En Vivo

La huella charrúa en Oceanía

En 2004 Vanuatu protagonizó la que posiblemente haya sido la mayor sorpresa de la historia en la competición preliminar de la zona oceánica para la Copa Mundial de la FIFA™, al golear a Nueva Zelanda por un contundente 4-2. El entrenador que condujo a los vanuatuenses a aquel triunfo fue Carlos Buzzetti, un pintoresco técnico uruguayo apasionado por el deporte rey, que ha alcanzado prácticamente la categoría de ídolo en los círculos futbolísticos de Oceanía durante los tres lustros que lleva trabajando en las distintas selecciones de Vanuatu y Fiyi.

Buzzetti cosechó éxitos significativos con Vanuatu, cuyo combinado nacional ha pasado de ser un equipo de nivel medio a un peso pesado continental. El duro 1-0 sufrido ante una potente Australia en 2000, en la Copa de Naciones de la OFC, y un golpe de mala suerte que impidió alcanzar las eliminatorias de los Juegos Olímpicos de 2004 dan fe del incansable trabajo de base que realiza Buzzetti y de la capacidad que tiene para inspirar a sus hombres.

Más recientemente, Buzzetti se ha encargado de ayudar a Fiyi también desde la base, en calidad de director técnico nacional, aunque ha sido asimismo seleccionador en dos etapas. Su presencia ha coincidido con grandes hitos en la historia del fútbol fiyiano.

A las órdenes de Buzzetti, Fiyi fue el único equipo que venció a Nueva Zelanda en toda su campaña de la Copa Mundial de la FIFA 2010, que incluyó a rivales de la talla de Paraguay y la campeona del mundo, Italia, nada menos. Hace poco, los melanesios también hicieron historia al obtener por primera vez la clasificación para un torneo de la FIFA. Así, Fiyi estará en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA que se celebra el año que viene en Nueva Zelanda, tras una campaña prácticamente impecable, con un equipo confeccionado en torno a jugadores salidos de la academia nacional que gestiona Buzzetti.

Un camino largo y sinuoso **
La trayectoria de Buzzetti es toda una odisea, que pocos han emulado: lleva entrenando 40 años, y ha disputado las cuatro últimas competiciones preliminares de la Copa Mundial de la FIFA como seleccionador. Puede que fuese cosa del destino. Nacido en 1945, se crió en un entorno puramente futbolístico. Su tío fue durante muchos años presidente del Peñarol, y una enfermedad impidió que su padre pudiese ser seleccionado por la famosa escuadra de la *Celeste
*que se colgó el oro en los Juegos Olímpicos de 1924.

Buscando nuevas oportunidades, Buzzetti se mudó con su familia a Australia durante el Mundial de 1974. “No se diría que se estaba jugando el Mundial”, explica el entrenador a *FIFA.com *con una sonrisa irónica. Y eso, a pesar de que Australia debutaba en la gran cita mundialista. Y aunque este uruguayo obsesionado con el fútbol se encontró con un verdadero choque cultural, no tardaría en habituarse a la vida en tierras oceánicas. Pasó dos decenios ocupando un puesto de entrenador estatal de instituto, hasta que surgió una oportunidad con la que no contaba, pero irresistible, en Vanuatu.

*Recursos naturales e inversión *Quizás Buzzetti, que lleva mucho tiempo desempeñándose como asesor técnico en la lista mundial de instructores de la FIFA, esté mejor situado que nadie para analizar la situación del desarrollo futbolístico en el Pacífico. Conjuntos como las Islas Salomón y Tahití han demostrado una increíble habilidad futbolística ante un público global en los últimos Mundiales de futsal y Beach Soccer. No obstante, el reto que les aguarda ahora consiste en canalizar ese talento innato.

“Juegan al fútbol con una destreza y una habilidad natural increíble”, afirma Buzzetti. “Aunque no tienen necesariamente la capacidad de usar esas dotes de la mejor manera posible. Necesitan ser entrenados. Al margen de la habilidad natural, los futbolistas de las islas del Pacífico tienen lo que podríamos denominar unos ‘cuerpos alegres’, se mueven bien y son fuertes”.

La inversión, apunta Buzzetti, es fundamental. Fiyi ha recibido tres Proyectos *Goal *de la FIFA durante los últimos años, con un presupuesto total de 1,2 millones de USD, todos ellos enfocados al desarrollo de sus infraestructuras técnicas. En cuanto a Vanuatu, ha contado con seis infraestructuraspara el desarrollo de su centro técnico, por una cantidad que asciende a 2,6 millones. Uno de ellos está específicamente enfocado a su academia nacional de categorías inferiores.

*Planificación *
Desde 2009, todas las asociaciones miembro están obligadas a emplear un director técnico, y Buzzetti es la prueba misma de la importancia de este cargo. “Los tiempos cambian, gracias a las academias que se han montado con el apoyo de la FIFA, que han permitido a las islas [del Pacífico] disponer de unas instalaciones adecuadas y desarrollar a los jugadores a partir de una edad temprana”, dice. “Es evidente que el nivel del fútbol ha mejorado mucho. Hay que construir desde abajo”.

“Las islas han cambiado mucho, los proyectos *Goal *de la FIFA han obrado un cambio. Yo he visto producirse esos cambios y la evolución del fútbol”, asegura.

Últimamente, Tahití ha participado en la Copa FIFA Confederaciones y en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, y su sensacional actuación del año pasado le permitió acceder a la semifinal de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA.

Y aunque el fútbol no sea el deporte número uno en muchos países de Oceanía, Buzzetti es optimista, y cree que el nivel que se está viendo dentro de las canchas del Pacífico seguirá aumentando. “Los países más potentes han alcanzado un nivel más alto. Se ha elevado el listón. Ahora la diferencia radica en que los jugadores adquieren buenos hábitos siendo mucho más jóvenes”.

El mantra de Buzzetti consiste, en gran medida, en que “la planificación a largo plazo equivale al crecimiento a largo plazo”. Y no resulta nada sorprendente que el primer curso de la Licencia B de Oceanía fuera de Nueva Zelanda vaya a impartirse este mes de diciembre en Fiyi, bajo la atenta mirada del veterano técnico, de 69 años. “Fiyi se ha desarrollado rápidamente. Nos hemos fijado una meta, lo que queremos conseguir en el futuro, y hay un consejo de administración que apuesta por seguir mejorando”.

No parece tener muy claro que un país de la zona del Pacífico vaya a participar en un Mundial absoluto, pero la clasificación para el torneo sub-20, y el hecho de casi haberla logrado en la categoría sub-23, son en su opinión pasos importantes. “Oceanía es el bebé de las confederaciones del mundo. La formación de los entrenadores es muy buena, ahora tienen una calidad muy alta. La evolución del fútbol se está produciendo”, indica.

“En la vida no hay nada imposible”, concluye Buzzetti. Una frase que resume a la perfección su larga y fructífera trayectoria futbolística.

Explora este tema

Notas recomendadas

Tahiti celebrate winning the OFC Nations Cup with a haka

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Brasil 2014, sin representante oceánico

21 nov. 2013

OFC Beach Soccer Seminar

Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2013

Oceanía trabaja sobre la arena

30 sep. 2013

Festival de Fútbol en Vanuatu

Fútbol femenino

Festival de Fútbol en Vanuatu

09 ago. 2013

Nueva Zelanda 2015: histórica clasificación de Fiyi

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2015

Nueva Zelanda 2015: histórica clasificación de Fiy...

31 may. 2014