La imagen del intelectual rara vez coincide con la del hombre con pantalón corto y botas de tacos. Sin embargo, como subrayó Thierry Henry en 2005, "en todos los deportes, y más aún en el fútbol, hay que ser inteligente".

Y de hecho, numerosas personalidades del balompié demuestran que el fútbol y el saber son dos universos que pueden ir de la mano. Algunos, como el camerunés Romarin Billong (Máster profesional en Control de Gestión) o el francés Jean-Alain Boumsong (diplomado en Matemáticas) presentan la particularidad de haber proseguido sus estudios, a pesar del tiempo que exige la práctica de su disciplina. Otros, como el seleccionador alemán de Grecia, Otto Rehhagel, o el guardameta inglés David James, se distinguen por su pasión por el arte o por la política. A todos ellos se les considera los "intelectuales del fútbol", un tema que FIFA.com se ha trabajado a conciencia.

Materia gris en las filas "merengues"
En el Real Madrid de esta temporada, el foco de atención se centra en los nuevos Galácticos. Sin embargo, entre bastidores, el golpe maestro del presidente merengue, Florentino Pérez, tal vez sea el de haber juntado en la dirección del equipo a Manuel Pellegrini y Jorge Valdano, dos hombres reputados por su inteligencia. El primero, apodado "El ingeniero", puede presumir de tener un título en Ingeniería Civil, obtenido en la Universidad Católica de Chile, en Santiago (1979).

Así pues, el ex entrenador del Villarreal debería tener con qué responder a su director deportivo argentino. "El filósofo del fútbol", autor de varias obras sobre este deporte, tiene un gusto desmedido por la lectura. "Leo mucho", reconoció el campeón mundial en 1986. "Ese gusto seguramente me vino porque he estado solo con frecuencia. Y cuando no se tiene a nadie con quien hablar, el mejor compañero es un libro".

En el vestuario madridista se alaba la agudeza de espíritu de Christoph Metzelder, "que sabe hablar la lengua de Cervantes mejor que muchos españoles de pura cepa", según su presidente. El defensa alemán, por lo demás, debería mantener conversaciones apasionantes con el recién llegado Esteban Granero, estudiantes de Psicología. Antes que ellos, otra cabeza privilegiada merengue, José Martínez "Pirri", ganador de 10 ligas españolas y de 3 Copas del Rey entre 1964 y 1980, se licenció luego en Medicina, antes de incorporarse a los servicios médicos del Real Madrid en la década de 1980.

Del médico al político
Pirri no es el único que ha tenido un destino semejante. Carlos Bilardo, seleccionador argentino de 1983 a 1990, y ganador de la Copa Mundial de la FIFA México 1986, no tiene nada que envidiarle. Él también realizó estudios similares paralelamente a su carrera de jugador, en su caso de Ginecología. Uno de sus vecinos sudamericanos, el brasileño Sócrates, sigue siendo uno de los jugadores más grandes en la historia del fútbol auriverde, tras haber marcado 22 tantos en 60 partidos internacionales con la Seleção, de la que fue capitán. El ex centrocampista sigue siendo una personalidad influyente en Brasil. Tras hacerse médico al final de su carrera deportiva, no duda en intervenir públicamente sobre temas como el fútbol (evidentemente), pero también sobre política.

Hablando de política, también algunos futbolistas se han aventurado en ella; empezando por el alemán Paul Breitner. Si bien el ex jugador del Bayern de Múnich es famoso por haber visto puerta en dos finales diferentes de la Copa Mundial de la FIFA (1974 y 1982), también lo es por hablar sin rodeos y por sus tomas de partido. Inconformista, maoísta, Breitner es un personaje aparte en el fútbol alemán, y no por eso es menos un intelectual reconocido.

En otro estilo, George Weah se reconvirtió a la política al final de su carrera, señalada especialmente por sus títulos de campeón de Francia y de Italia, y por un Balón de Oro en 1995. Weah se presentó a las elecciones presidenciales de Liberia en 2005, pero fue derrotado con un 40,4% de los sufragios. En cuanto a Pelé, ganador de 3 Copas Mundiales (1958,1962 y 1970), era "El rey" sobre el césped, pero fuera de él "solamente" fue Ministro de Deportes de Brasil de 1994 a 1998, tras haber sido embajador de la ONU encargado de Ecología y de Medio ambiente en 1992.

Fútbol, economía "y compañía"
Antes que meterse en política, algunos han preferido optar por la economía. Tras su primer partido en la máxima categoría del fútbol francés, Paul le Guen afirmaba en 1984: "Voy a empezar la licenciatura de Ciencias Económicas. Si sigo jugando en primera división, será un problema difícil de resolver. Me pregunto si el hecho de que me siga atrayendo igual el fútbol que los estudios no me jugará una mala pasada en un futuro próximo". Una "mala pasada" que le vio apuntarse, además de su licenciatura en Económicas, una Recopa de Europa (1996) y 4 ligas francesas.

A su vez, el ex internacional alemán Oliver Bierhoff o el entrenador francés Arsène Wenger también han añadido un título en Económicas a la lista de sus éxitos deportivos. Por último, la relación de economistas del fútbol no estaría completa sin Hassan Harmatallah. Este franco-marroquí, que jugó en el Lens en los años 70, y que también jugó y luego entrenó en el TSC Casablanca y en el Wydad de Casablanca, presenta un currículo impresionante, en el que lucen, entre otras cosas, un doctorado en Ciencias Económicas, otro doctorado de tercer ciclo en Análisis y Políticas Económicas, o también un diploma de estudios avanzados en Ciencias Sociales del Desarrollo... ¡Casi nada!

A su modo, al argentino Juan Pablo Sorín, retirado desde el pasado 28 de julio, también se le considera un intelectual del fútbol y ha conducido algún programa de radio. La primera vez que fue convocado con su selección, "Juampi" fue en autobús, para poder, según dijo más tarde, "terminar el libro que estaba leyendo". Ivan Hasek, por su parte, habla checo, eslovaco, alemán, inglés, francés, árabe y japonés. Por otro lado, estudió Derecho en la Universidad de Praga, donde obtuvo su título de abogado. Actualmente, como muestra de que los sesos le siguen funcionando igual de bien, el checo acumula los cargos de seleccionador y de presidente de la Asociación de Fútbol de su país.

Tras ser futbolista profesional de 1992 a 2007, el guardameta trinitense Shaka Hislop, por su parte, ¡ha trabajado para la NASA! El francés Jean-Luc Sassus en Químicas, el español Rubén Baraja en Fisioterapia, su compatriota Juan Manuel Mata en Educación Física, el alemán Gernot Rohr en Lingüística, el islandés Gudni Bergsson en Derecho, o el ex profesor de Inglés Gérard Houllier son otros tantos ejemplos de grandes nombres del fútbol tan bien dotados en los asientos de la Facultad como sobre el terreno de juego.

Pero no siempre es necesario cursar estudios para ser tachado de intelectual del fútbol. Vikash Dhorasoo puede dar fe de ello. "Los medios de comunicación siempre necesitan poner etiquetas", explicaba hace poco ante la grabadora de FIFA.com. "Hay que encontrar al cómico, al alma de la fiesta, al tímido, al intelectual... y yo me hice acreedor a ese último calificativo. No siempre me favoreció cuando era futbolista. En cambio, me ha servido de mucho al concluir mi carrera. Ahora bien, ¡mi vida posterior al fútbol amenaza con ser mucho más larga que mi carrera!".