🇲🇽México

El difícil camino a la cima

Hirving Lozano of Mexico looks on
© Getty Images
  • Un joven prospecto del Pachuca recibe consejos de sus ídolos Herrera y Lozano
  • Herrera: "Cuando me dan la oportunidad, estoy ahí para responder"
  • La mística Pachuca, al descubierto

Ese último paso que le queda por dar a José Castillo es el sueño de muchos y la realidad de muy pocos. Tiene apenas 19 años, pero en los últimos nueve se ha dedicado de cuerpo completo a buscar la ilusión de ser profesional de fútbol con el Pachuca mexicano.

En el camino ha sufrido, disfrutado, llorado y hasta ha pensado en renunciar a su meta. Pero luego de destacar en la lateral derecha de la Sub-20 de los Tuzos y ser llamado a las selecciones menores de México, Josesito ya está tocando la puerta a la espera de la gran oportunidad de su carrera.

A menos de un mes de que inicie el Torneo Apertura 2020, FIFA.com habló en exclusiva con José Castillo para recordar el camino junto a directivos del club y recibir consejos de dos grandes estrellas surgidas del Pachuca que ya lo lograron: Hirving Lozano y Héctor Herrera.

Jose Castillo of Pachuca
© Others

Apoyo integral

Todo comienza a los diez años. Y Marco Garcés, Director Deportivo del Pachuca, lo explica: “Pachuca no es una ciudad productora de jugadores; eso nos obliga a salir a buscar jugadores a otros estados de México. Si buscamos jóvenes de 15 ó 18 años, todos los jugadores se llevarían el América, Chivas, Tigres...”.

Pero para un joven que aspira a ser futbolista, adaptarse a un nuevo entorno no es un camino de rosas. Y detrás de todo jugador consagrado, casi siempre hay muchos obstáculos sorteados.

“Fue duro. Extrañé mucho a mi familia, a mis papás, a mis hermanos. No ayudaba mucho la Casa Club; era un poco austera en ese entonces, así que era complicado”, interviene Hirving El Chucky Lozano, jugador del Nápoles y de la selección mexicana.

A Josesito ya le tocó en tiempos recientes instalaciones de primer nivel, pero la competencia sigue siendo feroz: “Yo llegué a los diez años a una pirámide: cada que vas creciendo y subiendo, hay menos espacio para la gente. Llegas con 20 compañeros y dentro de poco quedan 5. Y si quieres llegar al primer equipo, tal vez solo uno lo logre. No a todos les llega la oportunidad ni siquiera de probarse”.

Hirving Lozano of Pachuca celebrates after scoring
© Getty Images

Pachuca, en números

  • 16 visores y 300 escuelas en México
  • Un equipo por generación con 22 jugadores
  • 65 jugadores en todas las selecciones nacionales
  • Analizan 100,000 jugadores al año
  • De esos, 1,000 llegan a probarse al club

"Cuando inicié esto hace 25 años sabíamos que no queríamos un equipo de fútbol tradicional, que solo se fija en la parte deportiva y comercial. Pero nosotros decidimos un camino más costoso y difícil. Tenemos cinco pilares en los que se basa nuestra institución, el primero y el más importante es el social (con más de 80 mil niños entrenando en nuestras filiales), el académico y el cultural que nos dan una gran imagen y que se unen al aspecto deportivo y al comercial.
Jesús Martínez, presidente del Club Pachuca.

Jesus Martinez of Pachuca
© Others

Una vida juntos

Comparten casa, escuela y terminan por volverse familia. Por eso no importa que Héctor Herrera, jugador del Atlético de Madrid, lleve siete años fuera del Pachuca y jugando en Europa: a los Tuzos los lleva bien tatuados en el corazón.

Con ellos vivió momentos felices, pero también momentos muy duros. “Fui prestado a Tampico a los 21 años. Ahí pensé en dejar el fútbol y buscar otro futuro. Tenía esposa, estaba embarazada y no veía claro mi futuro en el club. No sabía lo que iba a pasar conmigo y no me pagaban. Entonces en el Pachuca me apoyaron con dinero y volví para comenzar mi carrera”.

José Castillo también vivió la etapa más gris de su vida al interior del club: “Operaron a mi hermano del corazón tres veces. Fue un proceso muy complicado porque él también estaba en el Pachuca y me veía jugar sin poder él también hacerlo. Su vida peligraba en cada operación. Por fortuna logró salir adelante”.

Consejos de estrellas

En estos tiempos de descanso obligatorio por la COVID-19, los jugadores de Pachuca, sus estrellas y sus fuerzas básicas se han mantenido en contacto vía internet.

"Buscamos mediante la Mística Pachuca institucionalizar un concepto de acercamiento entre las diferentes generaciones de jugadores formados en Pachuca desde los máximos referentes en la actualidad a los jóvenes jugadores que luchan por un sueño. Que los escuchen, que les pregunten, que los sientan cerca”, comenta Humberto Gándara, Director Administrativo Deportivo del Club Pachuca y enlace con FIFA en diferentes competiciones internacionales.

¿Cuáles son los consejos que le darían a las futuras estrellas del fútbol?

Héctor Herrera:

“Estudien inglés y prepárense físicamente. Conozcan el fútbol europeo y su mentalidad. Nunca se rindan y se cansen de preparar sus sueños; nunca saben cuándo les va a llegar el día. Trabajen siempre al 100% para estar preparado y aprovechar la oportunidad cuando llegue. A mí me ha pasado siempre: he tenido momentos difíciles en el fútbol, donde no he sido tomado en cuenta como me gustaría. Entonces cuando me dan la oportunidad, estoy ahí para responder y que vean que pueden confiar en mí”.

Chucky Lozano:

“Poner mucha atención a la educación, los idiomas, los entrenamientos y todo lo que tiene el Club Pachuca. Cuando cambias de país y llegas a Europa es otro ritmo, es otra mentalidad que, para uno que viene de México, es complicado. Para los jóvenes tienen que aprovechar todo lo que puedan, porque es muy fácil caer en el conformismo y no tomar las oportunidades”.

Hector Herrera of Club Atletico de Madrid looks on
© Getty Images

Amor eterno

La alegría y camaradería entre los tres jugadores es evidente. Héctor bromea con Hirving y Chucky anima a Josesito a seguir sus pasos, quien evidentemente recibe con una gran sonrisa los consejos de sus ídolos. Uno vive en España, el otro en Italia y el joven promesa está México. Pero la distancia se disuelve con el amor que los une por el equipo hidalguense.

“Para mí es una familia. Porque me enseñaron que verdaderamente somos una familia y hay que volver siempre. Lo he hablado mil veces con el presidente Jesús Martínez: el día que vuelva a México volveré a Pachuca”, comenta Héctor Herrera.

Y sin dudarlo, Chucky Lozano se une: “A mí me formaron desde muy chico. Es mi casa. Me dieron todo. Encuentras amigos, encuentras hermanos. Fue muy bonito todo lo que pasé y ahora que lo recuerdo me llena de alegría”, finaliza.

Explora este tema

Notas recomendadas