El Juego Global

La pequeña Liechtenstein consigue grandes cosas

Rheinpark Stadion, Vaduz, Liechtenstein
© Others
  • Liechtenstein es uno de los países más pequeños del mundo
  • Para su tamaño, el principado europeo ha logrado hitos muy destacados
  • Seguir desarrollando el fútbol femenino es un objetivo clave

Si la mejor manera de medir los logros futbolísticos es en términos relativos, la selección de Liechtenstein podría figurar entre las mejores del planeta. Este diminuto estado centroeuropeo siempre estará limitado por su escasa superficie y población, pero nadie podrá negar su sed de éxito ni la dimensión de sus hitos.

Desde su debut en el fútbol de competición en los clasificatorios a la EURO de 1996, Liechtenstein ha cosechado siete victorias oficiales, así como un buen puñado de empates contra algunas de las selecciones con más solera del deporte rey. Sin duda, toda una gesta si consideramos que la mayoría de estadios en los que juegan sus rivales tienen una capacidad superior a su población (38.000 habitantes).

De hecho, Liechtenstein le ha ganado a Islandia, Azerbaiyán y Letonia, entre otros, y ha conseguido empates muy meritorios. Tal vez el más memorable fue contra una Portugal plagada de estrellas, con Cristiano Ronaldo al frente. El combinado luso volvió a casa con un empate a dos en el clasificatorio para la Copa Mundial de la FIFA 2006™.

Rheinpark Stadion, Vaduz, Liechtenstein
© Others

Liechtenstein, la nación más pequeña del mundo en limitar con dos países, tiene un tamaño minúsculo. Si cruzamos el curso superior del Rin en el extremo oriental de Suiza, en cuestión de minutos llegamos a Vaduz, la pequeña y pintoresca capital de Liechtenstein, que tiene apenas 5.000 habitantes. Si continuamos en esa misma dirección, pasando el castillo del príncipe y hacia la localidad alpina de Malbun, nos topamos con la cresta montañosa que forma la frontera con Austria.

¿Aún no te has convencido de los recursos limitados que tiene Liechtenstein? La base de futbolistas de todo el país la conforman apenas siete clubes, y es el único miembro de la UEFA que no cuenta con una liga propia.

Estos siete equipos militan en distintas categorías de la estructura liguera de Suiza. El más destacado es el FC Vaduz, el único club profesional del país. A lo largo de la última década, el equipo de la capital ha jugado varias temporadas en la élite del fútbol suizo.

Un estadio de cuento

Tanto el FC Vaduz como la selección nacional disputan sus encuentros en el Rheinpark. Levantado a la orilla del famoso río, el recinto ofrece unas bonitas vistas del castillo y de las nieves perpetuas de los Alpes, lo que lo convierten en una auténtica joya para quienes adoran viajar y visitar estadios. Cabe destacar que, con 7.000 asientos, tiene una capacidad superior a la población de la capital. Es más, cerca del 20% de la población del país cabe en sus gradas.

Dos de los jugadores más laureados de Liechtenstein ocupan en estos momentos puestos clave en el fútbol nacional. Peter Jehle, el jugador que más veces ha vestido la camiseta de la selección y arquero titular durante muchos años, es el director ejecutivo de la Federación de Fútbol de Liechtenstein (LFV).

Mario Frick, miembro destacado de la generación de oro de Liechtenstein, dirige actualmente al FC Vaduz, que busca el ascenso a la Superliga suiza. El exdelantero de la Serie A y máximo goleador histórico del combinado nacional tomó las riendas del equipo en 2018.

El objetivo inmediato de la federación es mantener esta inercia positiva y seguir haciendo crecer el fútbol. De hecho, la LFV tiene implantados varios programas para sustentar su modesta base de 2.000 futbolistas.

Selección femenina a finales de año

Además, la LFV también está haciendo un esfuerzo coordinado para desarrollar el fútbol femenino. La selección femenina de Liechtenstein confía en saltar por primera vez a un terreno de juego a finales de este año. Las categorías inferiores, por su parte, debutaron a nivel continental hace apenas cinco años.

“Por suerte, hay muchos chicos y chicas que siguen decantándose por el fútbol”, cuenta Jehle a FIFA.com sobre la situación del fútbol base. “No obstante, la sociedad muestra una clara tendencia hacia el individualismo, lo que la aleja de los deportes en equipo, y eso nos preocupa, como es lógico. Nos obliga a trabajar aún más en el futuro para promocionar nuestro deporte entre hombres y mujeres”.

“Al ser un mercado tan reducido, nos cuesta muchísimo acceder a los flujos económicos, como los ingresos por patrocinio, por una base meramente comercial. Para nosotros, las subvenciones de la UEFA y de la FIFA son vitales para nuestra supervivencia. Sin la gran ayuda que nos brindan la FIFA y la UEFA no podríamos cumplir nuestra misión”.

Este artículo forma parte de la serie 'El Juego Global', que te cuenta cómo se vive el fútbol en los lugares más alejados de los focos. La semana que viene viajaremos a Groenlandia.

Explora este tema

Notas recomendadas