🇹🇷 Turquía

Clichy: "Me inspiró cómo dejaba la piel Vieira en las prácticas"

Gael Clichy of Istanbul Basaksehir F.K. celebrates following the UEFA Europa League group J match between Borussia Moenchengladbach and Istanbul Basaksehir 
© Getty Images
  • Gaël Clichy habla con FIFA.com del título liguero del Istanbul Basaksehir
  • Revela cómo le inspiró Patrick Vieira dándolo todo en los entrenamientos
  • También se refiere a Wenger, Guardiola y a sus propios planes de entrenar

Todo el mundo recuerda a “Los Invencibles”, aquel equipo del Arsenal que se mantuvo invicto durante toda la Premier League 2003/04. Pero lo que no se suele reconocer es la repercusión que tuvieron algunos de los jóvenes de ese equipo.

Con 18 años y 10 meses de edad, Gaël Clichy, que jugó 12 partidos en esa temporada liguera como lateral izquierdo (supliendo al lesionado Ashley Cole), se convirtió en el jugador más joven en ganar un título de la Premier League (un récord que batió posteriormente Phil Foden con el Manchester City).

A partir de ahí, Clichy siguió cosechando triunfos y éxitos históricos. Otras dos ligas inglesas conquistadas con el Manchester City y, más recientemente, el histórico título de la Süper Lig turca con el Istanbul Basaksehir, incitaron a FIFA.com a contactar con él para hablar de la importancia de su último título, de cómo “Los Invencibles” influyeron en el resto de su carrera, y de sus planes de futuro cuando decida colgar las botas.

Gaël, el haber ganado la liga turca con el Basaksehir debe suponer un momento fascinante dentro de su carrera, al tratarse de algo realmente histórico para el club y para el propio fútbol turco. ¿Qué se siente al haber sido partícipe de ese logro?

Obviamente, no se puede comparar esta experiencia con la que viví en el Arsenal o con el City, porque la Premier League es la Premier League y está considerada como una de las mejores ligas del mundo; si no la mejor. Sin embargo, como logro personal, fue realmente dulce. El club apenas tiene unos cuantos años de vida. Desde 1959, solamente 5 equipos habían logrado ganar el título en Turquía.

Cuando hablamos de equipos dominadores en una liga, Turquía es un buen ejemplo. Que nosotros llegásemos hasta el final y ganásemos es sumamente bonito. Y el mensaje es poderoso, porque el club quiere seguir progresando cada año. Llevo ya tres años aquí. El primer año quedamos terceros por diferencia de goles. El año pasado casi lo conseguimos pero quedamos segundos; por lo que este año el paso lógico era quedar primeros.

¿Cómo describiría la importancia de haber puesto fin al ciclo victorioso de los ‘tres grandes’ (Galatasaray, Fenerbahce y Besiktas) para ganar la primera liga en la historia del club?

Creo que la gente no era consciente de poder alcanzar ese logro. Turquía es parecida a Inglaterra en el sentido de que, cuando apoyas a un equipo, vas con él hasta el final. Sin tener una afición muy numerosa, creo que los jugadores querían estar aquí porque el equipo estaba obteniendo buenos resultados, pero nunca pensaron en ganar el título. Y de pronto, ves que llegan al club jugadores que habían jugado en la Liga de Campeones [de la UEFA] y son internacionales. Eso supuso un gran estímulo para todos.

Yo vine aquí porque [Emmanuel] Adebayor estaba aquí en ese momento. Tal vez si no hubiese estado aquí entonces, yo no habría tomado la decisión que tomé. Esta temporada hemos ganado sin él, pero de no ser por él, quizá ninguno de nosotros estaría hoy aquí y el club no habría tenido ese éxito. Por tanto, cada paso que da el club es importante, y tienen que darse cuenta de eso porque este es un logro grandioso. ¿Pero cuántas veces se ha visto a un equipo ganar el título y derrumbarse la temporada siguiente? Será muy interesante ver cómo responde el club a eso...

¿Por qué otros motivos eligió recalar en el Basaksehir y no en uno de los clubes turcos más consolidados?

Cuando gané la liga con el Arsenal, me convertí en el jugador más joven en ganar la Premier League, y eso fue histórico. Luego me fui al Manchester City y contribuí a que el equipo ganara la liga por primera vez en 44 años; así que cuando vine aquí, no tenía otra cosa en la cabeza que hacer historia con el Basaksehir. Recuerdo que cuando llegué la gente me decía: “¿Por qué no elegiste el Fenerbahce o el Galatasaray?”.

Lógicamente, cuando eres un competidor es magnífico ganar un título con cualquier equipo, pero yo sabía que ganarlo con el Basaksehir sería algo todavía más grande. Prefiero un título con el Basaksehir que tres con el Galatasaray, porque significa más. Es algo más grandioso... Pasará a la historia y no sabemos si se repetirá. Así que ese era mi objetivo y, al final, sé lo que he hecho en mi fuero interno.

Arsenal in 2004
© imago images

¿Puede darnos algún ejemplo de los cambios de filosofía que inculcó a su llegada al club?

El más evidente es darlo todo en el campo. Soy el jugador que soy hoy por mi compromiso con la causa en cualquier club que he jugado y por el duro trabajo que le dedico. Mi primer equipo profesional fue el Arsenal. Sus jugadores de entonces eran Patrick Vieira, Dennis Bergkamp, Thierry Henry, Sol Campbell… una plantilla sencillamente increíble. Estar allí con 17 años era un poco como estar en la universidad con tantos libros donde elegir. Para aprender, básicamente tenía que estar concentrado para ver lo que hacían ellos. Así que en cierto modo, ni siquiera me sorprende quién soy hoy, porque esos chicos me criaron y forjaron futbolísticamente.

