Dicen que todo gran portero ha de tener un punto de locura. Esa dedicación solitaria a frustrar el objetivo máximo del fútbol, el gol, requiere una personalidad cuando menos singular. Para algunos grandes talentos bajo los palos se ha revelado también indispensable una buena dosis de paciencia y en ciertos casos hasta resignación.

Cuando tu momento dulce llega bajo el reinado de grandes astros como Iker Casillas, Edwin Van der Sar o Fabien Barthez, el sueño de defender los colores nacionales pinta como misión imposible, por muy bueno que seas. Desventajas de un puesto que sólo tiene una camiseta disponible en el once titular.

Ansiada Roja, Bleu u Oranje
Desde que se licenciara con honores en la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002, la titularidad de Iker Casillas con la Roja es indiscutible, y toda una talentosa generación de porteros españoles ha tenido que conformarse con la gloria de sus clubes. Pepe Reina, su suplente, puede quitarse ocasionalmente la espinita de la selección, mientras brilla con luz propia con el Liverpool. Pero la puerta roja parece inaccesible para Andrés Palop, cuya maestría bajo palos encumbró al Sevilla en Copa de la UEFA o Víctor Valdés, quien tiene que conformarse con lucirse en el Barcelona. El actual portero del Villarreal, Diego López sufrió por partida doble la alargada sombra de Casillas. A pesar de sus sobradas aptitudes con los guantes, al gallego le resultó tan desesperante aguardar su ocasión en el Real Madrid, que prefirió cambiar de aires a esperar una "pájara" de Iker.

Ni aun recibiendo de manos del seleccionador la camisa número uno ... Y es que Fabien Barthez eligió el 16 para atrincherarse desde poco antes de Francia 1998 en la puerta gala. Sentó a Bernard Lama, que ya sólo contó en partidos poco trascendentales, y cerró el paso a los novatos durante ocho largos años. Gregory Coupet tuvo motivos para brindar el día que Barthez decidió retirarse. Coupet, con 6 títulos de liga consecutivos con el Olympique de Lyon, tuvo que aguardar hasta los 33 años para hacerse con la titularidad de la selección. Y su gran oportunidad internacional, la Eurocopa 2008, la cerró con un sabor más bien amargo, a los 36.

Justo lo contrario a lo que le ocurrió al talentoso Ed de Goej, distinguido con la Bota de Oro de Holanda en 1994. Fue el defensor de la valla holandesa en Estados Unidos 1994 pero en el banquillo ya palpitaba quien habría de sucederle en el once inicial de los Países Bajos. Desde 1995 hasta 2008, Edwin Van der Sar ha sido el dueño y señor de ese lugar y De Goej se convirtió en su suplente en la nacional en las siguientes tres grandes competencias internacionales. Su traspaso del Feyernoord al Chelsea fue un hito en el mercado de fichajes de 1997, y hasta 2003 disputó 179 partidos con los Blues y dejó su valla a cero en 71 de esos encuentros. Otro holandés a la sombra del gran Van der Sar fue Ruud Hesp quien a pesar de formar parte de la selección en la Eurocopa 96 y el Mundial de 1998, no logró defender ni una sola vez su camiseta nacional. Su éxito internacional llegó con el FC Barcelona con el que ganó dos Ligas, una Copa del Rey y una Supercopa de Europa.

En pleno apogeo del gran Oliver Kahn, al extraordinario Jens Lehmann le tocó asistir a la acción desde la banda. La rivalidad de estos dos monstruos de la portería terminó con justicia poética cuando Jürgen Klinsmann se decantó por Lehmann para la titularidad en Alemania 2006. Este duelo a dos tuvo algunos damnificados colaterales. Robert Enke, actualmente en el Hannover, y Timo Hildebrand, en el Hoffenheim, no pudieron consagrarse con la camisa alemana. Fueron demasiado jóvenes para desafiar la era Kahn-Lehmann, pero ya eran algo "viejos" para sucederles ante la competencia de un pujante Rene Adler.

Parece ley de vida en Alemania que cada generación asista a un duelo de titanes en la puerta. Antes fueron Bodo Illgner y Andreas Köpke, que tuvieron la elegancia de repartirse títulos como titulares: Copa Mundial en 1990 para el primero y Eurocopa 1996 para el segundo. Más picante fue la rivalidad de Harald Schumacher y su suplente Ulrich Stein en los 80, e incluso el héroe de los 70, Sepp Maier proyectó su sombra sobre otro grande, Wolfgang Kleff, quien sólo vistió la camisa alemana en 6 ocasiones.

La "suerte" de una lesión
Gianluca Pagliuca y Gianluigi Buffon
han sido los máximos responsables de la portería italiana los últimos diez años. En todo este tiempo, dos grandes talentos vivieron entre luces y sombras. Angelo Peruzzi fue el titular en la Eurocopa 96 y parecía que repetiría en Francia 98 pero una inoportuna lesión le devolvió la titularidad a Pagliuca, y Peruzzi tras rechazar viajar a Corea/Japón 2002 porque se olía la suplencia, sólo regresó a la Squadra Azzurra en 2004, pero para ser segundo de Buffon. Por su parte, Francesco Toldo tuvo su oportunidad en la Eurocopa 2000 en la que fueron subcampeones, ante Francia. Sólo las lesiones de Peruzzi y Buffon le brindaron su gran momento.

El talento del argentino Sergio Goycochea también parecía condenado a la banca ante la solvencia de Nery Pumpido, hasta que éste se fracturó tibia y peroné ante URSS en la fase de grupos de Italia 90. Entonces Goyco tomó la titularidad y se reveló como un experto en los penales. Su acierto ante Yugoslavia en cuartos y los anfitriones en semifinales, le convirtió en héroe nacional. Pero la suerte le dio la espalda en la final al no poder detener el penal con el que Andreas Brehme coronó a la RF de Alemania.

La lista de guardametas talentosos que vivieron a la sombra es larga. Podríamos apuntar también al prometedor portero inglés Martyn Nigel que tuvo que conformarse la mayor parte de su vida con ser el suplente de David Seaman. O los casos de los mexicanos Adolfo Ríos y Félix Fernández para los que el nombre de Jorge Campos pesó demasiado en sus carreras internacionales. ¿Cuántos otros se nos quedan pendientes bajo la supremacía de longevas leyendas como el colombiano René Higuita o el paraguayo José Luis Chilavert?

¡Que se oiga tu voz!
Esto son sólo unos cuantos ejemplos escogidos en honor de todos esos talentosos porteros que vivieron internacionalmente a la sombra de grandes nombres. ¿A quién recuerdas tú? Queremos que colabores en esta nota y destaques a ese gran portero que en tu opinión también debería ser nombrado aquí. Haz clic en "Añade tu comentario" y háznoslo saber.