En Vivo

Pioneros en la multicultural Premier League

Ali Al-Habsi of Wigan Athletic celebrates
© Getty Images

Cuando Fernando Amorebieta saltó al césped para hacer su debut con el Fulham contra el West Bromwich Albion, el defensa venezolano inscribió su nombre en los libros de historia de la Premier League inglesa antes incluso de tocar el balón.

Veintiún años después del estreno de la liga, la estrella de la *Vinotinto *se convirtió en el jugador que representaba a la 100ª nación diferente de fuera del Reino Unido; un hito que indica la rápida progresión que ha vivido la primera división inglesa en poco más de dos décadas.

De dicho centenar, 14 países solamente han tenido un representante en la competición, a saber: Albania, Angola, Curazao, Estonia, Islas Feroe, Gabón, Guadalupe, Kenia, Lituania, Montserrat, Omán, Pakistán, Seychelles y Venezuela.

Con el fin de distinguir este récord tan especial, *FIFA.com *decidió contactar con cuatro de esos jugadores para preguntarles qué se siente al representar a su país en un escenario tan global como la Premier League, qué repercusiones positivas para la liga consideran que ha tenido el gozar de semejante diversidad de jugadores, y hasta dónde creen que llegará esa globalización.

El omaní Ali Al Habsi se ha convertido en un rostro conocido bajo palos en Inglaterra tanto con el Wigan Athletic como con el Bolton Wanderers y, desde que hizo su debut en el noroeste del país, es consciente del impacto que han tenido sus andanzas a 6.000 kilómetros de distancia. “Es algo especial, pero no sólo para mí; también para mi país. Eso es más importante”, resaltó.

Los mejores embajadores
“Me encanta cuando los comentaristas me llaman ‘el hombre de Omán’. Es magnífico para el país obtener ese reconocimiento, y para mí es genial el ayudar a provocarlo”, explicó apasionadamente el capitán de su selección. “Cuando llegué al principio, nadie hablaba de Omán; y ahora, gracias al fútbol, la gente me pregunta por el país, sigue los partidos de Omán, especialmente en la fase de clasificación mundialista, ¡e incluso se va de vacaciones allí! Es maravilloso, me siento muy orgulloso”.

El también guardameta Mart Poom, natural de Estonia, recordó haber albergado sentimientos similares cuando se estrenó con el Derby County, en un fascinante triunfo por 2-3 en Old Trafford. “Dieron el partido por televisión y, por supuesto, en mi país fue una gran noticia que obtuviese un contrato con el Derby County en la Premier League y estuviese enfrentándome al Manchester United”, afirmó el ex internacional estonio, que ahora dirige la Escuela de Fútbol Mart Poom en su país natal.

“Se trata probablemente de la liga más popular en el mundo, y todos sueñan con jugar allí. Naturalmente, estoy muy orgulloso de haber sido el único estonio que ha jugado en la Premier League; es un gran honor”, resaltó.

A la satisfacción de ser los únicos embajadores de sus países se le une la consciencia de que están ocupando una posición con una doble responsabilidad: por un lado, como reflejo de sus pueblos para los que les ven jugar; por el otro, como un modelo a imitar para aquellos a los que representan.

Poom recordó las ganas que tenía de intentar demostrar su valía después de que le concediesen la oportunidad de brillar en una plataforma global semejante. “En mi fuero interno, siempre tenía presente que estaba representando a Estonia, y estaba orgulloso, al venir de un país pequeño”, señaló. “Pero también sentía que tenía que trabajar duro y esforzarme cada día, al haberme sido brindada esa ocasión de jugar en Inglaterra”.

Una gran responsabilidad
Al Habsi también admitió sentir el calor que le llega desde su patria: “Cada día intento llegar a ser un poco mejor, por mi familia y por mi país. Sí que te supone un poco de presión, pero de una forma agradable”, comentó.

