Copa Mundial de la FIFA™

Oumari: Un accidentado debut felizmente superado

Joan Oumari of Lebanon in action
© Others

Se dice que la primera impresión es la que queda, sobre todo en el fútbol. Y lo cierto es que los futbolistas están obligados a aprovechar su oportunidad cuando se les presenta, para demostrar su calidad a los técnicos, a los aficionados y a los medios de comunicación. Si no lo hacen, pocas veces recibirán otra.

Después de ver una tarjeta roja en su primer partido como internacional, frente a Siria, Joan Oumari no estaba en absoluto seguro de poder vestir nuevamente la camiseta de la selección libanesa. Su expulsión en el último minuto, no obstante, no impidió que el Líbano ganase por 2-0 el 6 de septiembre de 2013.

El defensor, que compite en la segunda división alemana con el FSV Fráncfort, recuerda perfectamente aquel incidente: “No fui titular, y entré en juego en el minuto 55. En los últimos segundos salté para interceptar un balón alto y le di con la mano en la cara a un jugador sirio. El árbitro me enseñó la roja directa”.

“No lo hice aposta, y me decepcionó mucho recibir esa tarjeta roja, porque era mi primer partido con la selección nacional. Son cosas que pasan en el fútbol. Un día se puede ser el mejor del partido y otro el peor. Esa decisión fue muy dura para mí, porque era mi primera internacionalidad”.

Tres días más tarde, el combinado libanés acudió a Doha para disputar un encuentro amistoso contra Qatar. Debido a su sanción, el zaguero de 27 años hizo las maletas para volver a Alemania. Pensaba que la selección le había quedado vetada para siempre.

Oumari explica cómo vivió aquellos momentos difíciles: “Con el seleccionador no todo marchaba a la perfección, y le dije al director deportivo que no esperaba volver. Regresé a Alemania, aunque lo ocurrido no me influyó en el estado de ánimo, porque estaba convencido de que no había tenido suerte. Pero, sinceramente, creía que ya no tendría más oportunidades de jugar con la selección”.

El jugador decidió entonces concentrarse en su equipo. “Era mi primer año en el FSV Fráncfort y tenía que concentrarme con mi club para ser titular”, explica. Y Oumari logró consolidarse en el equipo germano, con el que disputó 28 partidos de la segunda división. Esa cifra pudo haber sido incluso superior de no haber recibido otra cartulina roja, frente al Dynamo de Dresde en la jornada 21. Lo sucedido entonces le quedó grabado: “Aún recuerdo muy bien aquel partido, porque esa tarjeta roja me hizo llorar, aunque ganásemos [3-2]”.

“Recibí la tarjeta cuando únicamente habían pasado 10 minutos del saque inicial. Además, mi madre y mi hermana habían recorrido más de 500 kilómetros desde Berlín para verme jugar ese partido. Me fui directamente a los vestuarios, me senté y lloré a lágrima viva, porque tenía la sensación de haberlas decepcionado”.

Una segunda oportunidad
Con la llegada de Miodrag Radulovic al frente de la selección libanesa en mayo de 2015, Oumari fue convocado de nuevo. Y desde entonces se ha ganado la confianza del técnico montenegrino. De momento, ha disputado los dos primeros partidos íntegros de la competición preliminar de la zona asiática para la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™.

“Me alegré mucho de recibir de nuevo la llamada de la selección, porque al fin tenía la oportunidad de que se hiciera justicia. En mi segundo partido internacional [un amistoso contra Jordania] fui con algo de aprensión, porque estaba ligeramente lesionado en el pie izquierdo. Pero pensé que si no estaba la altura no tendría otra oportunidad”.

“También tenía miedo de los contactos, no quería recibir una tarjeta roja con el nuevo seleccionador, que me ha recibido bien y ha confiado en mí. Por eso me había propuesto no decepcionarle”.

Y la prueba más importante para Joan Oumari y el seleccionador Radulovic será este martes, ante la República de Corea, en la tercera jornada de los clasificatorios de Rusia 2018. Este duelo contra el líder del grupo, que goleó sin contemplaciones a Laos (8-0) el pasado jueves, se anuncia ya decisivo.

A pesar de ese abultadísimo tanteo, Oumari se muestra optimista: “Corea del Sur tiene un buen equipo, aunque no es imbatible. Nosotros también creamos muchas ocasiones en el segundo partido, contra Laos, aunque sólo transformásemos dos”.

“Los coreanos destacan por su gran acierto, así que habrá que impedir que lleven peligro. Y ellos también saben que nosotros contamos con jugadores rápidos, que pueden hacer daño al contragolpe. Aunque al final no logremos un resultado favorable, estoy convencido de que haremos un buen partido”.

Oumari concluye la entrevista bromeando: “Voy a hacer todo lo posible para no recibir una tarjeta roja en este partido, pero si ocurre espero que ganemos, como pasó con mi club”. Pase lo que pase este martes, Oumari ya ha demostrado merecer una segunda oportunidad para afianzarse en la zaga libanesa.

Explora este tema

Notas recomendadas

Palestinian duo: Sameh Maraaba and Tamer Seyam

Copa Mundial de la FIFA™

Dos inesperados goleadores para Palestina

04 sep. 2015

Iraq's goalkeeper Noor Sabri celebrates

Copa Mundial de la FIFA™

Noor Sabri, del retiro al éxito

01 sep. 2015