La forja de un creador costarricense

Bryan Ruiz on Costa Rica and Fulham
© Getty Images

A Bryan Ruiz, considerado por muchos el futbolista costarricense de más calidad de cuantos juegan en el extranjero, las cosas no siempre le han resultado fáciles. Mediapunta ágil y dinámico, que actualmente milita en el Fulham londinense, está recorriendo un accidentado camino hacia el estrellato.

“La adaptación a la Premier League inglesa, la mejor liga del mundo, con los mejores jugadores del planeta, ha sido complicada”, declaró Ruiz, de 26 años, a FIFA.comel pasado mes de abril, un día antes de que una lesión en un pie pusiese fin de manera prematura a su primera temporada en el exigente y abrupto fútbol inglés.

A Ruiz, apodado “La Comadreja” por sus regates escurridizos y su carácter imprevisible dentro de la cancha, le ha costado acostumbrarse al juego físico y veloz que se practica en Inglaterra. Él destaca por su talento y creatividad, de modo que a veces parece una flor pisoteada en el campo de Craven Cottage. “Me gusta tener la pelota, combinar con otros jugadores. No soy acaparador, si veo a un compañero en una posición mejor que la mía, le doy el balón”, explica con voz suave el espigado costarricense, que se siente cómodo actuando en cualquiera de los dos extremos o por detrás del delantero centro. 

Abandonado por su padre cuando era niño, Ruiz se crió en un barrio pobre de la capital, San José. Encontró un refugio en el fútbol, y enseguida apuntó maneras.

Ganó la liga nacional y la Liga de Campeones de la CONCACAF con el club de su ciudad, el Alajuelense, en 2005, y ese mismo año recibió por primera vez la llamada de la selección nacional. A sus 18 años, ya era la gran promesa del fútbol centroamericano, aunque no viajaría con los ticos a la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™. “Fue un momento muy difícil para mí”, recuerda. “Aquello supuso un verdadero golpe”.

Un trayecto largo y desconocido
Aunque no pudo actuar en aquel certamen, ese mismo año se le presentó otra oportunidad. Se interesó por sus servicios el Gent, de la lejana Bélgica. “No sabía nada acerca de aquel club”, admite Ruiz, riéndose. “Pero aprendí mucho allí”. Muy pocos costarricenses se habían aventurado antes en el extranjero, y el camino que emprendía era desconocido. Pero pronto pasó a ser el máximo goleador del Gent, su capitán y un ídolo de los hinchas.

Su siguiente etapa fue la primera división neerlandesa, con un ambicioso club de provincias, el FC Twente, de Enschede. “Ha sido el punto álgido de mi carrera, no cabe duda”, subraya. En su primera campaña, en 2010, anotó 24 goles, el mejor registro de su equipo, que se proclamó por primera vez campeón de los Países Bajos. “Los seguidores quedaron encantados. Sentían un gran cariño hacia mí, me conocía todo el mundo”.

Al año siguiente, el Twente tuvo que conformarse con el subcampeonato, por detrás del Ajax, y Ruiz experimentó problemas en el plano personal, al divorciarse de su esposa. También sufrió su primera lesión grave, en una rodilla. Sin embargo, ya había demostrado con creces su calidad, lo que le valió un fichaje por el fútbol inglés. “Ya sé que este no ha sido mi mejor año”, confiesa Ruiz acerca de su periplo londinense hasta la fecha. “Pero los hinchas del Fulham se han portado estupendamente conmigo, y les prometo que haré más en la próxima temporada”.

El público no es el único que lo ha recibido con los brazos abiertos. “No conocía a [Clint] Dempsey, aunque sí nos habíamos cruzado muchas veces con nuestras selecciones”, afirma, refiriéndose al internacional estadounidense y máximo goleador del Fulham. “Cuando llegué, [Dempsey] se me presentó directamente, incluso se atrevió con algunas palabras en español, para que yo me sintiese como en casa. Es muy buena persona”.

Entendimiento perfecto con Dempsey
La compenetración entre los dos jugadores de la zona de la CONCACAF fue inmediata, y no tardó en dar sus frutos. Ruiz ha tenido sus mejores momentos con el Fulham en el papel de asistente de Dempsey, autor de 23 goles en el último ejercicio. “Nos encontramos a menudo”, dice Ruiz. Después de que el costarricense diese a Dempsey los pases de sus tres goles en un partido de la FA Cup, el punta insistió en presentarlo delante de los aficionados, para que compartiese con él los aplausos.

Es probable que ambos se enfrenten en la última ronda clasificatoria regional de la próxima Copa Mundial de la FIFA. Costa Rica, sin el concurso del lesionado Ruiz, ha empezado con buen pie su campaña de semifinales rumbo a Brasil 2014, al sumar cuatro puntos en dos partidos. Ahora, con el genial mediapunta ya restablecido, se medirá al temible México en dos encuentros a principios de septiembre. “Estamos en un grupo difícil, y México lo tiene todo”, indica Ruiz, ansioso por participar en la cita de 2014 tras perderse el torneo de 2006 y no conseguir la clasificación para Sudáfrica 2010.

Ruiz tenía solo 15 años, y estaba comenzando aún su periplo en el deporte rey, cuando, en 2001, Costa Rica se convirtió en el primer —y de momento único— equipo que ha vencido en la competición preliminar a México en su feudo del estadio Azteca. “Hacemos un juego correcto”, apunta respecto al actual combinado nacional, y señala al prometedor Joel Campbell, quien ha seguido sus pasos en Inglaterra al fichar por el Arsenal, como un futbolista a tener en cuenta.

“No podemos centrarnos en lo negativo, en la eliminación de la última fase previa”, manifiesta con la convicción propia de un hombre acostumbrado a hacer frente a las adversidades. “Tenemos que estar en Brasil”.

Notas recomendadas