zona asiática para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™. Después de decepcionar con un deslucido 0-0 frente a Siria, los *Guerreros de Taeguk quieren dar ahora un golpe de autoridad ante un Qatar contra las cuerdas, al que no queda otra opción que ganar tras caer en sus dos primeros partidos. 

No es la primera vez, ni mucho menos, que la República de Corea tiene ante sí un escenario difícil en los clasificatorios mundialistas. En más de una ocasión ya dejó escapar puntos fundamentales, que hicieron peligrar de verdad su campaña. Pero, a pesar de verse ante toda clase de dificultades, los surcoreanos siempre supieron estar a la altura y respondieron a la hora de la verdad. Como consecuencia, siguen siendo la selección que más éxitos ha obtenido de toda Asia, con un récord de nueve clasificaciones para la Copa Mundial de la FIFA™.

Y el secreto que hay detrás de estos logros excepcionales no siempre es fácil de descubrir. Muchos, entre ellos los aficionados y los medios de comunicación, señalan como grandes virtudes su organización, su infatigable ataque, su capacidad de sacrificio o su superior condición física. El antiguo delantero de los Guerreros de Taeguk Choi Yongsoo, en cambio, ensalza el espíritu de equipo que se deriva de representar a su país.

"Desde mi punto de vista, la selección nacional surcoreana tiene un sentido del patriotismo y de la responsabilidad más acusado", explica a FIFA.com el entrenador del Jiangsu Suning, de 43 años. "Para preparar partidos difíciles, como los clasificatorios del Mundial, los jugadores normalmente se comunican bien, así que tienen confianza y fe en el compañero. El patriotismo resulta evidente y la química que hay dentro del equipo es fantástica. Los jóvenes se fijan en los veteranos, los tienen como modelo, y creemos que no hay ningún rival al que no podamos ganar. Con este espíritu y gracias a nuestra buena preparación, siempre somos la selección que más confianza muestra dentro del terreno de juego".

Choi marcó 27 goles en 69 internacionalidades, unas cifras que lo sitúan entre los máximos artilleros de todos los tiempos de la República de Corea. Y a pesar de haber materializado varios tantos importantes para su país, entre ellos los nueve que firmó rumbo a Francia 1998, para él el más memorable de su carrera es el primero de todos.

"Fue en mi estreno. Era un partido de selecciones absolutas contra Hong Kong", continúa Choi. "Por primera vez, entraba en la cancha vistiendo la camiseta de la selección. Estaba entusiasmado, y me sentí orgulloso. Era consciente de que había llegado el momento de hacer algo por mi país. Y marqué un gol. Fue inolvidable".

*El legado de Hiddink
*
Choi atravesaba su mejor momento de forma antes de debutar en el Mundial, en la edición de Francia 1998. Actuó en un partido de la liguilla ante los Países Bajos, que la República de Corea perdió por 5-0. Ese humillante revés permitió a los coreanos cobrar conciencia de la diferencia que los separaba de los mejores del mundo. Sintieron que tenían que empezar de cero.

"Fue un partido tan desastroso que nos martirizó durante mucho tiempo", recuerda. "Al jugar y perder contra rivales del máximo nivel, nos dimos cuenta de que nos habíamos quedado a la zaga respecto a las potencias europeas. La derrota nos dolió, pero nos brindó la oportunidad de reexaminarnos".

Entonces llegó el neerlandés Guus Hiddink, designado seleccionador de la República de Corea con el objetivo de que el equipo se redimiese como coorganizador de Corea/Japón 2002. A las órdenes del antiguo técnico del PSV Eindhoven y el Real Madrid, los *Guerreros de Taeguk *sorprendieron a todos alcanzando las semifinales, incluso a sus propios hinchas.

"Hiddink nos enseñó cosas nuevas", explica Choi, que jugó en el partido ante Estados Unidos, saldado con empate a 1-1. "Bajo su dirección, por primera vez, llegamos a aprender en qué debe consistir el espíritu de equipo y cómo la camaradería nos puede servir para superar los partidos difíciles. Y acabamos siendo un conjunto intrépido ante cualquier adversario. Poco a poco nos fue inculcando la teoría futbolística europea, enseñándonos nuevas tácticas, formaciones y estrategias de juego. Progresamos hasta tal punto que un día no pudimos evitar asombrarnos al darnos cuenta de que, esforzándonos, nosotros también podíamos jugar así de bien".

Aunque ya hayan pasado 14 años, el legado de Hiddink perdura. Analizando el actual combinado del técnico alemán Uli Stielike, Choi deja claro su optimismo respecto al futuro: "En cierto modo, es la mejor selección de la República de Corea de la historia, en cuanto a composición del equipo. Hay varios futbolistas que compiten en las grandes ligas europeas, donde están causando sensación. Ki Sungyueng se caracteriza por su regularidad y su abnegación. Con su experiencia y aplomo, responde perfectamente a lo que debe ser un capitán. Y el equipo también cuenta con otros líderes, como Hong Jeongho, Koo Jacheol y Lee Chungyong".

"El sorteo no nos ha favorecido", concluye, evaluando sus opciones de clasificación. "Todos los partidos van a ser difíciles. No podemos tomarnos ningún rival a la ligera. Y lo más importante es que estemos unidos como grupo y juguemos con responsabilidad y espíritu. Creo que este equipo puede ir a Rusia".

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Dangda y Tailandia, a por todas sin complejos

25 ago. 2016

Copa Mundial de la FIFA 2014™

La Gira del Trofeo en la República de Corea (2002)

13 abr. 2014