Fútbol Mundial

El Daghais afronta el destino con valentía

Abduelrihim El Daghais
  • De la quinta división a la selección nacional
  • El Daghais espera su turno
  • Internacional libio gracias a las redes sociales

La historia de Abduelrihim El Daghais es la de un hombre que decidió agarrar el destino con las manos.

Y es que este libio de 32 años tiene un pasado realmente conmovedor. A los 16 fue convocado por el combinado juvenil de Libia, jugó 15 partidos y lideró a la selección sub-17 antes de convertirse en el capitán de la sub-21. Sin embargo, una herida de guerra —una bala le alcanzó el cuerpo— le obligó a poner fin a su carrera como arquero y huyó a Alemania.

"Los médicos no tenían muchas esperanzas de que pudiera volver a jugar algún día", cuenta El Daghais a FIFA.com. "Cuando yo ya daba por finalizada mi carrera, un médico me devolvió la esperanza".

El guardameta libio se buscó la vida en el país de los tetracampeones del mundo. En 2013 abrió un restaurante familiar en Bonn y, a principios de este año, nació su hija. "Por supuesto que es bonito estar en casa, pero echo de menos el fútbol".

En 2016, y con sumo cuidado, fue volviendo a darle patadas al balón y a ponerse bajo palos. ¡Y vaya sí lo hizo bien! Un año después recaló en las filas del Blau-Weiss Friesdorf, de la quinta división alemana, donde se ganó la titularidad.

En este tiempo, El Daghais nunca renunció a su sueño de jugar con la selección absoluta. "Mi mujer y yo colgábamos habitualmente vídeos de mis partidos y de mis paradas en internet, y mis amigos me insistían en que los enviara directamente a la selección. Al principio me pareció una idea descabellada, pero acabé haciéndolo".

Dicho y hecho. Un buen día se puso en contacto con él el director deportivo, con quien había jugado anteriormente, y le pidió más vídeos. Lo siguiente fue la llamada del seleccionador Faouzi Benzarti y su invitación a participar en los partidos internacionales del mes de marzo.

"Me llevé una grandísima sorpresa y me puse muy contento. Era un sueño. Jugar con la selección de tu país es lo más grande para cualquier futbolista".

¿Y hubo final feliz? Desafortunadamente, no, porque el destino tenía reservado un nuevo revés para El Daghais: el coronavirus impidió su viaje a Libia para incorporarse a la selección.

"La idea era concentrarnos diez días en Indonesia y jugar algunos amistosos. Además, en la agenda había dos partidos clasificatorios para la Copa Africana de la CAF 2021 contra Guinea Ecuatorial. Me hacía muchísima ilusión. Contamos con buenos jugadores que tienen experiencia en el extranjero. La situación es mucho mejor ahora que hace cuatro o cinco años, y ha supuesto un gran salto en el desarrollo de nuestro país. Porque en Libia hace años que no hay liga, y es muy difícil fomentar y sacar provecho de la cantera. Una vez pase todo esto, espero volver a tener la oportunidad de jugar con la selección".

Abduelrihim El Daghais

Los técnicos de su club están convencidos de que se ha ganado con creces esta oportunidad.

"Siempre ha tenido mucha calidad. Nos alegramos mucho por él. La gran virtud de Abdi es que sale muy bien", afirma Thomas Huhn a FIFA.com. "Siempre ha sido un jugador de los que se deja la piel en los entrenamientos".

"Abdi es un chico fantástico, y siempre está dispuesto a escuchar a todos sus compañeros", añade Johannes Weitensteiner en la página web del club.

No obstante, en estos momentos el arquero se encuentra parado —como casi todo el mundo del fútbol— hasta nueva orden. "Nuestros técnicos nos han enviado un programa de entrenamiento, pero no podemos hacer mucho más aparte de correr".

Independientemente de cuánto dure el estado de excepción en el fútbol, lo que sí es seguro es que El Daghais está preparado para afrontar cualquier reto que la vida le ponga en su camino.

Explora este tema

Notas recomendadas