La lluvia, el frío y el talento se dieron cita el 12 y 13 de mayo de 2010 en Zúrich en la 72ª edición del Campeonato Juvenil /FIFA Blue Stars. En la final, Boca Juniors se impuso en la tanda de penales al FC Zúrich.

A pesar de sufrir temperaturas impropias de un mes de mayo y una lluvia incesante, en las gradas del Complejo Deportivo Buchlern de Zúrich se respiraba un ambiente de Copa Mundial de la FIFA debido a la presencia de varias vuvuzelas, y de los aficionados que las hicieron sonar. Todo un consuelo para los equipos participantes, que terminaron calados hasta los huesos y ateridos de frío.

La fórmula de la competición es bien sencilla. Hay dos grupos de cinco integrantes cada uno y los dos primeros se enfrentan en la final, los dos segundos por el tercer puesto y así sucesivamente. Este año el plantel de equipos sub-20 en liza era selecto y heterogéneo. Aparte de los cuatro clubes suizos habituales (el FC Blue Stars en calidad de anfitrión, los otros dos conjuntos de la ciudad sede del torneo, el FC Zúrich y el Grasshopper, y el Basilea) se desplazaron hasta el país helvético el Kaizer Chiefs sudafricano, el Celtic de Glasgow escocés, el RCD Mallorca español, el Borussia Dortmund alemán, el Club América mexicano y el Boca Juniors argentino.

Domino de Boca
En la fase de grupos, Boca Juniors dominó su sección sin esforzarse demasiado. Avalados por la presencia de algunos integrantes de la selección argentina sub-20, como el arquero y capitán, Ramiro Martínez, el excelente defensa Jonathan Mazzola o el menudo delantero Joel Acosta, los bonaerenses se impusieron, uno tras otro, al Grasshopper (1-0), al Mallorca (1-0) y al Basilea (2-0), hasta llegar a la final.

En el Grupo B, la cosa estuvo algo más reñida. El Zúrich accedió a la final tras su contundente victoria por 3-1 en el último partido, contra el Borussia de Dortmund. Anteriormente había derrotado al FC Blue Stars (0-2) y empatado contra el Club América (0-0). Cabe destacar que el Zúrich cuenta en sus filas con excelentes jugadores, como Oliver Buff, vigente campeón mundial sub-17.

El Borussia se alzó in extremis con la quinta plaza contra el Grasshopper, merced a un tanto de excelente factura, obra de su delantero Victor Huschka (1-0).

El Club América se vio las caras con el Basilea por una plaza en el podio. Bajo la lluvia, y sobre un terreno de juego como mínimo pesado, a los mexicanos les tocó sufrir de lo lindo. El Basilea desplegó un excelente juego colectivo con Ramon Cecchini, Janick Kamber y Marko Bicvic como protagonistas, pero al internacional sub-19 croata le faltó acierto en la definición. En el mediocampo, el campeón mundial sub-17 Granit Xhaka impuso su propia ley, pero también dejó escapar el tren en varias ocasiones y desperdició numerosos pases decisivos y disparos a puerta. En última instancia, los mexicanos, que se mostraron menos potentes físicamente y acusaron las condiciones del terreno de juego, derrotaron a los suizos en la tanda penal y se adjudicaron el bronce con su guardameta como héroe absoluto del día.

Penales épicos
En cuanto a la final, entre Boca Juniors y el Zúrich, no le faltó interés, pero los goles, al igual que el sol, brillaron por su ausencia. El choque, que constó de dos mitades de 25 minutos cada una (fueron dos mitades de 20 minutos cada una para el resto de los encuentros) arrancó a toda marcha. En el minuto 7, una excelente acción entre Tolga Mertoglu y Maurice Brunner culminó en un disparo de este último que se marchó desviado por poco. Pero las defensas no tardaron en tomar el control del partido, gracias al buen hacer de sus excelentes zagas, a saber: Thoma-Djimsiti-Schiendorfer por el bando suizo, Naredo-Sastre-González  por el argentino.

Sin embargo, en un error de la retaguardia, Marcelo Cañete estuvo a punto de abrir el marcador por medio de una excelente vaselina que Schiendorfer sacó de la misma línea en el minuto 20. Tras el descanso, Rodrigo Kuzko se encontró en su camino con el portero del Zúrich, René Borkovic. Sergio Unrein aprovechó el rechace, pero su intento fue atajado nuevamente sobre la línea de meta (27’). Cañete intentó en solitario desequilibrar la contienda por partida doble (31’ y 48’), pero sin éxito. La tanda de penales fue épica. Ambos dejaron escapar hasta dos veces la ocasión de sentenciar el encuentro, pero finalmente hubo que realizar seis tentativas.

Con esta victoria, Boca se metió en el bolsillo su segundo título del Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars, tras conquistar el primero en 2002. De este modo, los argentinos demostraron que poseen una fuente inagotable de jóvenes talentos. Pero los suizos, mexicanos, alemanes, españoles, escoceses y sudafricanos también dejaron bien claro que no se quedan atrás.

Clasificación final: 

1-     Boca Juniors
2-     FC Zúrich
3-     Club América
4-     FC Basilea
5-     Borussia de Dortmund
6-     Grasshopper de Zúrich
7-     RCD Mallorca
8-     Celtic de Glasgow
9-     Kaizer Chiefs
10-   FC Blue Stars 

Balón de oro:
Oliver Buff (FC Zúrich)

Mejor guardameta:
Ramiro Martínez  (Boca Juniors) 

Premio Fair-Play:
Kaizer Chiefs