Clubs

El Monstruo Morado, grande centroamericano

Players of the Costa Rica team Deportivo Saprissa celebrate a goal
© AFP

El Club Deportivo Saprissa es, sin lugar a dudas, el club más fuerte en Centroamérica en la actualidad. El llamado Monstruo Morado puede presumir de un dominio absoluto en la Liga costarricense en los últimos años, además de varios títulos de la CONCACAF y un meritorio tercer lugar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2005.

Pero la historia saprissista se remonta a muchas décadas atrás. Su leyenda se inspira en sus victorias y alegrías, pero también en sus orígenes humildes y las ocasiones en que estuvo a punto de desaparecer. Sin olvidar, por supuesto, a los millones de aficionados que han hecho del color morado una religión en Costa Rica.

El nacimiento de una institución
El Saprissa vio la luz en el año 1935 gracias al esfuerzo de Roberto "Beto" Fernández. Este humilde zapatero de profesión, fanático del fútbol, invitó a sus amigos a formar un equipo que pudiera disputar torneos a nivel nacional en Costa Rica. Además, convenció a un empresario de San José, Don Ricardo Saprissa, de comprarles el uniforme. A cambio, el equipo llevaría su nombre.

Don Ricardo puso como condición que los colores de la camiseta fueran azul y rojo, como los del equipo de polo de Barcelona, ciudad en la que había vivido. Sin embargo, un accidente en la lavandería propició que los tonos se mezclaran, creando el famoso morado que, desde entonces, se convirtió en el arma de guerra del equipo.

Se forja la leyenda
Poco a poco, el Saprissa empezó a remontar los peldaños del fútbol costarricense. El ascenso se hizo vertiginoso a partir de 1947. En ese año llegó a la dirección técnica del club Francisco "Pachico" García, y con él llegó también el ansiado título de la tercera división. Pero no sería todo. Un año más tarde el equipo conseguiría el ascenso a la máxima categoría al conseguir el campeonato de la segunda división en forma invicta.

Apenas cuatro años más tarde, en la temporada 1952-1953, los Morados ganarían su primer título de liga de la mano de Otto Pedro Bumbel, gesta que repitieron en dos ocasiones más en los 50'. A finales de esa década, el equipo se convirtió en la primera escuadra de Centroamérica en viajar alrededor del mundo, en una gira que le llevó a 25 países. Disputó 22 partidos, de los que ganó 14, empató uno y perdió sólo 7.

En los años 60' y 70' su dominio se hizo aplastante. Los Morados ganaron nada menos que doce títulos en veinte años y desarrollaron una rivalidad encarnizada con el otro equipo poderoso de San José, la Liga Deportiva Alajuelense. Jugadores como Mario Cordero, Guillermo "Coco" Hernández, Édgar Marín, Fernando "Príncipe" Hernández, Carlos Solano y Gerardo Ureña despuntaron en una generación de extraordinarios futbolistas.

Si bien en los años 80' los títulos no llegaron tan fácilmente, la década se recuerda por el surgimiento del mejor delantero en la historia del club, el gran Evaristo Coronado, que defendió la camiseta morada por 14 años, en los que marcó 181 goles. Además, era conocido como "El Caballero del Fútbol" y sólo fue expulsado una vez, por un error que el árbitro del partido admitiría después.

Los 90' fueron de altibajos. Ganó cuatro campeonatos pero su situación deportiva y económica fue empeorando con el paso de los años. A pesar de ser el equipo más popular del país, cuando llegó el siglo XXI el Saprissa estaba al borde de la desaparición.

En la actualidad
Y en ese momento apareció Jorge Vergara. En marzo de 2003, el empresario mexicano, dueño de las Chivas en el fútbol azteca, compró a la escuadra Morada y anunció la decisión de utilizar sólo futbolistas costarricenses. Muy pronto, el escepticismo inicial con el que prensa y aficionados recibieron los cambios cambió por entusiasmo. El Saprissa era grande de nuevo.

La primera década del nuevo milenio ha tenido un intenso color morado. Con excepción del torneo 2004-2005, el equipo ha ganado todos los campeonatos desde la llegada de Vergara, el último apenas en julio de 2008. Además, consiguió el título de la Copa de Campeones de la CONCACAF en 2005 y el tercer lugar mundial en Japón algunos meses más tarde.

El estadio
El estadio Ricardo Saprissa es el mejor estadio de fútbol en Centroamérica. Fue inaugurado en 1972 y cuenta con un aforo para 23,112 aficionados. Además, es el primero en contar con una superficie artificial y es la sede oficial de los partidos de la selección nacional de Costa Rica.

Explora este tema

Notas recomendadas