FIFA Ballon d'Or

Weah: "El Balón de Oro nos puso a mí y a Liberia en el mapa"

Liberia's George Weah
© Getty Images

En 1995 George Weah se convirtió en el primer, y hasta la fecha único, africano que ha conquistado el galardón individual más importante del fútbol: el FIFA Ballon d'Or. En una entrevista concedida en exclusiva a FIFA.com, el emblemático astro liberiano rememoró su extraordinaria trayectoria.

Amor por Liberia
Cuando se habla de los mejores jugadores que nunca han participado en una Copa Mundial de la FIFA, Weah es invariablemente uno de los que primero se mencionan. Pese a que el artillero militó en las filas de algunos de los mejores clubes de Europa (Monaco, Milan, Paris Saint-Germain y Chelsea), tuvo la "mala" fortuna de nacer en Liberia, una nación sin mucha tradición futbolística. Weah, no obstante, no lo ve así. "Estoy muy orgulloso de ser liberiano. Amo a mi país y a su gente. Evidentemente, me hubiese encantado disputar la Copa Mundial, pero logré tanto en mi carrera deportiva que no me puedo quejar. La única decepción es que muchos otros integrantes de la Estrella Solitaria ni fueron a la Copa Mundial ni tuvieron el éxito personal que tuve yo".

Después de ganar la liga liberiana con el Mighty Barrolle y el Invincible Eleven, Weah pasó brevemente por Camerún antes de fichar por el AS Monaco en 1988. Entonces estaba al frente del equipo Arsene Wenger y aquel fue el comienzo de una amistad que dura hasta hoy. De hecho, cuando Weah fue a recoger el premio al Jugador Mundial de la FIFA, invitó al técnico a subir al escenario y le dio el trofeo porque, según dijo, se lo merecía más que él. Un gesto que dice mucho de la manera de ser de un hombre que, a pesar de haber ganado prácticamente todas las distinciones individuales habidas y por haber, siempre antepuso los intereses del equipo a los suyos propios. Valga como ejemplo aquella ocasión en la que su país no contaba con fondos suficientes para tomar parte en algunos partidos de la competición preliminar de la Copa Mundial y él puso el dinero de su bolsillo.

Tras cuatro temporadas en Mónaco, marchó al Paris Saint-Germain hasta 1995. Ahí llegó su cénit. Con los parisinos no llego a ganar la Ligue 1, pero sí que conquistó la Copa y la Copa de la Liga, además de una plétora de distinciones individuales. Entre otros, se proclamó Jugador Africano del Año, máximo anotador de la Liga de Campeones de la UEFA, Jugador Europeo del Año y, cómo no, Balón de Oro y Jugador del Año de la FIFA, los dos principales galardones existentes en aquella época. "Cuando empecé, mi sueño era ser profesional. Ese era mi sueño. No soñaba con ganar el Balón de Oro o premio al Jugador del Año de la FIFA. Quería ser profesional y llegar lo más lejos posible".

"Me movía simplemente el amor por este deporte. Luego, claro, ganar los premios fue muy especial. Creo que fue en reconocimiento a todo el trabajo que realicé durante mi carrera. Y lo que me hizo sentirme particularmente orgulloso es que creo que fue importante para mi país. Lo celebraron conmigo y puso a Liberia en el mapa".

En 1995 firmó con el AC Milan, con el que ganó dos Scudettos. Precisamente con los Rossoneri marcó en 1996, contra el Verona, el que muchos consideran uno de los mejores goles individuales de todos los tiempos. A todo esto hay que añadir la Copa de Inglaterra con el Chelsea en el ocaso de su trayectoria, que concluyó en 2003.

Un nuevo comienzo
Dado que en su tierra ya era un líder y toda una leyenda, al colgar las botas Weah probó suerte en política. En las elecciones de diciembre de 2014 logró una plaza en el Senado liberiano y, de paso, se convirtió en el primer deportista elegido para un cargo público en el país africano. A la pregunta de qué es más fácil, marcar un gol o gobernar un país, respondió sonriente: "Hagas lo que hagas en la vida, has de hacerlo con dedicación y perseverancia. Así hacía las cosas en el campo de fútbol y así las hago ahora en política. Quiero ayudar a mi pueblo y a mi país igual que quería ayudar a mi equipo cuando era jugador".

Y aunque ya no lo practica, sigue vinculado al fútbol y a la selección de Liberia. Varios de sus compañeros en la Estrella Solitaria, de la época en la que se quedaron a un punto de clasificarse para la Copa Mundial de la FIFA 2002, están ahora al frente de los diferentes combinados nacionales, y nuestro protagonista se reúne con ellos a menudo. "Siempre estaré relacionado con el deporte, es más, soy el presidente de la Comisión de Deportes. El deporte es importantísimo para la gente. Tiene la capacidad de ayudar a las personas. Si he llegado hasta donde estoy hoy es gracias al fútbol, y si puedo devolver algo al pueblo liberiano, estoy dispuesto a hacerlo".

Explora este tema

Notas recomendadas

Team of Nigeria celebrate with the trophy after winning the FIFA U-17 World Cup Chile 2015 final match between Mali and Nigeria

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2015

Nigeria y la sub-17, un idilio que ya dura 30 años

23 nov. 2015

George Weah

George Weah

18 feb. 2009