En Vivo

Ramadan Sobhi, el niño bonito de los Faraones

Egypt's Ramadan Sobhi (L) celebrate his goal against Nigeria with his teammate Mohamed Salah (R)
© AFP

En los días previos al decisivo clasificatorio de Egipto para la Copa Africana de Naciones 2017 (CAN 2017) contra Tanzania, la mayoría de los titulares no versaban sobre las posibilidades de los Faraones de hacerse con el pase al torneo. La prensa prefería destacar la ausencia de un joven jugador en el grupo que partió hacia Dar es-Salam.

Ramadan Sobhi, un extremo que también puede jugar de mediapunta clásico o de segundo delantero, tenía exámenes escolares y no pudo viajar con la selección. El disgusto que se llevaron los aficionados porque Sobhi no podía acompañar al equipo a Tanzania lo dice todo sobre la relevancia de este muchacho de 19 años en el combinado egipcio a pesar de los pocos partidos que lleva como internacional.

Esas actuaciones con los *Faraones *y su excelente momento de forma con el coloso cairota Al Ahly han demostrado que no sólo es una importante promesa del fútbol, sino además un jugador con una facilidad asombrosa para ganar partidos. Exhibió su gran valía en marzo, cuando ayudó a Egipto a clasificarse virtualmente para la CAN 2017 tras tres fracasos consecutivos.

¿Cómo? Faltaban 15 minutos para el final del crucial partido disputado en Nigeria y Egipto perdía 1-0. Sobhi saltó al terreno de juego y partió en dos la defensa rival con un astuto pase que permitió a Mohamed Salah anotar el ansiado empate en el descuento. Y cuatro días después volvió a ser decisivo al marcar el único gol del partido de vuelta contra las Súper Águilas, un tanto que eliminaba a los nigerianos de la competición.

Mido, ex delantero del Tottenham y actual entrenador y comentarista de fútbol, fue el último jugador egipcio que ilusionó de igual manera a una edad tan temprana, justamente tras debutar con la absoluta a los 17 años. Sobhi demuestra una gran madurez al restar importancia a los comentarios y expectativas que ha suscitado entre sus compatriotas.

“No siento ninguna presión. Nunca me pongo nervioso cuando salgo al terreno de juego”, asegura a FIFA.com. “Lo único que siento es la gran responsabilidad de contribuir al triunfo de mi equipo. Pero, gracias a Dios, la presión no me afecta”.

Sobhi corrobora sus palabras sobre la cancha, donde derrocha confianza y se marca actuaciones que lo han convertido en uno de los hombres clave de un equipo que busca clasificarse para la Copa Mundial de la FIFA™ por primera vez desde 1990.

“Es normal para un equipo experimentar un declive después de un periodo de grandes éxitos. Pero estoy seguro de que podemos ganar la Copa de Naciones y clasificarnos para el Mundial. El grupo actual está compuesto por jóvenes sedientos de triunfos. No importa qué equipos nos toquen en los clasificatorios para el Mundial; un equipo que quiera llegar al Mundial debe estar preparado para enfrentarse a cualquier rival”.

Diablo Rojo*, de momento*
El talento de Sobhi se pulió en el Ahly, donde se ha convertido en el niño mimado de la afición. Formó parte del equipo que ganó la liga en 2014, al que llegó después de suscitar grandes expectativas por los vídeos en los que se le veía atormentando defensas en las categorías juveniles y que suscitaron comparaciones con un gran astro del club, Mohamed Aboutrika.

“En los juveniles solía imponerme a los defensas en el uno contra uno, pero este aspecto de mi juego ha mejorado notablemente desde que estoy en el primer equipo. Antes me complicaba demasiado tratando de regatear a más de un contrario, y al final perdía el balón”.

Sobhi también se ha fijado el objetivo de ayudar al Ahly a recuperar la gloria en la Liga de Campeones de la CAF, una competición que no ha ganado desde 2013. El joven dedica palabras elogiosas al técnico holandés Martin Jol, quien desde que llegó al banquillo del club en febrero, ha llevado al equipo a abrir brecha con sus archirrivales del Zamalek, acercando al Al Ahly al título de liga. “Jol dispensa un trato magnífico a sus jugadores. Además del gran trabajo táctico, evidente en el nuevo ataque devastador del equipo, es un hombre encantador que crea un ambiente fabuloso en el vestuario”.

Los rumores apuntan a que Sobhi ya no estará en dicho vestuario cuando el Ahly trate de ampliar su récord de triunfos en la Liga de Campeones con la conquista de su noveno trofeo, puesto que varios clubes europeos se disputarán su ficha en el mercado del verano europeo. El extremo desea forjarse una carrera en el extranjero y seguir los pasos de Mohamed Salah, del AS Roma, y de Mohamed Elneny, del Arsenal. “No tengo ninguna preferencia. Me da igual que sea un club grande o pequeño, estoy deseando alcanzar en Europa lo mucho que ambiciono”, añade Sobhi.

Explora este tema

Notas recomendadas