Una imagen

Por los pelos...

© Getty Images

A Nils Liedholm le encantaba su pelo engominado hacia atrás. Sin embargo, estaba dispuesto a jugárselo por una apuesta a priori segura.

Cuando un periodista le formuló la optimista pregunta de si Suecia, como país anfitrión, podía llegar a la final de la Copa Mundial de la FIFA 1958™, el centrocampista del AC Milan soltó una risita desdeñosa antes de responder: “Si lo hacemos, ¡me rapo la cabeza!”. El guardameta Kalle Svensson, situado junto a Liedholm, añadió riendo: “¡Y yo haré lo mismo!”.

Liedholm y Svensson tenían 35 y 32 años, respectivamente. Otra de sus figuras más carismáticas, Gunnar Gren (quien, junto con Liedholm y Gunnar Nordahl, había conformado el mítico tridente ofensivo Gre-No-Li en la década de 1940), tenía entonces 37. Todos coincidían en que la mejor época de Suecia había quedado muy atrás. Además, las favoritas a priori, la República Federal de Alemania, Argentina y Brasil, venían acompañadas por selecciones en alza como Inglaterra, Francia y la Unión Soviética.

Suecia, llevada en volandas por el tremendo apoyo de su público en el estadio Rasunda, venció a México por 3-0 y a Hungría por 2-1, antes de firmar un 0-0 ante Gales que le valió el pase a cuartos de final como primera del Grupo 3. A continuación, sin moverse de Solna, los tantos de Kurt Hamrin y Agne Simonsson dieron al combinado de George Raynor un triunfo por 2-0 sobre la Unión Soviética.

Los suecos sólo distaban ya un peldaño de la final. Por tanto, Liedholm y Svensson sólo estaban a un paso de perder sus cabellos; y, curiosamente, ambos desempeñaron un papel crucial en garantizar que así fuera. Svensson realizó paradas soberbias ante los atacantes germanos Helmut Rahn, Hans Schafer, Uwe Seeler y Fritz Walter, mientras que la capacidad inventiva de Liedholm inspiró a Suecia para dar la campanada en Gotemburgo (3-1).

Liedholm y Svensson estaban contentísimos, ¡aunque ese regocijo se atenuó parcialmente cuando les recordaron su apuesta previa al campeonato! Los dos, no obstante, lo acataron; como muestra la foto de arriba.

Después de que les raparan el pelo, los suecos cayeron en la final por 5-2 ante una fascinante Brasil, a pesar de que Liedholm adelantó a su equipo en los primeros compases ante la mirada del rey Gustavo VI Adolfo en el Rasunda. Pese a todo, Raynor y sus discípulos fueron los indiscutibles triunfadores a ojos de una nación entera. 

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Copa Mundial de la FIFA Suecia 1958

18 dic. 2012

Copa Mundial de la FIFA 1958™

Nace una estrella en el primer triunfo de Brasil

22 mar. 2007

Copa Mundial de la FIFA 1958™

Ha nacido el país del fútbol

20 may. 2010

Copa Mundial de la FIFA 1934™

Suecia y Estonia señalan el camino

20 feb. 2017