La Entrevista

Lagerbäck: "Nunca antes he tenido a jóvenes como Haaland u Odegaard"

Norway coach Lars Lagerback.
© imago images
  • Lars Lagerbäck lleva 30 años al frente de selecciones nacionales
  • El próximo mes dirige a la joven y talentosa Noruega en la repesca de la EURO
  • Habla de la jubilación, la mentalidad nórdica y su hornada especial de jóvenes

Juventud y experiencia. El delicado equilibrio entre estas dos virtudes resulta difícil de obtener, y es una fórmula muy buscada desde hace tiempo en el mundo del fútbol.

Tras encadenar nueve fracasos en los clasificatorios, Noruega optó en un primer momento por la primera de ellas. La aparición de dos prodigios, Erling Haaland (20 años) y Martin Odegaard (21), escoltados por un reparto de garantías que incluye a hombres como Sander Berge y Kristoffer Ajer (ambos de 22), hizo que empezase a hablarse de una generación dorada, y con razón.

La solución a la otra mitad de la ecuación juventud-experiencia se ha encontrado no solo dentro de la cancha, sino también junto a la línea de banda. Los noruegos apostaron por Lars Lagerbäck, el seleccionador nacional más experimentado de Europa.

Lagerbäck se hizo cargo del conjunto sub-21 sueco hace treinta años, y desde entonces no ha dejado de participar en el fútbol de selecciones. Condujo al combinado absoluto de Suecia a cinco grandes fases finales consecutivas, orquestó el histórico éxito de Islandia en 2016 y ha participado en más Eurocopas —cuatro— que ningún otro técnico en la historia.

El único obstáculo de Noruega era convencer a Lagerbäck para que se echase atrás de su promesa de abandonar el fútbol y ocuparse de la explotación forestal que había heredado de sus padres. Al final, no fue necesario hacer muchos esfuerzos para que se decidiese. El sueco, de 72 años, ya había protagonizado otro regreso antes y, como explica a FIFA.com, no lamenta en absoluto renunciar a una vida tranquila para ocuparse de los diamantes en bruto de Noruega.

Norway Lars Lagerback speaks to his players.
© Getty Images

Lars, en este periodo extraño y complicado para todos, ¿qué tal han llevado usted y su familia estos últimos meses?

Estamos todos bien, gracias. Mi hija contrajo el coronavirus, pero se recuperó, y en estos momentos todos estamos bien. Desde finales de marzo vivo en la granja y tuve muchas cosas que hacer aquí, así que estuve muy ocupado. El verano fue estupendo, en realidad, por raro que parezca. Hubo tiempo para hacer cosas que normalmente no podría atender por el trabajo y por tener que seguir a jugadores en 14 o 15 países.

A estas alturas tendría que estar en la granja a tiempo completo, porque tenía previsto jubilarse primero después de entrenar a Nigeria y luego después de Islandia. ¿Qué le hace regresar una y otra vez para entrenar?

Es un trabajo fantástico y me sigue entusiasmando trabajar con futbolistas jóvenes de calidad. Es cierto que mucha gente de mi entorno piensa que estoy algo loco, pero no hay muchos trabajos que te den lo que te da entrenar, y si vemos lo que me hubiera perdido si me jubilase antes de entrenar a Islandia, estoy bastante satisfecho de mi decisión. Ahora es lo mismo con Noruega: ha pasado mucho tiempo desde la última clasificación del equipo para un gran torneo y me ilusionaba el reto de poder lograrlo. También hay muchos jóvenes estupendos en esta selección. Llevo mucho tiempo entrenando y no creo que haya tenido nunca a un grupo de muchachos como este.

¿Ha sido difícil decidir a cuántos de esos jóvenes iba a dar la alternativa y encontrar la combinación adecuada con los más veteranos?

Como entrenador, siempre hay que buscar equilibrios, pero tengo la suerte de que todos esos jugadores, los jóvenes y los mayores, son grandes personas y disfrutan yendo con la selección nacional. Todos se llevan muy bien y ponen a la selección por delante en todo lo que hacen, eso es fundamental. Creo que es una característica de la personalidad de la gente en los países nórdicos en general, y me considero afortunado por tener a jugadores con ese tipo de mentalidad.

Norway's Erling Haaland photo portrait.
© Getty Images

Cuando dirigió a Suecia, trabajó con dos delanteros extraordinarios, de personalidades muy diferentes: Zlatan Ibrahimovic y Henrik Larsson. ¿Considera a Erling Haaland más próximo a Zlatan o a Henrik en cuanto a carácter y temperamento?