En el Arsenal, si teníamos un partido el sábado, ya el lunes estaba Patrick Vieira dejándose la piel en el campo. Como jugador joven, pensaba: “Vale, deja la calidad a un lado porque nunca vas a ser él, pero en cuanto a entrega y ética de trabajo, no puede ser que este chico esté haciendo esto y tú no estés por lo menos igualándolo”. Supe que, haciendo eso, tendría muchas posibilidades de permanecer muchos años en el sector. Eso es lo que he intentado decirles a los chicos. He tenido muchísimas discusiones con los jugadores aquí. No estoy aquí para hacer amigos. Lógicamente, si los hago, genial, pero estoy aquí para intentar ayudar, porque el presidente me trajo para tener éxito. Y tienes éxito si todos reman hacia delante y trabajan duro.

Para la gente que no conozca mucho la liga turca, ¿qué les contaría? En su opinión, ¿cuáles son los rasgos que la hacen única?

Cuando vine por primera vez aquí, le dije a mi mujer: “Cuando vayamos a Estambul, vamos a tomárnoslo con calma”. Porque sinceramente, pensaba que iba a ser fácil. El primer mes estuvo bien. Funcionas por la adrenalina derivada de una nueva experiencia… Pero al cabo de un mes, me di cuenta de que no estaba rindiendo nada. Recuerdo que, en un partido en casa, un jugador joven me destrozó por la banda derecha. Le dije a mi mujer: “Esto no puede seguir así”.

Tuve que llamar a un preparador físico personal, e hice sesiones extra en casa. Lo hice durante el primer año, y poco a poco empecé a mejorar y volví a ser yo mismo. El nivel aquí quizá sea más bajo que en Inglaterra, pero hay un talento increíble en Turquía. El juego también es abierto. Como defensa, puedes encontrarte en situaciones de cinco contra tres. Por eso se ven muchas tarjetas rojas y amarillas en todos los derbis, porque aquí juegan como viven: con el corazón. Ahí radica la belleza del fútbol turco.

Gael Clichy of Istanbul Basaksehir
© imago images

¿Tiene intención de seguir en el club para dar continuidad a este éxito? ¿Qué planes tiene para el futuro?

Mi último año en el Manchester City estuve con Pep Guardiola, y eso cambió mi forma de ver el fútbol. Tengo el deseo y la pasión de convertirme en entrenador. No sé si llegaré a ser un gran entrenador o un mal entrenador, pero sé que es algo que voy a intentar. Será en los próximos años, porque creo que todavía me quedan dos o tres años buenos en las piernas para salir a disfrutar. Quiero aprovecharlos al máximo.

El fútbol es un deporte curioso, y más aún en Turquía, por lo que en realidad no sabes lo que puede pasar. Estoy bastante seguro de que el club quiere que siga, y me siento bien aquí, pero también tengo que tener en cuenta todo lo que está pasando. ¿Quién viene y quién se va? De ser campeones esta temporada a competir en la Liga de Campeones la próxima campaña, es otra historia distinta. Si no estás preparado como club, si no haces los fichajes adecuados para completar el equipo, podría ser una temporada muy difícil. Lo vi con el Leicester City, cuando ganó la liga y al año siguiente jugó la Liga de Campeones, pero casi tuvo dificultades para permanecer incluso en la Premier League.

Esto es genial. Ahora mismo tenemos que disfrutar para asimilarlo todo, porque es un logro extraordinario. En un futuro no tan cercano, insisto, voy a intentar ser entrenador. Desde que estoy en el Basaksehir empecé a trabajar con jóvenes jugadores de aquí y me gusta esa interacción con los jugadores, así que quiero ver el fútbol desde otra perspectiva. Ser entrenador es totalmente diferente de ser jugador. Lo intentaré.

Ha declarado que el planteamiento de Guardiola le produjo “una impresión tremenda”. ¿En qué medida fue así y el técnico español le mostró una faceta diferente del fútbol?

Con él todo gira en torno a los detalles. A menudo me preguntan quién era mejor entre Wenger y Pep, y en realidad esa no es la pregunta correcta. Ambos han tenido éxito. A algunos jugadores les gustará el estilo de Wenger y a otros el de Pep, pero lo que yo he visto es que [Guardiola] es implacable. Tiene sus propias ideas, y todo el que se adapte a su idea estará listo para seguir, pero los que no encajen con la idea y su filosofía, no se quedarán. Por un lado tienes un entrenador como Wenger que te dice que juegues con tu calidad y tu corazón; que te expreses y seas libre. Él desarrolló jugadores y tuvo éxito.

Por otro lado, tienes un tipo que te dice exactamente lo que hacer. En general, tiene una visión para cada partido concreto, y tienes que encajar en esa visión. Si no es así, no formas parte de sus planes. Resulta duro, pero en cierto modo, la verdad es que no puedes cuestionar lo que está haciendo, porque quizás haya sido el entrenador más exitoso durante los 6 o 7 últimos años. Con él es como “vamos a hacer esto y va a funcionar”. Preparas toda la semana de una forma para enfrentarte al equipo concreto al que te mides a continuación. Todo lo que te está diciendo durante la semana va a suceder. Era especial, y ves cuánta energía invierte en sus charlas y sus entrenamientos... Y tiene un equipo magnífico alrededor, porque no es sólo él. Simplemente, todo está bien. Su forma de ser hace que quieras intentar, no ser él, sino ser tan comprometido como lo es él como entrenador.

Pep Guardiola and Gael Clichy
© imago images

Explora este tema

Notas recomendadas