Colombia es un país tan aficionado por el fútbol que uno de sus mayores debates internos gira alrededor del balón, y tiene que ver con la cantidad de rivalidades que se ufanan de constituir el clásico más importante del país. De lo que nadie duda es que el derbi de Medellín es uno de ellos…

Segunda ciudad en importancia por población y movimiento económico detrás de Bogotá, Medellín es la capital de Antioquia, una región predominantemente montañosa ubicada al noroeste del país, donde la mayoría de su población es conocida como paisas, una abreviatura de paisanos o gente de lugar. He ahí las dos razones por las cuales el enfrentamiento entre Atlético Nacional de Medellín y Deportivo Independiente Medellín es conocido, desde sus inicios, como el Clásico Paisa o el Clásico de la Montaña.

De cara a una nueva edición de este duelo que acaba de cumplir 63 años, FIFA.com hace un repaso de su historia.

Los orígenes
El DIM es el club profesional más antiguo de Colombia. Su fundación se produjo el 15 de abril de 1913 bajo el nombre de Medellín Football Club, apenas tres años después de que obreros ingleses del ferrocarril introdujeron el primer balón. De ahí que unos de sus apodos sea el Decano, aunque por su camiseta colorada también se lo conoce como el Rojo de la Montaña o el Rey de Corazones.

Sin embargo, ya era Independiente Medellín el 30 de abril de 1947, fecha del nacimiento de Atlético Municipal. De hecho, esta era la denominación oficial de los Verdolagas, sobrenombre originado en el verde de su casaca, cuando el 30 de septiembre de 1948 se vieron las caras por primera vez en el marco del primer torneo profesional de Colombia. Ese día, el DIM no dejó dudas de su superioridad, imponiéndose por un contundente 3-0.

Algunas cifras
Aquella goleada marcó la tónica de los primeros años, durante los cuales Independiente dominó las estadísticas a pesar de no jugar los torneos de 1952 y 1953 por una crisis económica. La tendencia comenzó a cambiar hacia fines de esa década, y hoy muestra una clara superioridad de El Verde, que sobre 266 clásicos válidos por el campeonato de primera acumula 109 victorias (355 goles a favor) contra 74 de su “rival de patio” (306).

Pero hay más datos objetivos que inflan el pecho de los simpatizantes verdolagas: Nacional no sólo ostenta 11 títulos nacionales contra cinco del DIM, sino que además ha logrado cinco trofeos internacionales contra ninguno de su oponente. Es más importante de todos es la Copa Libertadores de 1989, la primera levantada por un equipo colombiano, y primer eslabón en la cadena de coronas que le valieron el apodo de Rey de Copas.

Además, cuenta con el máximo anotador del derbi, el inolvidable Víctor Hugo Aristizábal con 19 dianas, siete de ellas en partidos consecutivos. “Hacerles goles a Independiente se comparaba con ganar un título”, decía el delantero al momento de su retiro en 2008.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
El primer enfrentamiento con gusto a final sucedió en 1954, durante aquella era conocida como el Dorado por la cantidad de figuras extranjeras que había en Colombia. Con un gol de Humberto Turrón Álvarez, uno de los mejores futbolistas colombianos de todos los tiempos, Atlético Nacional venció 1-0 al DIM en la última fecha y dio la vuelta olímpica frente a su clásico rival, que con un par de partidos atrasados debía ganar para mantener sus opciones de salir campeón.

Independiente tuvo una suerte de revancha en la temporada siguiente, ya que, de la mano del exquisito argentino José María Charro Moreno, obtuvo dos de los tres derbis de camino a su primera corona superando al final por cinco puntos a Atlético Nacional, que terminó segundo.

Tras ser campeón en 1957, el DIM no presentó equipo en 1958, y en su regreso a la máxima categoría en la temporada siguiente, Atlético Nacional le propinó su peor derrota en el cásico, un 7-2 en julio de 1959. La victoria más abultada del Verde, no obstante, sigue siendo aquel 6-0 que le endosó al Decano en noviembre de 1976, año de su tercer título nacional. El Rojo de la Montaña debió esperar hasta 1979 para devolverle la gentileza, un 5-1 no repetido a su favor hasta este 2011.

La década del ’90 marcaría dos hitos inolvidables del derbi para Nacional. En 1994, por la última fecha del cuadrangular final, un gol agónico de Juan Pablo Ángel le permitió al Verdolaga enrostrarle una nueva coronación al DIM, la única del arquero René Higuita con la casaca verde. En 1999, en cambio, Atlético e Independiente definieron el Torneo Clausura y su consiguiente pasaje a la Gran Final, que terminaría ganando Atlético. Esta vez el héroe fue Wilmer Ortegón, quien anotó el único tanto en el encuentro de vuelta.

En el decenio siguiente, no obstante, Independiente tuvo su doble venganza. Primero, porque en 2004 por fin pudo darle una vuelta en la cara Nacional, al ganarle por un global de 2-1 la final del Torneo Apertura, gracias a los goles de Jorge Serna y Rafael Castillo en el primer partido. Y segundo, al clasificarse para la Gran Final del campeonato de 2008 a costa del Verde, tras un 0-0 en la anteúltima jornada del cuadrangular semifinal.

Algunos otros clásicos recordados de esa década sucedieron en 2002, cuando sin público empataron 1-1, y en 2005, el día que Mauricio Mao Molina anotó uno de los dos únicos goles olímpicos en la historia del derbi. “Ese es, junto al tanto del título al Pasto en 2002, uno de los momentos más lindos de mi carrea en Independiente por lo que significó para la afición”, decía el ahora futbolista del FC Seúl. El otro lo anotó Uriel Cadavid, también para el DIM, en 1967.

Actualmente
Si bien obtuvo su estrella número 11 en el último Torneo Apertura, Atlético Nacional vio cortada su racha de cuatro triunfos consecutivos sobre Independiente en junio, cuando Independiente lo goleó por 5-1 en un partido por la Copa Colombia, un resultado que no se daba para el Rojo de la Montaña desde 1979. En la previa a este nuevo duelo, ambos conjuntos llegan con buen estado anímico: Independiente salvó un punto in extremis ante el Pereira (2-2), suma 11 puntos y podría alcanzar la punta si consigue un triunfo en un encuentro que aún tiene pendiente. Nacional, por su parte, se impuso 2-1 al Once Caldas y se mantiene a dos unidades de los líderes: Junior, Quindío y Huila. Sin dudas, un aperitivo ideal antes del plato fuerte que implica enfrentar al mejor enemigo este fin de semana.