WhereAreTheyNow

Varallo, goles centenarios

© AFP

En el mundo del fútbol, podemos distinguir dos clases de jugadores: los que hacen historia, y los que la representan. El argentino Francisco Varallo, sin lugar a dudas, pertenece a esa segunda clasificación: goleador y figura de la selección argentina y Boca Juniors, se erige como el único sobreviviente de la final de la primera Copa Mundial de la FIFA disputada en Uruguay y celebra hoy, viernes 5 de febrero de 2010, sus 100 años de vida

"El fútbol ha cambiado mucho. En 1930, por ejemplo, Bélgica, Francia, Rumania y Yugoslavia tuvieron que viajar a Uruguay en barco. ¡Los periodistas se contaban con los dedos de una mano! Pero pese a todos estos cambios, el fútbol mantiene su carácter original, como queda confirmado con el cumpleaños 100 de Francisco Varallo. Quiero felicitarlo desde lo más profundo de mi corazón", añadió el Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, a FIFA World.

¿Qué dice el homenajeado? “Alcancé muchas cosas bonitas en mi carrera: defendí la camiseta de la selección y tuve el récord de goles con la camiseta de Boca. Sin embargo, no experimenté un dolor más amargo en toda mi vida que aquella final del Mundial perdida en 1930 ante Uruguay. Hasta el día de hoy, es algo que no puedo digerir”.

Momentos inolvidables Cañoncito o Pancho, tal como se lo conocía en sus épocas de jugador, nació futbolísticamente en 12 de Octubre, un club de barrio ubicado en Los Hornos, una localidad perteneciente a la ciudad de La Plata.

Allí, todavía muy joven, decidió ir a probarse sin suerte a Estudiantes de La Plata. Disputó tres partidos a prueba y marcó nada menos que 11 goles, pero los dirigentes de 12 de Octubre se negaron a cederlo. ¿El motivo? ¡Eran hinchas de Gimnasia y Esgrima La Plata! “No me dejaron ir a la contra, así que tuve que ir a probarme al Lobo. Me pusieron en tercera y en mi primer partido ganamos 9-1 con nueve goles míos. Una semana después ya jugaba en Primera”, confesaba a FIFA.com en una entrevista reciente.

Con semejante nivel, típico de un goleador frío y potente, ingresó rápidamente en la consideración de Juan Tramutola. El seleccionador argentino lo convocó para prepararse con el equipo que disputaría la fase final de la primera Copa Mundial de la FIFA de la historia. Y Varallo no defraudó: filoso, demostró todo lo que sabía y se ganó un lugar en el plantel albiceleste.

Su debut goleador en aquel certamen se produjo el 19 de julio ante México, un encuentro que Argentina saldó con un cómodo 6-3. Pero no todas eran rosas: una lesión traicionera en el siguiente compromiso frente a Chile no sólo lo dejó fuera de la semifinal contra Estados Unidos, sino que lo puso en duda para el partido decisivo.

“Era un pibe de 20 años y me llevaba al mundo por delante”, recuerda con asombrosa precisión. “Me probé la mañana de la final y me sentía bien, así que decidí jugar. Era un riesgo, porque en esa época no había cambios, pero valía la pena. ¡No me iba a perder ese partido por nada del mundo!”, insiste.

La historia es conocida: Argentina se marchó al descanso 2-1 en ventaja con tantos de Carlos Peucelle y Guillermo Stábile, pero la Celeste lograría dar vuelta la historia para terminar imponiéndose 4-2. Varallo aún no comprende lo que sucedió. “Nos quedamos, esa es la verdad. Yo me resentí de la lesión después de pegar un tiro en el travesaño que pudo haber definido la cosa. ¡No podía ni caminar! Ahí ellos empezaron a meter más fuerte y a nosotros, con el respeto de mis compañeros, nos faltó guapeza. ¡Cómo lloré ese día! Me acuerdo y todavía me da rabia…”.

Al año siguiente, Varallo pasó a Boca Juniors donde marcó más de 180 goles. Sin dudas, ocupa un lugar dorado en la historia de la institución así como en la selección argentina, con la que se adjudicó el torneo sudamericano de 1937 en una dramática definición con Brasil. Se retiró a los 29 años, en 1939, a causa de una traicionera lesión en la rodilla.

¿Y ahora?A sus flamantes 100 años, Varallo mantiene su pasión por el fútbol. Recientemente, consultado sobre su récord de goles en la era profesional con la camiseta de Boca, superado apenas por Martín Palermo, respondió claro y conciso: “¿Si me molesta que me supere? Y… un poquito. ¿Alguien conoce a algún goleador que le guste que le quiten un récord? Me gusta que Palermo meta goles porque es un chico bárbaro, pero no me divierte que me quite esa marca”, reconoció.

En sus vitrinas, además del reconocimiento del ambiente futbolístico mundial, Varallo puede observar orgulloso la distinción a Ciudadano Ilustre de La Plata obtenido en diciembre de 1998, la Orden de Mérito de la FIFA recibida en 1994 y la Orden de Mérito de la CONMEBOL en 2006. Y puede respirar tranquilo: “Mi único deseo pendiente, además de ganar aquella final de 1930, era tener un bisnieto varón. Ahora ya lo tengo, y seguro que va a pasar a Palermo como goleador de Boca”.

Francisco Varallo
Posición: Delantero.
Clubes: Gimnasia y Esgrima La Plata (1928-1929), Vélez Sarsfield (1930, gira por América), Boca Juniors (1931-1939).
Palmarés: 3 campeonatos de Argentina (1931, 1934, 1935), 1 Campeonato Sudamericano (actual Copa América, 1937), 1 Subcampeonato Copa Mundial de la FIFA (1930).

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA 1930™

Varallo: "Solo era un chico"

05 feb. 2010