Copa Mundial de la FIFA™

Martins, experto en hazañas

Brest's French coach Corentin Martins looks at his players
© AFP

Mauritania realizó una auténtica proeza el pasado 5 de septiembre, en un partido de la fase previa de la Copa Africana de Naciones 2017. Los modestos Mourabitounes —ese es su apodo— doblegaron a un peso pesado del continente de la talla de Sudáfrica (3-1). Ese triunfo permitió a los hombres de Corentin Martins seguir en contacto con Camerún en el Grupo M y al seleccionador mantenerse fiel a su reputación.

El exinternacional francés (jugó 14 encuentros con su selección) pasó toda su carrera de futbolista cuestionando la supremacía de los grandes en conjuntos más pequeños. Y con éxito. Sus principales logros son los títulos de la Copa de Francia conquistados con el Auxerre en 1994 y 1996 y el RC Estrasburgo en 2001 y, por supuesto, el campeonato de liga logrado en las filas del primero en 1996. “Es cierto que me gusta mucho estar en el papel del pequeño que quiere vencer al grande. Es una posición que me agrada”, confiesa este antiguo mediapunta, de 1,72 m, en declaraciones a FIFA*.com*. "Con Mauritania estoy en la misma línea. No somos favoritos de nada. Lo único que podemos hacer es dar sorpresas".

Y no cabe duda de que imponerse a los Bafana Bafana lo fue, y muy grande. Ha servido para desatar una auténtica ola de entusiasmo en el país. "Esta victoria es importante. Sudáfrica es un grande de África. Fue una gran alegría, un gran orgullo para todos los mauritanos, para los jugadores y para el cuerpo técnico, derrotar a un equipo de ese calibre", continúa Martins. "El objetivo es volver a vivir momentos así. Pero para eso hay que dejar de soñar con ese partido. Hay que seguir avanzando. Simplemente, eso debe dar confianza a los jugadores".

Y parece que el mensaje ha calado. La selección mauritana dio continuidad a ese triunfo registrando un empate muy alentador en Sudán del Sur el 8 de octubre, en un encuentro de clasificación de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™. "Lo que me gusta de mi equipo es que tiene un buen margen de progresión. Es capaz de mejorar todavía más", indica Martins. "Y también es un equipo que está atento. Los jugadores están contentos de reunirse, se divierten".

La diversión es la palabra clave para Martins. El entrenador, nacido en Brest, fue un futbolista eminentemente técnico, y durante toda su carrera profesional, que se prolongó a lo largo de 17 años, no dejó de divertirse y de ofrecer diversión. Por lo tanto, no sorprenderá que el Martins seleccionador se inscriba ahora en la misma lógica. "Es lo que marca todas mis decisiones", confirma. "Si estoy al frente de este equipo, es por diversión. Y si decidí entrenar es, sobre todo, por la diversión de ver a mi equipo desplegar el fútbol que quiero ver". 

*Objetivo, el Campeonato Africano de Naciones *
Y, para no echar nada a perder, los resultados acompañan: desde que Martins dirige al combinado mauritano —se hizo cargo hace un año— el equipo ha ascendido 48 posiciones en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, y ya está a dos de su mejor registro histórico, la 85ª plaza de 1995. "Ascender en esta tabla y clasificarnos para el Campeonato de África de Naciones 2016 figuran entre los objetivos principales", asegura el exentrenador del Brest. Para alcanzarlos, cuenta con un plantel compuesto por jugadores experimentados, que compiten en Francia, Argelia y Marruecos, y también con promesas de la liga nacional, como Aly Abeid y Boubacar Bagili.

"Más que por nuestras individualidades, existimos a través del colectivo, y por nuestra mentalidad... Hay que estar al 200% cada vez que salimos a la cancha. El 100% no basta. Apenas tenemos margen de maniobra. Para ganar los partidos, estar al máximo es una condición sine qua non”, insiste Martins. “Por mi parte, yo intento aportar mi experiencia. En los partidos, trato de estar lo más presente posible. Como no somos Argentina ni Alemania, hay bastantes cosas que rectificar... Quiero que mis jugadores sientan mi presencia a su lado. Creo que es importante".

La larga experiencia como futbolista de Corentin Martins, su capacidad para mover montañas y un palmarés que incluye una semifinal de la Eurocopa (1996) tienen necesariamente una influencia importante como entrenador. "Lo que puede inclinar la balanza no es tanto lo que yo haya hecho en el pasado como jugador, sino lo que sea eventualmente capaz de hacer ahora como entrenador", relativiza Martins. "Además, con el paso de los años, los jóvenes a los que entreno ya no conocen mi pasado de futbolista, o lo conocen muy poco. Y el respeto de un entrenador no se gana con un nombre, sino por su capacidad de anticiparse a los obstáculos. La única forma que tiene un técnico de mostrar su credibilidad es esa", concluye.

Explora este tema

Notas recomendadas

South Sudan's players pose

Copa Mundial de la FIFA™

Un nuevo amanecer de la mano del fútbol

05 oct. 2015

Crédits : Robert Cianflone / Employé Légende :MELBOURNE, AUSTRALIA - OCTOBER 04:

Copa Mundial de la FIFA™

Bru, a toda máquina

05 oct. 2015