Copa Mundial de la FIFA™

Papúa Nueva Guinea se entrega al ideario danés

Papua New Guinea coach Flemming Serritslev
© Others

El fútbol de Papúa Nueva Guinea nunca había vivido un año como 2016. La nación se convertirá en el primer país oceánico aparte de Nueva Zelanda que albergará una competición femenina de la FIFA cuando las mejores jugadoras sub-20 del mundo se den cita en la Melanesia a finales de este año. Antes de que eso ocurra, sin embargo, se producirá otra primicia: Papúa Nueva Guinea, una de las naciones futbolísticas de más rápido crecimiento de la región, recibirá la visita de sus vecinas para celebrar la Copa de Naciones de la OFC en su territorio.

El campeonato continental es valedero como competición preliminar de camino a la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™, a partir de la cual seis de los ocho equipos en liza pasarán a la siguiente ronda de clasificación. El otro premio en juego, mucho más difícil de conseguir, es el título de campeón de Oceanía, que además lleva aparejada la gran recompensa de un billete para la Copa FIFA Confederaciones Rusia 2017.

Tamaño logro se convertiría en un hito sin precedentes para Papúa Nueva Guinea y coronaría el que ya es un año histórico. La tarea de conseguir tan improbable objetivo recae sobre un hombre igual de inverosímil, el danés Flemming Serritslev, que se embarcará en su primera campaña mundialista como seleccionador un año antes de cumplir los 70.

Buscando joyas
Serritslev llegó a Papúa Nueva Guinea a finales del año pasado y enseguida comprendió que la nación melanesia es una tierra rica en diamantes en bruto. “Los jugadores están muy motivados y deseando aprender”, explica Serritslev a FIFA.com. “Resulta muy fácil trabajar con ellos. De momento, la experiencia está siendo realmente excelente”.

Casi la totalidad de los integrantes del combinado nacional se encuentra actualmente disputando la Liga de Campeones de la OFC, bien en las filas del eterno campeón nacional, el Hekari United, o con un debutante en la competición continental de clubes, el Lae City Dwellers. El hecho de que muchos de sus hombres pertenezcan sólo a estos dos clubes le parece una bendición a Serritslev. Papúa Nueva Guinea es la mayor nación de Oceanía por su tamaño, con una de las poblaciones más rurales del mundo. El técnico danés está convencido de que el fútbol del país posee un campo enorme para el crecimiento futuro.

“Es muy caro organizar un campeonato nacional, porque hay que ir en avión a todas partes”, explica. “En mi caso, el gran problema para buscar talentos por el país radica en la falta de infraestructuras. Estoy seguro de que hay muchos niños y niñas en las zonas rurales que todavía no hemos encontrado por culpa de estas carencias”.

*Gran danés
*
Serritslev es famoso en Dinamarca desde su época de aguerrido mediocampista en el Velje, uno de los clubes hegemónicos de la década de 1970, donde jugó muchos años junto con uno de los primeros astros del fútbol de la nación: Allan Simonsen. El genial Serritslev posee además una dilatada experiencia en los banquillos de varias selecciones danesas, que incluye una estancia de seleccionador del equipo olímpico, junto con ocho años como segundo entrenador de la absoluta en la década de 1990. Serritslev asegura que aclimatarse a la vida en Papúa Nueva Guinea no le ha resultado difícil, sobre todo después de haber trabajado en naciones tan dispares como Irán, Nigeria y Armenia, aparte de su Dinamarca natal.

La selección de Papúa Nueva Guinea saltó recientemente al terreno de juego por primera vez en 18 meses, en una visita a la vecina Islas Salomón para la disputa de dos partidos. Una victoria y una derrota contra los impredecibles *Bonitos *en Honiara sugieren que la mezcla entre conocimientos de Serritslev y el atractivo del fútbol melanesio podría convertirse en una fórmula muy poderosa.

“Jugamos muy mal en el primer partido, y nunca dimos con el estilo que yo quiero para mi equipo”, comenta el danés sobre la derrota por 2-0 con la que inauguró su mandato en la selección. “Pero, en el segundo encuentro, desplegamos un juego muy veloz y ofensivo siempre que fue posible, y creamos muchas ocasiones. Incluso así encajamos un gol en los primeros 15 segundos, pero volvimos a meternos en el partido inmediatamente y arrancamos una victoria por 2-1. Nos enfrentamos a un tipo de juego muy diferente al nuestro y ganamos una experiencia fantástica”.

Serritslev se llevará a su selección de viaje fuera de Oceanía, concretamente a la República de Corea, para una concentración de dos semanas. Se trata de un viaje absolutamente inaudito para la nación, que indica a las claras lo mucho que están creciendo las ambiciones de Papúa Nueva Guinea. Los melanesios poseen un registro modesto en el fútbol continental, pero su experto seleccionador danés está convencido de que hay razones para el optimismo. “Estamos notando la presión por el hecho de jugar en casa. Sin embargo, en mi opinión, ser la selección anfitriona supone una gran ventaja”, asegura. “De nosotros depende aprovecharla al máximo”.

“Nuestro combinado tiene jugadores muy buenos, ahora se trata de que se unan como equipo y formen un bloque compacto. Espero buenas actuaciones en casa ante nuestro público. Si conseguimos jugar como hicimos en los partidos recientes contra Islas Salomón, seré muy optimista (por los posibles éxitos)”.

 

Explora este tema

Notas recomendadas

Solomon Islands line-up against New Zealand

Copa Mundial de la FIFA™

Los Bonitos, a revolucionar Oceanía de nuevo

18 feb. 2016