En Vivo

Schumacher: "Somos los números uno"

German goalkeeper Harald Schumacher
© Getty Images

"En Alemania disponemos de los mejores programas de entrenamiento para guardametas de todo el mundo. Este sistema ha crecido y madurado en las últimas décadas", nos indica Harald Anton Schumacher, alias Toni, subcampeón del mundo en 1982 y 1986, en su entrevista en exclusiva con FIFA.com, para explicar el insólito número de guardametas de talla mundial que ha generado su patria.

Toni Turek, Hans Tilkowski, Sepp Maier, Bodo Illgner, Andreas Köpke, Oliver Kahn, Jens Lehmann, Manuel Neuer y el mismo Schumacher son prueba de que las reservas de arqueros de talento en Alemania son inagotables. Y con Ron-Robert Zieler (22 años) y Marc-André ter Stegen (19) llamando a la puerta, el relevo de la próxima generación de cancerberos germanos parece estar asegurado.

"Es una locura en el sentido positivo de la palabra. Me complace mucho ver el gran número de buenos porteros alemanes. Sobre todo me hace gracia la generación más joven, por su desparpajo", señala el campeón de Europa en 1980 en alusión a Zieler y Ter Stegen, que están disputando en el Hanóver y en el Borussia Mönchengladbach su segunda temporada en la Bundesliga alemana y despuntando con excelentes rendimientos.

El trío que puso los cimientos*
*
La historia de los célebres porteros internacionales de Alemania se remonta al año 1954, cuando Turek era el custodio de la Mannschaft que se proclamó campeona de la Copa Mundial de la FIFA organizada en Suiza contra todo pronóstico. Hans Tilkowski se dio a conocer unos años después, como dorsal número uno del combinado teutón que acudió a las citas mundialistas de 1962 y 1966, y cuyo desempeño contribuyó enormemente a la conquista del subcampeonato en Inglaterra.

El más famoso de los arqueros germanos —y el guardameta que ha sido más veces internacional con Alemania— es Sepp Maier. Fue campeón del mundo y de Europa e intervino en 95 partidos internacionales, 4 Copas Mundiales y 2 Eurocopas, así como en 536 encuentros con el campeón histórico de Alemania, el Bayern de Múnich; de ahí que haya estampado indeleblemente su huella en los anales.

El ahora jubilado de 67 años ocupó una posición preeminente entre los cancerberos de su país, sobre todo a ojos de Schumacher. "A los niños y jóvenes de Alemania se les anima mucho a emular a sus ídolos de la portería, y ha habido unos cuantos durante décadas. A mí también me pasó lo mismo. Yo quería ser como Sepp Maier", reconoce en su conversación con FIFA.com.

Schumacher, tras los pasos de sus modelos*
*
El 26 de mayo de 1979 fue precisamente Schumacher quien, en el descanso de un enfrentamiento amistoso contra Islandia, sustituyó a Maier, que así ponía punto final a su carrera con la camiseta del águila en el pecho. El entonces portero de 25 años se benefició del singular programa de entrenamiento para guardametas y defendió en 75 ocasiones la portería nacional.

"En 1972 yo ya tenía mi propio entrenador de porteros en el club. Además entrenaba los lanzamientos con la mano con un lanzador de jabalina olímpico, y mi potencia de salto con un saltador de altura. Aquello fue revolucionario. Los porteros de hoy siguen beneficiándose de aquellos descubrimientos", apunta el dos veces campeón de Alemania en referencia a la fórmula de su triunfo personal.

Hoy en día, la preparación de los guardametas es todavía mejor en Alemania, como asegura a FIFA.com el ex entrenador de porteros del Schalke 04, el Bayern de Múnich, el Borussia Dortmund y el Bayer Leverkusen.

Alemania es la numero uno
"Somos ejemplares y los absolutos números uno en cuanto a la formación de porteros. Alemania va años por delante de otras potencias europeas en este campo. Hoy se puede estudiar mucho mejor a los deportistas profesionales. Gracias al análisis por ordenador, los porteros se entrenan de manera mucho más compleja y selectiva", comenta en elogio de la labor que actualmente se realiza en los clubes y las selecciones de Alemania.

"La formación y el entrenamiento constante son el alfa y el omega. Quien no haga eso, jamás logrará entrar en el estrecho círculo de los guardametas de talla internacional. Por otro lado, un portero moderno también necesita saber comportarse ante la opinión pública y gozar de una sana confianza en sí mismo. El lenguaje corporal es otro factor importante", apostilla Schumacher.

Oliver Kahn no carecía del carisma ni de la combatividad necesarios, y tal vez por eso ha sido el segundo guardameta que más veces a defendido la portería de Alemania (86) por detrás de Maier, por no mencionar sus grandes éxitos con el Bayern de Múnich. "Fue un gran portero. A menudo me he identificado con él cuando lo he visto jugar. Jens Lehmann me recordaba más bien a Bodo Illgner o a Andreas Köpke. No era tan bravo, era más distante y era menos loco en el buen sentido de la palabra, que Kahn o que yo", juzga Schumacher respecto al Titán y sus colegas.

El futuro es de Neuer
Entre los astros de la portería anteriores y la generación de Neuer, el actual dueño de la meta alemana, hay una gran diferencia, según Schumacher, como él comenta con espíritu crítico: "Hoy los porteros en general son más callados que en mis tiempos. En aquel entonces yo era un bocazas, y muchas veces tuve que pagar el pato por ello. Pero para eso hace falta valor. Al fin y al cabo es una cuestión de carácter".

"Los porteros tienen que ser valientes y tener plena confianza en sí mismos. Un porte aplomado y un sano lenguaje corporal ayudan mucho. A Neuer no le vendría mal un poco más de temperamento. Ya veremos cómo reacciona cuando atraviese una fase difícil. Ahí nos daremos cuenta de si realmente es uno de los grandes de este oficio", previene Toni.

La decisión de Neuer de fichar por el club más laureado de Alemania, siguiendo los pasos de Maier y Kahn, es sin duda la correcta, a juicio de Schumacher. "Si se quiere ser un portero de primer orden, hay que jugar en un gran equipo y ganar títulos", sentencia el dos veces futbolista del año en su país.

Schumacher considera que su actual sucesor será inexpugnable en los próximos años, tanto en la portería de la selección como en la de su club. "El futuro de la portería alemana es de Manuel, ahí no hay vuelta de hoja. Es el portero más completo que tenemos actualmente en Alemania".

El énfasis de esa frase debería ponerse en el actualmente, porque la próxima generación de cancerberos germanos ya se está colocando en sus marcas. Tanto Zieler, como Ter Stegen o incluso Bernd Leno, el meta de 19 años del Bayer Leverkusen que compite en la Liga de Campeones de la UEFA, tienen el potencial que hace falta para ingresar en este cuerpo de élite.

Explora este tema

Notas recomendadas