Entretanto, el ex defensa del Fulham e internacional pakistaní Zesh Rehman, al haberse criado en Inglaterra, ha venido considerando su posición como algo que debe respetar. “Es un honor y un privilegio, pero al mismo tiempo, también una responsabilidad. Estoy orgulloso de lo que he conseguido en el fútbol, pero aún más importante es intentar ser visto como el modelo adecuado a imitar, porque sé que los chavales de diversos entornos me admiran”.

Rehman cree, además, que el carácter multicultural de la liga inglesa está teniendo también un impacto tanto dentro como fuera del campo. “El fútbol es un deporte que se ve tantísimo que es un instrumento de cambio muy poderoso, porque llega a muchísima gente diferente”, señaló. “Es conveniente recibir a estos entornos y culturas diferentes con los brazos abiertos, porque el fútbol tendrá un impacto tremendo más allá del campo y más allá del país donde se esté jugando, particularmente en lo que respecta a la Premier League”.

“[En el Fulham] teníamos jugadores de todas partes, y probablemente se trate de la liga más multicultural del mundo. Ayuda a concienciar sobre las diferentes culturas de la gente y a celebrar esas diferencias, en vez de verlas como una amenaza”, apostilló.

Desde la otra cara de la moneda, Al Habsi está seguro de que la presencia de diversos entornos sociales y religiones facilitó su llegada a Bolton. “Sí que te facilita las cosas. Si tienes tu propia cultura a tu alrededor, te adaptas más deprisa; y eso es lo que yo encontré en Inglaterra”.

Ruel Fox, quien vio puerta con el Norwich City en la primera jornada de la campaña inaugural de la Premier League, representó a Montserrat (de donde eran naturales sus padres) en el tramo final de su carrera, y estuvo un tiempo entrenando a la selección de la nación isleña.

Tras meditar sobre aquella oportunidad, afirmó: “Pensé ‘Nunca voy a disponer de otra ocasión para representar al país de mi familia’, y me dije que por qué no. Era una cuestión de ahora o nunca. Fue bastante emotivo poder decir: ‘He estado y he jugado con mi país’”.

La multiculturalidad al poder
Al considerar la época actual, en la que menos de una tercera parte de los jugadores de la liga son ingleses, Fox observó el cambio radical que ha experimentado la Premier League desde que empezó. “Me encanta ver jugadores de diferentes entornos y culturas jugando aquí. Es magnífico, siempre que realce la liga”.

Lo importante, a su juicio, es asegurarse de que eso no corte las vías de acceso a los jóvenes jugadores locales: “Simplemente se trata de conseguir un equilibrio adecuado. La calidad engendra calidad, pero los jóvenes jugadores no van a aprender de gente como Thierry Henry y David Ginola si están jugando cedidos en equipos de divisiones inferiores”.

Rehman, que fuera del campo también dirige la Fundación Zesh Rehman, espera que el número de países se amplíe más allá de los 100. Tras haber jugado en lugares como Tailandia y Hong Kong, piensa que Asia posee mucho potencial: “Creo que las dos siguientes regiones más grandes a las que la gente debería estar muy atenta son, primero el sudeste de Asia: Tailandia, Singapur, Malasia… que están produciendo algunos jugadores muy buenos con mucha pasión por el fútbol. Y después el sur de Asia, en lo que respecta a la India, Bangladesh, Pakistán… pues todavía están un poco claramente rezagadas”.

“Sin embargo”, añadió, “tras haber jugado recientemente en Nepal ante 30.000 aficionados, no cabe duda de que la pasión, la energía y la afición por el fútbol están ahí. Estoy seguro de que en el futuro veremos futbolistas que empiecen a jugar a un buen nivel por Europa”.

A juicio de Rehman, esa tónica podría empezar a darse en apenas ocho o nueve años, cuando la máxima competición futbolística recale por primera vez en Oriente Próximo en 2022. “Cuando llegue el Mundial de Qatar, sí que creo de veras que la gente verá que el futuro está en Asia”, concluyó.

Explora este tema

Notas recomendadas