Rivalries

El derbi que paraliza a los catrachos

Footballers Jorge Claros (L), of the Honduran team Motagua, and Walter Hernandez of Olimpia vie
© AFP

Al enemigo, reza el dicho, hay que tenerlo cerca. En el caso de Motagua y Olimpia, la frase hace justicia a la mayor rivalidad del fútbol hondureño: ambos comparten el Estadio Nacional, también casa de la selección de Honduras. 

Acostumbrados ambos desde su fundación al triunfo, con el paso del tiempo naturalmente se fue formando una rivalidad que no tenía otro objetivo más que demostrar quién era el mejor equipo hondureño. FIFA.com reseña el viejo Superclásico Nacional

Los orígenesFundado en 1912, el Club Deportivo Olimpia -llamado así en honor a los Juegos Olímpicos- se creó para jugar béisbol. Pocos años después, el baloncesto y el fútbol tuvieron cabida en un esfuerzo de por crear una institución multidisciplinaria. Más tarde, el fútbol tomaría ventaja y se convertiría en la principal actividad del Albo.  * *Dieciséis años más tarde, el *Ciclón Azul, *equipo que se convertiría en su mayor rival, vería la luz. En 1928 Guatemala y Honduras disputaban la posesión de territorios y el Río Motagua estaba en el conflicto. Con un proyecto encabezado por Marco Antonio Ponce, nació el Club Deportivo Motagua, equipo que, debido al contexto histórico, despertó simpatías entre un gran número de personas. 

Un año después, *el Ciclón Azul *y *los Albos *se enfrentarían por primera ocasión. En aquel lejano 12 de marzo de 1929, Motagua se impuso 2-1, iniciando una serie que se ha disputado en 204 ocasiones. 

Algunas cifrasEn lo que a números se refiere, Olimpia lleva toda la ventaja, pues se han impuesto en 77 ocasiones, contra 46 victorias de su oponente. Sin embargo, el Motagua ha disfrutado más sus victorias, ya que en finales lleva 4 triunfos, dejando solo un campeonato en las manos de su archirrival. * *Amado Guevara, del Ciclón Azul, es con siete el jugador en activo que más goles ha anotado en el Superclásico hondureño. Le sigue, en el bando opuesto, Ramiro Bruschi, con seis tantos. Destaca en la lista de anotadores el nombre de Noel Valladares, actual arquero del Albo. Jugando para Motagua en el 2003, *San Noel *decidió en la segunda parte de la semifinal saltar al terreno de juego como delantero, metiendo el segundo gol de su equipo y contribuyendo en el pase a la final. 

Ramón Maradiaga es el entrenador que más ha dirigido en estos enfrentamientos: sobre un total de 44 encuentros al frente del Motagua, suma 15 triunfos, 15 empates y 14 derrotas. 

Leyendas, anécdotas y frases del pasadoAquel duelo de septiembre de 1968, donde el Ciclón Azul vencía 2-0, era uno más de la rivalidad. Entonces Fermín Navarro, jugador de Motagua, se quitó de encima a tres contrarios y al entrar al área, en lugar de tirar a la portería, se sentó en la pelota. “Faltaban como cinco minutos para el final del juego y ya habíamos apostado con el Martillo Hernández para ver quién hacía una bufonada. Todo mundo estaba sorprendido en el estadio. Eran tiempos diferentes, se jugaba con amor a la camisa”, relató el propio jugador.* *Como todo clásico que se precia de tal, existe una anécdota que, con el paso del tiempo, se ha transformado en una suerte de leyenda. Salvador Bernárdez, artillero del Motagua, es el protagonista. El histórico jugador le anotó un golazo a Belarmino Rivera, uno de esos que no se olvidan y se cuentan una y otra vez. El disparo fue de tal potencia que, se llegó a decir, rompió la red de arco… “No, no, no, eso es una mentira. Fue en un amistoso de pretemporada. Recuerdo que Bernárdez remató cruzado y me anotó el gol, pero no se rompió ninguna red...”, aclara el guardameta, sacando la cara por el Albo.

El derbi ha sido, claro está, una prueba de oro para valores canteranos. De hecho, en 1999 Olimpia hizo debutar a un joven de 19 años ante el Motagua. El delantero, atlético y de buen porte, no podría haber causado mejor impresión: aportó dos goles para la goleada de los suyos por 4-1. Así, un tal David Suazo alcanzó sus primeras tapas de los periódicos, sin saber en ese momento que se convertiría en uno de los jugadores más emblemáticos de Honduras.

La primera década del Siglo XXI también fue testigos de ediciones memorables además de aquel del gol de Valladares. Sin ir muy lejos, estos históricos rivales disputaron tres finales nacionales, de las cuales ganó dos Motagua (2006/07 y 2010/11) y una Olimpia (2009/10). En la última, el Albo saboreó el título luego de igualar 2-2 a la ida como visitante, pero el Ciclón Azul se impuso por 3-1 en la vuelta para alzar su 12° título local. Tres de los cinco goles del campeón los marcó Jerry Bengtson, quién hizo historia al lograr un inédito tercer título de goleo consecutivo. “Lo disfruto más porque el logro llegó con un título ante tu clásico rival”, dijo el goleador tras la consagración.

ActualmenteOlimpia vive un presente más alentador. En el campeonato local marchan en el tercer puesto con 7 puntos en el camino por revalidar su título de campeón. Paralelo a este esfuerzo, más allá de sus fronteras disputa la fase de grupos de la Liga de Campeones de la CONCACAF. El Motagua, por su parte, ha centrado su esfuerzo en la liga, donde ocupa el quinto puesto de un torneo donde busca destronar a su gran rival. 

Explora este tema

Notas recomendadas