FIFA Congress

Scala: "Seguiremos elevando propuestas en el futuro"

Domenico Scala Chairman of the FIFA Audit and Compliance Comittee
© Getty Images

Domenico Scala, ratificado en el cargo de Presidente de la Comisión de Auditoría y Conformidad de la FIFA hace un año, será elegido oficialmente por primera vez este viernes. Lo ha nominado para el puesto Mark Pieth, Presidente de la Comisión Independiente de Gobernabilidad, quien lo conoce bien por las relaciones académicas que ambos mantienen en la ciudad suiza de Basilea.

“Mucho se ha escrito y se ha dicho sobre la FIFA y la corrupción”, ha manifestado Scala. “Una de las primeras cosas que noté cuando accedí al cargo fue la frustración que reina en el seno de la FIFA”.

En el Congreso de la FIFA celebrado en Zúrich el 1 del junio de 2011, el Presidente Joseph S. Blatter se comprometió a “abordar los problemas que afectan al fútbol en la actualidad y demostrar que nuestro deporte sigue siendo sólido y fuerte”, tras su reelección.

“Un proceso de dos años para revisar una organización mundial como la FIFA es bastante ambicioso. Normalmente, las organizaciones corporativas (y he trabajado con unas cuantas tan complejas como ésta) no lo consiguen en tan poco tiempo”, añadió Scala. “Ya se han aprobado más de 20 recomendaciones de reformas de las que ha propuesto la Comisión Independiente de Gobernabilidad, aunque hasta ahora este hecho no se ha apreciado ni reconocido lo suficiente”.

En los dos últimos años, ha cambiado un tercio de la composición del Comité Ejecutivo de la FIFA, bien como resultado de sanciones impuestas por la FIFA, o bien porque los integrantes han abandonado sus puestos. “Muy raramente se ve esto en ningún otro sitio”, puntualizó Scala. “La puesta en marcha de la Comisión de Ética de la FIFA con sus dos cámaras es bastante excepcional. Posee una libertad total. Yo no había visto nunca antes una comisión parecida, con tantos poderes, en ningún otro sitio. Ahora tenemos a alguien como Sunil Gulati, que ha sido miembro de la Comisión Independiente de Gobernabilidad, nombrado para el Comité Ejecutivo de la FIFA. Gulati dimitió del puesto para poder presentarse al Comité Ejecutivo. Me alegro mucho, porque es un gran paladín de la gobernabilidad”.

Tras la conclusión del Congreso de 2012, se envió una circular (1314) a las 209 asociaciones miembros de la FIFA, en la que se esbozaban los deberes principales de la Comisión de Auditoría y Conformidad, entre los que figuran “asegurar que las cuentas financieras sean completas y fiables, y revisar los balances financieros, los balances financieros consolidados y los informes de los auditores externos”. Además, la Comisión recibió el encargo de efectuar comprobaciones de integridad de los diferentes puestos de ambas cámaras de la Comisión de Ética. Pero, en opinión de Scala, ¿cuáles han sido los logros tangibles?

“Ya dije el pasado octubre que la calidad de los informes financieros de la FIFA era muy alta y que llevábamos cumpliendo con la normativa contable internacional desde 2002, pero que, sin duda, todavía se podía mejorar. Por ejemplo, se cree que la FIFA no paga impuestos en Suiza. Esto es totalmente falso. Cierto, la FIFA maneja mucho dinero y es una entidad económicamente compleja, pero la FIFA pagó 17 millones de dólares en impuestos en 2012”.

“Espero que, el viernes, el Congreso nombre a una vicepresidenta independiente, la sudafricana Sindi Mabaso-Koyana, una candidata muy fuerte que presenté yo mismo. En los dos próximos días, publicaremos una ordenanza muy amplia: el Reglamento Organizativo de la FIFA (FOR). En sus 52 páginas especifica la conducta que se espera de los diferentes organismos de la FIFA, con un anexo dedicado a las comprobaciones de integridad. Además, una nueva subcomisión se centrará en la Compensación y Remuneración. En ella participaremos una tercera persona independiente, Jean-Pierre Pedrazzini, de Egon Zehnder, el Presidente de la Comisión de Finanzas y yo mismo”.

Nuevas normativas para los programas de Desarrollo
En marzo de este año, se aprobó la modificación de algunas normativas para los programas de Desarrollo de la FIFA, un hecho que Scala destacó como otro gran paso adelante.

“Queremos que el dinero de la FIFA se use para la finalidad a la que está destinado y garantizar que la suma presupuestada se utilice apropiadamente. He asistido a todas las Comisiones de Desarrollo de la FIFA, y está claro que, en los últimos 10 o 12 años, los ingresos importantes que ha generado la FIFA se han invertido en sus programas de desarrollo. Donde hay más dinero, siempre hay más riesgos”.

La FIFA ya ha ampliado su auditoría anual de asociaciones miembros del 10% al 20% de asociaciones auditadas cada año, con directrices mucho más estrictas para aquellas asociaciones que reciban fondos del Programa de Asistencia Financiera (FAP) o proyectos Goal.

Uno de los proyectos de desarrollo más documentados en la prensa internacional en los últimos años es el Centro de Excelencia de Trinidad. Sobre este tema, Scala fue contundente en su respuesta. “El informe de integridad de la CONCACAF no era bueno, y lo que pasó estuvo muy mal. He elogiado a Jeffrey Webb por su decisión de publicar el Informe de Integridad, pero es bochornoso. Este asunto se debatió de nuevo en la Comisión de Finanzas el lunes, con todos los Presidentes de las Confederaciones. No puede volver a pasar. Tenemos que cambiar de actitud y de conducta”.

“Estoy convencido de que, si puedo ayudar a la FIFA, y aunque muchos vean el Congreso del viernes como el final de un proceso de dos años, seguiremos elevando propuestas en el futuro si hay cosas que se deben cambiar”.

“La gente tiende a ser ‘eurocéntrica’ en su visión de la FIFA, pero ésta es una organización mundial. Nunca se me ha bloqueado nada, siempre he recibido toda la información que he solicitado. Pero es una ilusión pensar que puedes cambiarlo todo de viernes a lunes. Siendo realistas, debemos fijarnos un periodo de 3 a 4 años. No obstante, lo principal es que más de la mitad del vaso ya está llena”.

Explora este tema

Notas recomendadas