Los Tehau, orgullo de Tahití

Tahiti celebrate scoring a goal.
© Others

“Cuando nos vemos las caras con nuestros clubes, nos entran muchísimas más ganas de ganar. En el fútbol no hay familia que valga, lo que importa es el equipo en el que juegas. Si te enfrentas a tu hermano, quieres ganar como sea”. Son palabras de Alvin Tehau, de 23 años, uno de los cuatro integrantes de la misma familia que ha popularizado el apellido tras la lluvia de goles anotados para Tahití en la Copa de Naciones de la OFC 2012.

Los cuatro Tehau optaron por dedicarse al fútbol en lugar de al taekwondo por la proximidad de las instalaciones deportivas del club AS Tefana a su escuela y a su hogar. Cuando los muchachos empezaron a abrirse paso en este deporte, eligieron fichar por clubes diferentes.

Lorenzo y Alvin destacan en el AS Tefana, de la División Federal, mientras que Jonathan brilla con el Tamarii Faaa. Su primo Teaonui defiende los colores del AS Venus. Pero los cuatro lucen con orgullo la camiseta roja de Tahití.

“Me siento muy orgulloso de jugar en la selección con mi familia”, comenta Alvin Tehau al hablar de Tahití, semifinalista de la Copa de Naciones de la OFC. “Formamos una piña dentro del combinado nacional. Creo que esto ayuda al equipo en su conjunto”.

Teaonui, al que sus primos llaman “Filou”, acaparó la atención de la defensa de Vanuatu. ¿Le ayudó en algo tener a sus primos en el mismo equipo? “No, para nada”, contesta como por resorte, riendo. “Estaba sacudiéndome de lo lindo un rival y, cuando pude revolverme, vi que sólo Alvin acudía en mi ayuda. ¡Los otros dos ni se inmutaron!”.

Lorenzo es más pragmático: “Siempre cuidamos de la familia, pero no vamos a reaccionar negativamente sin ton ni son. El árbitro está ahí para tomar las decisiones. Me alegro mucho de que juguemos juntos. Hemos tardado mucho en compartir equipo”.

De vez en cuando, las familias se distancian o dejan de hablarse, pero los chicos Tehau lo tienen muy claro cuando se trata del fútbol. “Si nos enfadamos, dejamos el problema fuera del fútbol”, declara Jonathan. “Lo que pase en la vida privada no forma parte del juego”.

Hasta el momento, Tahití ha causado sensación en la Copa de Naciones de la OFC, donde se ha anotado un pleno de tres victorias y se ha metido en las semifinales. Pero es el apellido Tehau el que más ha sonado en esta trayectoria; no en vano, los cuatro jugadores que lo llevan marcaron nueve tantos en la goleada por 10-1 que Tahití infligió a Samoa. El hermano mayor, Jonathon, de 24 años, anotó un doblete, los gemelos Lorenzo y Alvin marcaron respectivamente cuatro y dos goles, y su primo Teaonui acertó una diana.

Cuando se les pregunta cuál es el mejor futbolista de los cuatro, Lorenzo y Alvin coinciden plenamente. “Es Teaonui”, afirma Alvin. “Sólo tiene 19 años y le espera un futuro espectacular. A mí me gustaría jugar en el fútbol semiprofesional en Australia o en Estados Unidos, pero creo que, a mis 23 años, ya estoy un poco mayor para hacerme profesional”. Jonathan y Teaonui, sin embargo, tienen otra opinión y apuntan al propio Alvin como el jugador con más talento de los cuatro.

El eco de los logros excepcionales de los muchachos ha llenado de júbilo Tahití. La madre de Alvin, Lorenzo y Jonathan no puede estar más feliz. “Nuestra madre está encantada de vernos jugar juntos”, asegura Alvin.

De todo se aprende
Alvin, Lorenzo y Teaonui representaron a su país en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA en Egipto, aunque la selección vivió una experiencia realmente difícil. No obstante, Alvin está convencido de que aquella campaña traumática redobló las fuerzas del combinado. “Antes de aquello, no sabíamos bien cuál era nuestro nivel. Allí jugamos contra astros mundiales, y eran mucho mejores que nosotros”, revela. “Pero aprendimos mucho. Fue una experiencia enriquecedora. Cuando regresamos, comprendí que nos había fortalecido como jugadores y como personas”.

Los gemelos Alvin y Lorenzo vieron puerta de nuevo en la victoria por 4-3 sobre Nueva Caledonia, y Tahití terminó la fase de grupos con un registro más abultado todavía, pues derrotó a Vanuatu por 4-1. Jonathan, Alvin y Teaonui figuraban en la lista de goleadores.

Los Tehau son todos fuertes, altos y muy veloces, pero difieren en las influencias que siguen para sus respectivos estilos de juego. Alvin prefiere a Lionel Messi, Jonathan es admirador de Zinedine Zidane, Lorenzo se decanta por Iniesta y Xavi, y el chistoso de la familia, Teaonui, declara que su gran ejemplo modélico no es otro que el fisioterapeuta de la selección de Tahití. “Messi es el mejor jugador del mundo por mucho que el Barcelona no haya ganado la liga”, manifiesta Alvin. Entre los jugadores de su país, los cuatro admiran al ex mediocampista del AS Pirae y de la selección de Tahití Naea Bennett.

La conversación adopta un tono más serio cuando regresa por los derroteros del fútbol continental y del intento de Tahití por alcanzar la gloria. “Nos alegra lo que hemos logrado hasta el momento, pero estamos en las semifinales y ahora esto empieza de verdad”, aclara Alvin. Teaonui opina que llegar a la tercera fase de la competición preliminar oceánica para la Copa Mundial de la FIFA 2014 representaba el principal objetivo: “Hemos cumplido nuestras metas principales. A partir de ahora, todo lo que llegue será un extra para Tahití”.

Notas recomendadas