En Vivo

Las profundas raíces del fútbol indio

Sin contar el Reino Unido, ¿dónde se celebra la competición futbolística más antigua del mundo?

Si eres uno de los muchos que desconocen la respuesta, prepárate para sorprenderte, porque no se trata de la Copa del Rey ni del Campeonato Paulista (los torneos más antiguos todavía en vigencia en Europa y Sudamérica, respectivamente), sino de la Copa Durand, que se disputa en un lugar aparentemente remoto en el atlas futbolístico: la India.

Quizás suene absurdo si se tiene en cuenta que hablamos de un país monopolizado por otros dos deportes (India ha ganado el doble de medallas de oro olímpicas que cualquier otra selección en hockey hierba masculino, mientras que su campeonato de críquet Twenty20 es una de las competiciones más ricas del mundo), pero basta con indagar un poco en su realidad para descubrir una serie de encantadoras rarezas.

Mahatma Gandhi, el pionero de la no violencia que condujo a la India a la independencia, utilizó el fútbol para contribuir a derribar barreras raciales en Sudáfrica y sociales en su país; el coraje y la brillantez de unos futbolistas indios que jugaron descalzos en los Juegos Olímpicos de 1948 encandilaron nada menos que a la Princesa Margarita, la hermana pequeña de Isabel II, que ya reinaba entonces; Salien Manna fue el único asiático en la historia que se incluyó en la lista de los diez mejores capitanes del mundo publicada en el célebre anuario de la Asociación Inglesa de Fútbol; la India fue el país que dominó el fútbol internacional de Asia en sus primeros años; y el duelo entre el East Bengal y el Mohun Bagan registró en su día la sorprendente cifra de 130.000 espectadores, y atrae habitualmente a entre 80.000 y 105.000 aficionados.

De la humildad de los inicios a la suntuosidad de la I-League
Los británicos introdujeron el fútbol en numerosos países del mundo a finales del siglo XIX y principios del XX, pero a la India lo llevaron mucho antes. Los soldados británicos empezaron a jugar al fútbol con los lugareños a finales de la década de 1840 y en 1954 se celebró el primer partido del que se tiene constancia, que enfrentó al Calcutta Club of Civilians y al Gentlemen of Barrackpore.

La Copa Durand se creó en 1888 (sigue siendo la cuarta competición futbolística más antigua del mundo por detrás de las Copas inglesa, escocesa y galesa) y a lo largo de la siguiente década se fundaron en la India varias competiciones más. No obstante, los clubes británicos impusieron su dominio hasta 1913, cuando el Mohun Bagan sorprendió al Regimiento de East Yorkshire al ganarle por 2-1 en la final de la IFA Shield. Aquel triunfo sirvió como catalizador para que la popularidad del fútbol se disparase en Kolkata.

El Mohun Bagan, fundado en 1889 y uno de los clubes más antiguos de Asia, y el East Bengal, creado en 1920, se convirtieron rápidamente en grandes adversarios y deleitaron a la ‘Ciudad de la alegría’ con sus multitudinarios duelos de rivalidad local.

“Kolkata es una ciudad fantástica para el fútbol. Se trata sin duda de un lugar muy especial”, declaró a FIFA.com en su día Trevor Morgan, técnico inglés del East Bengal. “Hay cámaras en todas partes y multitud de ruedas de prensa y cadenas de televisión. He entrenado al filial del Hull City y el seguimiento mediático aquí es como en la Premier League. Los aficionados están absolutamente locos por el fútbol. Cuando ganamos la Copa Federación había miles de seguidores esperándonos en el aeropuerto. Se echan a tus pies y te los tocan en señal de respeto. La afición vive por y para el fútbol”.

Mientras que East Bengal y Mohun Bagan siguen siendo los clubes más exitosos de la historia del fútbol indio y Kolkota su principal semillero, otros equipos y ciudades se han forjado un nombre en el panorama nacional. El Salgaocar y el JCT, de los estados de Goa y Punjab, respectivamente, también han logrado éxitos, y la creación en 2007 de la I-League, una competición que cuenta con grandes patrocinadores y un enorme aparato comercial, ha aumentado espectacularmente la popularidad del fútbol en el segundo país más poblado del mundo. El Dempo de Goa ha ganado tres de las cinco ediciones disputadas hasta la fecha.

Del cielo al infierno y viceversa
La primera participación de India en una competición internacional llegó en el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Londres 1948, donde el combinado asiático se jugó con Francia el pase a la segunda ronda. Los que esperaban que el conjunto indio diese la sorpresa en el estadio Cricketfield cambiaron de idea de inmediato al ver a los jugadores asiáticos saltar al campo ¡¡descalzos!! Como era de esperar, los europeos se adelantaron en el marcador, pero el cuadro indio, llevado en volandas por una afición estupefacta ante su falta de calzado, igualó la contienda y puso cerco a la portería del rival. Al final, tras fallar dos penales, el conjunto asiático recibió un duro varapalo cuando Rene Persillon marcó el gol de la victoria para Francia en el último suspiro.

“La Princesa Margarita me dijo que le había impresionado mucho vernos jugar así de bien sin botas”, declaró posteriormente Talimeran Ao, capitán de aquella selección india. Las palabras de tan distinguida admiradora, hija de Jorge VI, último Emperador de la India, no constituyeron la única razón de orgullo para el combinado asiático en aquel viaje a Europa, ya que, antes de volver a casa, aquel equipo derrotó nada menos que al Ajax de Ámsterdam holandés en un partido amistoso.

India, que contaba con talentos de la talla de PK Banjeree y Neville D’Souza, se convirtió en el mejor equipo de Asia durante los siguientes 15 años. El conjunto indio ganó los primeros Juegos Asiáticos en 1951, alcanzó de forma increíble las semifinales de los Juegos Olímpicos cinco años más tarde, venció a República de Corea en la final de los cuartos Juegos Asiáticos en 1962 y se proclamó subcampeón de la Copa Asiática de la AFC dos años después.

A medida que equipos como Irán, Japón, República de Corea y Arabia Saudí empezaron a destacar, India perdió protagonismo a escala continental hasta que resurgió con fuerza en los últimos años. Después de que el inglés Bob Houghton asumiese el cargo de seleccionador en 2006, los Tigres Azules, liderados por dos delanteros sobresalientes como Baichung Bhutia y Sunil Chhetri, ganaron la Copa Desafío de la AFC en 2008 y varias Copas Nehru y Campeonatos de la Federación Surasiática de Fútbol, mientras que el año pasado disputaron su primera Copa Asiática en 27 años.

“Estamos en una era dorada para el fútbol indio”, afirmó con entusiasmo Praful Patel, presidente de la Asociación India de Fútbol (AIFF). “Ya no se trata solo de críquet. Los niños de la India están locos por el fútbol. Han seguido los éxitos que ha cosechado la selección en los últimos años y ahora verán a Sunil [Chhetri] jugar en Portugal (Chhetri ha fichado por el filial del Sporting de Lisboa) y soñarán con emularlo. El fútbol es el futuro”.

Explora este tema

Notas recomendadas