Por la 10ª jornada del Torneo Apertura, el Club Atlético Independiente recibe a Racing Club en la 176ª edición del derbi de Avellaneda, un duelo tan rico en historia que, más allá de las estadísticas actuales, casi se transforma en el primer superclásico del profesionalismo en Argentina.

Los orígenes
Racing Club nació gracias a un grupo de trabajadores que vivían en Barracas Sud, zona conocida hoy como Avellaneda, quienes se juntaron para fusionar dos clubes de la zona, Foot Ball Club Barracas y Colorados Unidos. Fue el 25 de marzo de 1903 y la elección del nombre se debió al título de una revista de… ¡automovilismo!

El Club Atlético Independiente, en cambio, comenzó a ver la luz en 1904, ya que un puñado de empleados de una gran tienda inglesa situada en pleno centro de Buenos Aires, frustrados por no poder jugar en el equipo de la empresa, decidieron “independizarse”. Paradójicamente, su fecha de fundación oficial es exactamente dos años después de la de Racing, el 25 de marzo pero de 1905.

La semilla de la rivalidad se plantó en 1907, al mudarse Independiente a un predio en Barracas Sud, y comenzó a germinar el 9 de junio del mismo año, cuando por el torneo de tercera división de la Asociación Argentina, el “recién llegado” derrotó a Racing por 3-2 con un gol sobre la hora de Rosendo Degiorgi, uno de los fundadores del club.

Algunas cifras
El historial es dominado cómodamente por Independiente, que sobre 175 partidos oficiales acumula 67 victorias (279 goles a favor) contra 46 de Racing (234).

Un indicador de dicha paternidad es que los tres máximos goleadores del clásico pertenecen a Independiente, y son el paraguayo Arsenio Erico (19 tantos), Vicente de la Mata (10) y el inolvidable Ricardo Bochini (9). Para Racing, el artillero más fructífero es Llamil Simes (8), seguido de algunos ídolos académicos como Omar Corbatta (7) o Juan Carlos Cárdenas y Juan José Pizzuti (6 cada uno).

Los Diablos Rojos, además, sacan pecho por su mayor cantidad de títulos, y razón no les falta, ya que superan a su rival tanto en lauros nacionales (14 contra 7) como internacionalmente (15 frente a 3). Los dos, sin embargo, tienen bien ganado su lugar entre los cinco grandes de Argentina.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
Racing e Independiente estuvieron a punto pasar a la historia como el primer gran clásico de Argentina, ya que debían enfrentarse por la primera fecha en el inicio del profesionalismo el 31 de mayo de 1931. Sin embargo, el partido se postergó por pedido de Racing y terminó jugándose ya finalizado el torneo, imponiéndose la Academia 7-4. Ese es, hasta hoy, el encuentro con mayor cantidad de goles.

Los racinguistas dominaron aquella década, pero en 1940 Independiente abrió la siguiente con un 7-0 que permanece como la máxima goleada entre ambos. El Rojo sumó otra amplia victoria en 1945, imponiéndose 5-1 en el primer derbi jugado afuera de Avellaneda. Racing pagó parte de esa deuda en 1949, al imponerse 5-2 como visitante, primera y última vez que hizo esa cantidad de goles en Alsina y Cordero.

El crecimiento del encono quedó probado en los años 60. En noviembre de 1961, el clásico estuvo suspendido media hora debido a una batalla campal que terminó con cuatro tarjetas rojas por bando, récord de expulsiones jamás repetido. Al final, empataron 1-1. El otro gran escándalo sucedió en mayo de 1965: Racing ganaba 2-0 pero el Rojo igualó en el complemento con dos penales que motivaron airadas protestas racinguistas. El árbitro expulsó a cinco de sus futbolistas y dio por terminado el juego por inferioridad numérica. El resultado quedó 2-2.

Independiente celebró el primer Torneo Nacional a expensas de Racing en 1967 (4-0), y en 1970 obtuvo el Metropolitano en cancha de clásico rival al imponerse 3-2. De hecho, la década del 70 le fue claramente favorable, a punto tal que en diciembre de 1973 le ganó como visitante por 3-1 y pasó a liderar el historial. Otro clásico recordado se jugó a mediados de 1979: “Perdíamos 2-0, los de Racing me cargaban y me hicieron calentar(enojar)... En 15 minutos di tres asistencias y ganamos 3-2”, rememora Ricardo Bochini, gran ídolo de Independiente.

Los Diablo Rojos volvieron a dar una vuelta olímpica ante Racing en 1983, al ganarle por 2-0 a un equipo que la fecha anterior ya había descendido a Segunda. Sin embargo, tras su regreso a Primera División en 1986, hilvanó un notable invicto de 16 partidos. Uno de los protagonistas de esa racha fue el uruguayo Rubén Paz. “Ya desde mi debut en 1987 me fue bien: perdíamos 1-0 y anoté el empate. No perdí nunca con ellos, les hice goles y anduve bien. ¿Qué más puedo pedir?”, recordaba el ex 10 académico, que en total ganó uno y empató cinco.

Recién en 1994 Independiente volvió a ganarle a Racing (2-0), que a su vez debió esperar hasta 1998 para poner fin a 17 años sin victorias en cancha del Rojo. Pero no le resultó sencillo: si bien se imponía 2-0 en 38 minutos, un “sospechoso” corte de luz provocó la suspensión del juego, que se reinició tres días después. La Academia igual triunfó 3-1.

Actualmente
Si bien Independiente no pierde el clásico desde 2005 (año en el que incluso goleó a Racing 4-0 con dos goles de Sergio Kun Agüero), y peleó el título del último Torneo Clausura, llega al derbi en crisis, en el puesto 17º con apenas seis puntos a 16 del líder Estudiantes. El duelo significará, además, el debut del entrenador Antonio Mohamed. Racing, que peleó el descenso las dos pasadas temporadas, tiene 13 unidades, siete de las cuales cosechó en sus últimos tres partidos. Su favoritismo, sin embargo, es relativo: acumula cinco derrotas y cuatro empates en los últimos nueve clásicos.