#WeLiveFootball

Mballe: “El fútbol me ayudó a superar la discriminación”

© Mauro Nardella
  • Gerald Mballe huyó de la guerra de Camerún hacinado en un bote
  • El fútbol fue indispensable para su integración en la sociedad italiana
  • Didier Drogba lo vio jugar en las Olimpíadas Especiales

Por fin había terminado. Después de pasar varios días aterradores y traumáticos en un bote hacinado, entre bebés que no paraban de llorar y adultos enfermos, cruzando las agitadas aguas del Mediterráneo para ir de Libia a Sicilia, las autoridades italianas rescataron al grupo de refugiados africanos del que formaba parte y concedieron asilo a todos ellos.

Gerald Mballe se había visto obligado a abandonar su Camerún natal debido a los enfrentamientos entre separatistas y fuerzas de seguridad que devastaron la región en la que estaba su aldea. Pasó un año recorriendo a pie Níger, Argelia y Libia hasta alcanzar el Mediterráneo, al que se lanzó en busca de una nueva vida en Italia. Sin embargo, las sirenas de los guardacostas no supusieron el fin de su lucha.

“Cuando llegué a Italia me encontré con muchísimas dificultades”, explica a FIFA.com este muchacho de 20 años “Para mí todo era totalmente nuevo. El idioma que hablaban era distinto. Seguía habiendo discriminación. Me sentía diferente, encontré obstáculos por todas partes”.

“El fútbol fue muy importante para ayudarme a integrarme en la sociedad. El fútbol es un idioma universal, no hace falta que un grupo de personas hablen la misma lengua para poder jugar juntos. Yo jugaba en los parques, hasta que Luigi [Petrillo], mi mentor, me pidió que le echase una mano entrenando a un grupo de personas con discapacidades intelectuales”.

“Me recibieron con muchísimo cariño. Sentí que la gente me aceptaba sin fijarse ni en mi color de piel ni en mis ojos. Era algo totalmente real y puro”.

“Recuperé la autoestima, una identidad propia. Me sentí parte de un grupo y sentí que la gente me escuchaba”, recuerda.

“Al no ser entrenador profesional, recurrí a mis propias habilidades como futbolista para instruir a la gente. E intenté darles responsabilidad y animarlos, insistiéndoles en que eran capaces de hacerlo. Les dije que si nos pasamos la pelota los unos a los otros, entonces somos un equipo, y que como equipo podemos conseguir cualquier cosa”.

El trabajo de Gerald resultó tan inspirador que tuvo el honor de ser uno de los 7.500 atletas de unas 200 naciones que compitieron en los [Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales](https://www.abudhabi2019.org/ "undefined") de este año. Así pues, ¿cómo terminó actuando un chico inteligente y multilingüe en una competición para personas con discapacidad intelectual? Muy sencillo: uno de los torneos de fútbol en los que participó Italia en Abu Dabi 2019 era una prueba de equipos de siete jugadores para conjuntos mixtos de gente con discapacidad intelectual y sin ella, algo que, según explican los organizadores, “alienta la inclusión, la amistad y la unidad”.

Así nos lo cuenta Gerald: “Me alegré mucho cuando me dijeron que iba a ir a los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales, me entusiasmé. Antes me habían negado la oportunidad de viajar a un torneo en Estados Unidos, al no tener visado, por haber sido refugiado”.

“Le estoy muy agradecido a las Olimpiadas Especiales, porque hicieron posible lo imposible. Allí pelean por la inclusión, por la integración. Me dijeron: ‘Si alguien quiere integrarse en la sociedad, ¿por qué debe tener tantas dificultades para conseguir un visado?’. Y lo lograron”.

“Fue una experiencia maravillosa, repleta de emoción, en un entorno que rebosaba empeño. Al ver a la gente ser tan positiva, sin fijarse en el color de tu piel, concentrándose simplemente en jugar y en ganar, vi el poder del fútbol. Es un idioma universal que une sentimientos. La experiencia fue increíble”.

“Es algo muy importante para la gente con discapacidad intelectual. En mi país, las personas así están escondidas en sus casas. En Italia, aun así sufren discriminación”.

“El fútbol hace que se sientan responsables y útiles. Aprenden destrezas, a trabajar en equipo, la perseverancia. Jugar en los equipos unificados es fantástico, porque demuestra que nadie es distinto, que nadie debe sufrir discriminación. Todos jugamos para ganar juntos, ayudándonos y animándonos los unos a los otros”.

“Y competir en las Olimpiadas Especiales hace que se sientan como [Andrea] Pirlo y [Alessandro] Del Piero en el Mundial. Es muy positivo para ellos, para su autoestima. Fue estupendo ver lo animados que estaban en el aeropuerto y durante todo el tiempo que pasamos en Abu Dabi. Llegamos a conocer a Didier Drogba y a Cafu, fue algo asombroso”.

El capitán de la selección campeona de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002™ y el legendario marfileño fueron, junto al exentrenador de la selección española y del Real Madrid Julen Lopetegui y los astros de la canción Luis Fonsi y Avril Lavigne, embajadores de Abu Dabi 2019, que se celebró bajo un lema que ensalza a la gente con determinación, Meet The Determined.

Y no puede haber mayor determinación que la que aporta con su papel inspirador el propio Gerald Mballe.

© Others

Explora este tema