FIFA Congress

Pieth: "Se consiguió algo espectacular"

Michael J Garcia, Chairman of the investigatory chamber of the FIFA Ethics Committee
© Getty Images

Una vez concluido el 63er Congreso de la FIFA, celebrado en Mauricio, la prensa internacional tuvo la oportunidad de hablar con cuatro figuras de primer orden implicadas en el proceso de reforma de la FIFA.

Se trata del Profesor Mark Pieth, Presidente de la Comisión Independiente de Gobernabilidad (CIG); Domenico Scala, Presidente de la Comisión de Auditoría y Conformidad; Hans-Joachim Eckert, Presidente de la Cámara Judicial de la Comisión de Ética; y Michael García, Presidente de la Cámara de Instrucción de la Comisión de Ética.

Pieth, cuya CIG ha sido parte integral del proceso de reforma de la FIFA desde el principio, proporcionó una observación sincera de hasta dónde cree que ha llegado la FIFA. “A día de hoy, se han producido varios logros muy claros”, indicó. “Todavía quedan retos por delante, pero este es un proceso de autorregulación, y requiere tiempo”.

“En un espacio de tiempo relativamente breve, lo que se ha conseguido hasta ahora es espectacular. Ahora tenemos un órgano judicial independiente y creíble, y este es el primer paso esencial: contar con un instructor y un juez, con sus respectivas cámaras”.

“[García y Eckert] han empezado pisando fuerte, es increíble cómo se han implicado en el trabajo. El trabajo del señor Scala y de su Comisión de Auditoría y Conformidad también es otro paso fundamental”.

Pieth explicó que la atención que prestan los medios a los límites de edad y la duración de los mandatos ha sido “exagerada”, en su opinión. “Ya he dicho que cambiar cualquier asociación exige tiempo. Es un proceso. Pero la clave es que la organización también debe entender esto. Tenemos que ver una puesta en práctica, y una adaptación”.

Funciones y responsabilidades de la Comisión de Ética
En calidad de Presidente de la Cámara de Instrucción de la Comisión de Ética, Michael García aclaró cuáles eran sus funciones y responsabilidades. “Mi cometido es recabar datos y pruebas, y una vez completado ese proceso presentar mi informe al señor Eckert”, añadió.

“Todavía quedan retos por delante, pero este es un proceso de autorregulación, y requiere tiempo. En un espacio de tiempo relativamente breve, lo que se ha conseguido hasta ahora es espectacular”.

Al preguntársele sobre las continuas conjeturas de los medios acerca del proceso de candidatura para la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022™, García apuntó: “Ya me he pronunciado oficialmente para decir que un periódico de Londres me había remitido un artículo. Examinaré algunos procesos, pero si hay alguna información por ahí, ahora es el momento de dármela”.

“En el marco de cualquier investigación, estoy obligado a respetar la confidencialidad. Como es lógico, no puedo divulgar información de un proceso en curso, ya que también quiero proteger a cualquiera que quiera dirigirse a mí de buena fe”.

Cooperación por parte de la FIFASe preguntó a todos los presidentes qué cooperación habían recibido de la FIFA, y si habían tropezado con algún obstáculo en sus tareas. “Hace un año me reuní con Julio Grondona [Presidente de la Comisión de Finanzas de la FIFA] en la oficina del señor Kattner [Director de Finanzas de la FIFA]. La cooperación ha sido muy buena, y él se ha mostrado extraordinariamente abierto conmigo”, dijo Scala.

Hans-Joachim Eckert resumió de manera muy clara las directrices éticas exigidas por la Comisión de Ética: “El personal de la FIFA tiene la obligación de cooperar con los órganos instructores, y se han establecido castigos para cualquiera que no responda a nuestra petición de hablar con él o que no proporcione los documentos que solicitemos”.

Con la conclusión del 63er Congreso de la FIFA se llega al “final” de los dos últimos años del proceso de reforma de la FIFA, y cerró las intervenciones el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter: “Me alegra mucho que hoy hayamos adoptado varias decisiones importantes. Hay que mostrar al mundo que hablamos en serio cuando decimos que nos estamos esforzando para reformar el modo en que se gobierna este deporte”.

“¿Esto cambiará de manera positiva la percepción pública de la FIFA? Quizás. Yo espero que sí, aunque en realidad no lo sé. No obstante, esa no es la pregunta adecuada. La pregunta es: ¿queremos cambiar nosotros? Y solo hay una respuesta: ¡Sí! Porque tenemos que hacerlo”.

“Porque el fútbol lo necesita. Porque es el momento. Dejaremos que otros nos juzguen, porque pretendemos pasar de las palabras a los hechos. Nuestra ambición debe ser proteger este juego y desarrollarlo de la mejor manera que podamos, para la generación actual, y también para todos los que se implicarán en este asombroso deporte en las generaciones venideras”.

Explora este tema

Notas recomendadas