Noruega

Lagerbäck: "El tipo de liderazgo que ejerce Guardiola es especial"

© Getty Images
  • Lars Lagerbäck, seleccionador de Noruega, repasa un gran 2018
  • Prepara los choques de clasificación a la EURO ante España y Suecia
  • Ha disputado tres Mundiales y no oculta su admiración por Guardiola

Muy pocas personas acumulan tantos conocimientos del fútbol de los países nórdicos como Lars Lagerbäck.

Tras casi una década al frente de la selección de su país, Suecia, a la que clasificó para las Copas Mundiales de la FIFA™ de 2002 y 2006, condujo a Islandia a su primer gran torneo, la EURO 2016. Y entre ambos logros disputó también el Mundial de 2010 con Nigeria.

Ahora el técnico, de 70 años, suma su segundo año al frente de Noruega. Sus discípulos han recuperado el brillo de antaño, adjudicándose su sección de la Liga de Naciones de la UEFA, y se preparan para iniciar los clasificatorios a la Eurocopa de 2020 ante España y Suecia.

Lagerbäck nos habla de los cambios que ha hecho en Noruega —en 2018 obtuvo los mejores resultados del país desde 1929—, de su filosofía como entrenador y del reto que supone medirse a su país natal.

¿Cómo afronta este 2019 tan importante? Llegan con el aval de todo lo conseguido el año pasado...

Espero estar preparado, ¡aunque me hago mayor! Pero estoy seguro de que todavía puedo conseguir algunas cosas. Todo salió a pedir de boca, claro, perdimos un solo partido, empatamos otro, y el resto los ganamos. No creo que eso sea algo muy habitual, al menos para los países más pequeños, así que estoy muy satisfecho con el desempeño de los jugadores durante 2018.

Teniendo en cuenta que se disputó al poco de ser designado usted seleccionador, ¿la Liga de Naciones de la UEFA llegó en el momento perfecto para usted en lo que atañe a la configuración del equipo?

En parte coincido con eso, sí. Cuando se tienen jugadores como los que hay aquí, hace falta algo de tiempo, sobre todo al tratarse de un país pequeño que —siendo francos— no cuenta con los mejores futbolistas. Pero lo hicieron muy bien. Que los jugadores crean de verdad en lo que estamos haciendo representa un paso muy importante de cara a obtener buenos resultados.

Usted ha dicho que la esencia del equipo no ha registrado grandes cambios. ¿A qué atribuye el cambio en el juego y los resultados?

Me encontré con un plantel bastante joven, y si nos fijamos en lo que ocurrió antes de mi llegada, en última instancia las cosas se decidieron por pequeño margen. Para mí no hay ningún secreto: hay que conseguir que el equipo se esfuerce y dotarlo de una buena organización. Los jugadores han progresado y considero que la mayoría han cambiado un poco su disposición. Cuando yo llegué el equipo estaba rodeado de muchas cosas negativas, le llovían críticas... Así que conseguir que diese unos cuantos pasos adelante requería una cierta psicología.

¿Su filosofía futbolística ha cambiado algo a lo largo del tiempo?

Mi filosofía básica del fútbol no ha cambiado si nos remontamos a la época en la que empecé con Suecia, en 1998. Pero, como es lógico, uno va progresando en cuanto a la forma que tiene de trabajar con los jugadores y a determinar mejor las prioridades y la manera de afrontarlas. Yo creo en un equipo muy bien organizado, y eso empieza por construir una buena defensa.

Luego, en una segunda fase, dependiendo del rival que tengamos delante, podemos jugar con algo de variación, salir al contragolpe, con algo más de posesión, o ser directos. Busco la mayor variación posible, y puede que al principio de mi carrera no lo hiciese tanto.

© imago

El final del 2018 fue estupendo, pero ahora inician 2019 con dos adversarios de peso: España y Suecia

Sí, no son los dos partidos más asequibles para empezar, ¡eso seguro! Aunque en cierto modo, empezar contra España fuera de casa podría ser positivo. Nadie cuenta con que puntuemos allí, pero con un partido complicado y luego solo dos días en el medio, como ahora, va a ser difícil. Y luego, al ser yo sueco, y conocer muy bien a los entrenadores de Suecia y también a muchos de los jugadores, el otro partido resulta algo especial. En el aspecto futbolístico es interesante, y debería ser muy reñido, aunque en un plano personal hubiera preferido jugar contra otro rival.

¿Cómo describiría la rivalidad que existe entre dos vecinos como Noruega y Suecia?

Existe, aunque curiosamente he descubierto que es más intensa si nos vamos a los deportes nórdicos típicos, como el esquí y otros. La última vez que Noruega y Suecia jugaron un partido oficial fue hace muchísimo tiempo [ndlr: en dos clasificatorios del Mundial de 1978], así que probablemente esto resulte algo nuevo, incluso para mí. En lo que respecta al fútbol, creo que Suecia siempre ha mirado un poco por encima a Noruega, como si fuese un hermano pequeño, así que tenemos muchas ganas de demostrarle a Suecia que podemos superarla y llevarnos los tres puntos.

Ante España, se medirá a Luis Enrique, que es uno de los mejores entrenadores de la nueva generación. ¿Hay alguno al que admire especialmente?

No oculto que admiro lo que ha hecho Luis Enrique en el fútbol de clubes, y los resultados principalmente positivos que ha obtenido con la selección española. Y el entrenador que más respeto de entre los que he conocido es Pep Guardiola. Se trata de un entrenador que ejerce un tipo de liderazgo especial, sin duda. Se afana por organizar al equipo y darle impulso en todos los partidos que juega. Lo he visto entrenar y siento un gran respeto por él.

¿Esa intensidad y ese perfeccionismo que él encarna son un reflejo del rumbo general que ha tomado el fútbol, o simplemente de su personalidad individual?

No veo a muchos entrenadores de este tipo [como él]. Para trabajar de esa manera, como Pep lo ha hecho en sus clubes, hace falta un carácter fuerte. Aunque se tenga a los mejores jugadores, hay que organizarlos, hay que empujarlos para que rindan a un buen nivel cada semana. Y no creo que sea muy fácil para un técnico, con jugadores bien pagados que están cambiando continuamente de equipo.

Pep es algo único en ese aspecto. Pero si nos fijamos en [Juergen] Klopp, por ejemplo, en cómo juega su equipo, creo que es bastante parecido, aunque no le he visto trabajar. Los mejores equipos necesitan entrenadores que sean así, capaces de impulsarlos, de gestionar todos los aspectos internos del club, y también la presión.

Notas recomendadas

Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola

El resurgir noruego de la mano de Lagerback

24 ene. 2019