En cuanto a personalidad, es más como Henrik, pero si nos fijamos en cómo juega es casi una mezcla de los dos. Lo que sí diría es que es muy humilde, a pesar de que todo le ha venido muy rápido en los dos últimos años. Tiene los pies en el suelo, su padre fue futbolista profesional, y se nota que se crió en un buen ambiente, con los valores adecuados. También es una persona sensible, que quiere hacerlo lo mejor posible, y es buena gente dentro y fuera de la cancha. Puede ser un jugador especial, estoy convencido. Ya es buenísimo, claro, pero estoy seguro de que en los dos próximos años puede situarse entre los mejores del mundo.

También se ha deshecho en elogios hacia Martin Odegaard. Lo ha descrito como uno de los jugadores que mejor técnica tienen del mundo. ¿Qué le hace tan especial?

No es solo la técnica, aunque es capaz de hacer cualquier cosa con el balón. ¡Quizás lo único que tenga que practicar un poco sea cabecear! Pero su lectura y su entendimiento del juego son buenísimos, y también su control de lo que ocurre dentro de la cancha. Y para tratarse de un jugador tan técnico, es muy bueno en defensa, es un futbolista muy bueno en las “dos direcciones”, diría yo.

Muchas veces, cuando tienes gente con aptitudes como las suyas, no les gusta correr para volver atrás y esforzarse por el equipo. Pero él es un chico estupendo, y también inteligente —le interesan otras cosas además del fútbol— y ha pasado a ser una baza importantísima para la selección noruega.

Martin Odegaard of Norway and Lars Lagerbäck, head coach of Norway
© imago images

Mantiene una gran relación con estos jóvenes. Josh King lo ha descrito como “una figura paternal, como un abuelo”, aunque no sé muy bien si usted lo considerará un cumplido…

¡Hombre, no hacía falta decir “abuelo” para recordarme la edad que tengo! (risas) Es posible que los jugadores me vean así, pero sea como sea, sí que pienso que tenemos una buena relación, a mí me gusta mucho trabajar con ellos, sin duda. Ellos aspiran a mejorar, y para un entrenador tener jugadores así hace que el entorno de trabajo sea bueno.

Hacer repeticiones es una parte importante de mi enfoque de los entrenamientos, y soy consciente de que mis prácticas seguramente no sean las más emocionantes para ellos, pero es lo que tenemos que hacer al ser, en cierto modo, una selección modesta. Y estos chicos lo afrontan entregándose al 100%, eso es algo que me encanta.

Norway coach Lars Lagerback.
© imago images

En la repesca de la EURO les espera Serbia. Su seleccionador, Ljubisa Tumbakovic, ha dicho que quería evitar cruzarse con ustedes. Es un gran cumplido al trabajo que ha estado haciendo.

Bueno, podemos debatir si es un cumplido o si simplemente quiere que sus jugadores no nos subestimen. La selección serbia es buenísima y va a ser un partido muy reñido, de eso estoy seguro.

Ustedes juegan en casa, aunque sin público. ¿Eso neutraliza la ventaja de ser local?

Un poco sí. Para nosotros sería mejor jugar ante un estadio lleno, porque los hinchas siempre animan a los jugadores. Aun así, espero de verdad que lo consigamos. Es el objetivo que me marqué cuando acepté el cargo y sería fantástico llevar a Noruega a su primera fase final en 20 años.

Norway Lars Lagerback.
© Getty Images

Lleva tres décadas en el fútbol de selecciones. ¿Qué cualidades necesita tener un entrenador para adaptarse bien a un puesto tan específico como el de seleccionador?

Yo creo que lo más difícil para un seleccionador nacional, lo que debe saber gestionar, es tener tan poco tiempo para trabajar con los jugadores, y decidir qué hacer con ese tiempo. Hay que tener una idea clara de cuáles deben ser las prioridades. He visto a algunos técnicos, a técnicos buenísimos, intentar hacer demasiado en ese breve periodo, sobre todo cuando pasan de trabajar en un club a una selección.

Resulta comprensible, pero uno aprende enseguida que es algo excesivamente ambicioso, y lo importante es aceptar que lo que se puede hacer es limitado y dedicar ese tiempo a trabajar los aspectos más importantes. Si uno cuenta con jugadores de primerísimo nivel en todas las demarcaciones, las posibilidades de triunfar haga lo que haga en los entrenamientos son altas, por supuesto. Pero con selecciones como Suecia, Islandia y Noruega, para ganar hace falta una muy buena organización. Nuestra prioridad es esa.

Después de este trabajo, ¿llegará el momento de vivir en la granja? ¿O puede que le espere otra aventura futbolística?

Llegará un momento en el que tenga que asumir mi edad y ser algo inteligente. Cuando acabe mi etapa aquí, espero ser lo bastante inteligente como para dar un paso atrás y disfrutar de la jubilación unos años. ¡Pero también es verdad que eso ya lo dije antes! (risas)

Explora este tema

Notas recomendadas