Finlandia

Litmanen: "Maradona fue una fuente de inspiración"

 Jari Litmanen poses
© Getty Images
  • Jari Litmanen cumple 50 años este 20 de febrero
  • El ex mediapunta es una auténtica leyenda en Finlandia
  • “…así que sigo siendo un futbolista en activo, ¡al menos en mi cabeza!”

“He alcanzado los límites de lo posible como finlandés”, señalaba Jari Litmanen en 2015 a FIFA.com, con motivo de la publicación de su autobiografía Litmanen 10. Y cabe constatar que, cinco años después, ningún compatriota parece en disposición de poder imitarlo.

Hay que decir que Litti (o “El profesor”, como le apodaban en el Ajax), puso el listón muy alto. En 25 años de una carrera jalonada por experiencias en los clubes europeos más grandes (Ajax de Ámsterdam, FC Barcelona o Liverpool), el cerebro finlandés encadenó numerosos títulos, goles y asistencias; forjándose, a base de proezas, un estatus de leyenda en su país.

¡Y quien dice estatus dice “estatua”! En 2010, Litmanen se convirtió en el primer deportista finlandés en tener una con su efigie. Está ubicada en su ciudad natal, Lathi, allí donde se inició el mito. Y ese mito sigue intacto 10 años más tarde… Con motivo de su 50º cumpleaños este 20 de febrero, Jari Litmanen accedió a repasar para nosotros algunas páginas de su ilustre carrera. También habla de los éxitos de la actual selección de Finlandia, clasificada para la Eurocopa 2020.

Jari, ¿quiénes eran sus ídolos cuando era pequeño?

Era un hincha del Liverpool, por lo que mi primer ídolo fue Kevin Keegan. A raíz de su marcha de los Reds, Kenny Dalglish ocupó su lugar en mi corazón. Pero fuera del Liverpool, mi modelo fue Diego Armando Maradona. Fue una fuente de inspiración para mí a partir de los años 80.

¿Cuál era su sueño de niño?

El fútbol todavía no estaba profesionalizado en Finlandia en los años 60-70. Mi padre lo practicaba. Trabajaba en una fábrica desde las 7:00 hasta las 15:00. Luego se marchaba a los entrenamientos, y disputaba los partidos el domingo. Fue él quien me inició en el fútbol, pero hasta los 14 años, compaginaba el fútbol con el hockey sobre hielo. Luego me dediqué en exclusiva al balompié. Soñaba con jugar en el extranjero, en un gran club de Europa.

Entonces, debió de ser un gran momento para usted cuando en 1992 dejó el MyPa 47 para fichar por el Ajax de Ámsterdam…

Ya había tenido previamente algunas breves experiencias en otros clubes europeos: en el PSV Eindhoven y el FC Barcelona, sobre todo. Roy Hodgson me invitó también a su club de entonces, el Neuchatel Xamax suizo. También visité las instalaciones del Malmö FF y del IFK Göteborg. La sorpresa, por tanto, no fue tan enorme. Estaba listo para dar el gran salto.

¿Qué nivel tenía entonces el Ajax de Ámsterdam?

La respuesta es sencilla: excelente. Recuerdo que me quedé muy impresionado por la calidad que mostraba en su juego ese grupo de jóvenes jugadores. El Ajax venía de ganar la Copa de la UEFA. A posteriori, muchos antiguos rivales me han dicho que estábamos por encima técnica y tácticamente. Muchísimos entrenadores me han dicho asimismo que éramos el equipo al que preferían ver jugar…

Jari Litmanen
© Getty Images

Ocupa un lugar importante en la historia del fútbol finlandés. Tiene incluso una estatua con su efigie. ¿Es consciente del enorme impacto que ha tenido en su país?

Me siento sumamente honrado. Evidentemente, resulta muy agradable ganarte el respeto de tus compatriotas. Respecto a la estatua, es algo muy especial para mí… la erigieron en la ciudad donde todo empezó realmente para mí.

¿No lamenta no haber podido participar nunca en una Copa Mundial de la FIFA?

Evidentemente, era el objetivo máximo que teníamos, pero sencillamente, no éramos lo bastante buenos. Acepté la idea de que no necesariamente todas las cumbres eran alcanzables. Mis compañeros [holandeses] del Ajax disputaron el Mundial de 1994 y llegaron a semifinales en la edición de 1998, pero cayeron eliminados en los penales ante Brasil. Al haber lanzado la mayoría de las penas máximas con la camiseta del Ajax, ¡podría al menos haberle sido útil a la selección de Países Bajos!

Finlandia hizo historia recientemente clasificándose para la Eurocopa. Debe de estar encantado…

¡Por supuesto! El equipo consiguió simplemente lo que se merecía. Jugó muy bien durante toda la campaña clasificatoria y obtuvo su recompensa.

¿Qué tiene de especial esta selección a su modo de ver?

Este equipo forma un solo bloque unido, jugadores y cuerpo técnico; y esa es, pienso yo, la clave del éxito.

¿Cree que sigue existiendo un abismo entre Finlandia y las grandes del continente?

Pienso que nuestra selección todavía no ha recuperado su retraso en cuanto a calidad individual. Dicho esto, partidos como el reciente amistoso contra Francia [ndlr: victoria de Finlandia por 0-2] demuestran que los rivales deben elevar sin falta su nivel para ganar cuando disputan un encuentro contra una Finlandia al 100%.

Hoy cumple 50 años. ¿Es tan feliz ahora como cuando era futbolista?

¡Todavía no he anunciado mi retirada! Así que sigo siendo un futbolista en activo… ¡al menos en mi cabeza! (risas). Naturalmente, las cosas han cambiado en mi vida, ¡sobre todo desde un punto de vista familiar, porque tengo dos hijos que educar! Por lo demás, mi 50º año no ha sido de los más alegres, porque contraje la COVID-19 en marzo ¡y todavía no me he recuperado completamente!

¿Qué echa más de menos de su “vida anterior”?

El fútbol en sí mismo es interesante. Me gustaban los entrenamientos, la preparación de los partidos… También me gustaba mucho viajar para los partidos, conocer sitios nuevos… aunque esas escalas se reducían la mayoría de las veces a ver el hotel, el estadio y el aeropuerto.

Le apodaron “el profesor” porque tenía un cierto don para analizar los partidos. Mucha gente pensaba que iba a reconvertirse a entrenador. ¿Por qué no lo hizo después de colgar las botas?

Básicamente, tomé esa decisión por mi familia. Jugué al fútbol de forma seria entre los 15 y los 40 años; es decir, 25 años en total. ¡Eso es mucho! Ser entrenador es interesante y sigue siendo una opción. Pero soy consciente de que ese trabajo exige muchos sacrificios. Y tras haberme codeado con el máximo nivel como jugador, es difícil plantearse trabajar en el fútbol a un nivel menor.

En su opinión, ¿quiénes son los tres mejores jugadores del mundo actualmente?

Es muy difícil mencionar solamente a tres… pero yo diría a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Robert Lewandowski. Son capaces por sí solos de ganar partidos tanto para su club como para su selección, y lo llevan haciendo ya muchos años. Es increíble lo que son capaces de hacer.

¿Qué jugador actual se parecería al jugador que era usted?

¡Prefiero dejar la respuesta a otros!

Explora este tema

Notas recomendadas