#WELIVEFOOTBALL

Peter, un aficionado de culto y casco

  • Hablamos con el aficionado más ilustre del Hamburgo SV
  • A sus 74 no se pierde ni un partido, ¡ni un entrenamiento!
  • Acude siempre en bicicleta con su célebre casco del club

El mercurio apenas supera los cero grados. Una brisa helada, tan habitual por estas fechas en el norte de Alemania, acompaña a la llovizna que cae sobre la ciudad deportiva. Los futbolistas llegan al campo de entrenamiento, situado en los aledaños del estadio, con gorro, guantes y tiritando. Eso sí, todos se paran a intercambiar unas palabras con uno de sus seguidores: Peter Dietz.

A sus 74 años, el hincha más ilustre del Hamburgo SV lleva décadas sin perderse ni un entrenamiento. "El Hamburgo es una parte importante de mi vida. Mi mujer dice incluso que es lo más importante. He entablado amistad con muchas estrellas a lo largo de estos años".

Ni el frío ni el viento son impedimento para que este fan acuda en bicicleta a los entrenamientos de su equipo, siempre bien protegido con un casco del Hamburgo. Gracias a sus certeros comentarios, este mecánico de coches ya jubilado se ha convertido en un fenómeno de culto, dirige su propio canal de Youtube, tiene una página de Facebook dedicada a él y ha salido por televisión.

"Mi popularidad empezó a dispararse de verdad cuando salí en el programa TV Total, de Stefan Raab".

Pero ¿cuándo descubrió el señor Dietz —más conocido como ‘Peter el del casco’, tanto en Hamburgo como en el resto de Alemania— su pasión por el Hamburgo? "La heredé", confiesa.

Su padre, Willi Dietz, le inculcó su amor por los colores negro, blanco y azul en 1960, cuando padre e hijo fueron a ver un partido al Waldstadion de Frankfurt. Allí, el Hamburgo se medía al Colonia por el campeonato alemán, y su equipo acabó conquistando el título por tercera vez en su historia.

"Yo tenía 15 años. ¡Ha llovido mucho desde entonces! El Hamburgo ganó 3-2 en un partido de infarto. Charly Doerfel y Uwe Seeler, por partida doble, nos dieron la victoria. Uwe Seeler es mi gran ídolo desde aquel día".

No obstante, a Dietz le tocó vivir el año pasado el descenso del equipo de sus amores, el primero en los más de 50 años de historia de la Bundesliga. Ningún otro club fundador de la máxima categoría del fútbol alemán se había mantenido tanto tiempo en la élite. "Es algo que aún no he asimilado, por eso no quiero hablar del tema".

Y es que este hamburgués de pura cepa prefiere recordar los grandes momentos que vivió el Hamburgo en Europa. Además, sueña con revivirlos algún día.

"Los magníficos triunfos contra el Burnley (4-1) o el FC Barcelona (2-1) en 1961 fueron, tal vez, los mejores partidos que vi jamás en el Volkspark. También viajé a Atenas 1983 [ndlr: el Hamburgo ganó allí la final de la Copa de Europa contra el Juventus de Turín]. Son instantes que recordaré el resto de mi vida".

Nada más concluir su charla con FIFA.com, unos aficionados se acercan para pedirle un selfi y su valoración sobre la situación actual del equipo. Peter es un hombre muy solicitado, toda una institución en el Hamburgo y un hincha extraordinario.

Explora este tema

Notas recomendadas