Clásicos

Historia de dos ciudades

(FIFA.com)
Steven Gerrard of Liverpool tackles Nani of Manchester United
© Getty Images

En 1959, Tom Williams, presidente del Liverpool, se puso en contacto con Bill Shankly, entrenador del Huddersfield Town, para que considerara tomar las riendas de su club, por entonces en la segunda división. Williams preguntó: “¿Le gustaría entrenar al mejor equipo del país?”. Shankly respondió: “¿Cómo? ¿Se marcha Matt Busby del Manchester United?”.

La respuesta de Shankly, por muy en broma que fuera, refleja el hecho de que, si bien el Liverpool y el Manchester United se fundaron en el siglo XIX, la rivalidad entre ambos se intensificó realmente después del nombramiento de Shankly y del consecuente ascenso de los Reds a primera división. En 1959, estos dos clubes habían ganado un total de diez ligas entre ambos. Shankly sacó al Liverpool de las catacumbas de la segunda división en 1962 y, en el plazo de dos años, el equipo conquistó el título de la máxima categoría. El Manchester United de Busby respondió al desafío desde el otro extremo de East Lancashire Road y recuperó el trofeo la temporada siguiente.

O dicho de otra forma, el Liverpool y el Manchester United son dos de los clubes más laureados y colosales del mundo, y ambos luchan por el título de “grande de Inglaterra”. El Liverpool ejerció un dominio hegemónico en el fútbol inglés durante las décadas de 1970 y 1980. El Manchester United tomó el relevo en los dos decenios posteriores. Mientras los seguidores del Liverpool apelan a sus cinco Copas de Europa, los del Manchester United celebran el hecho de que, durante 'la era' de Sir Alex Ferguson superaron al Liverpool en cantidad de campeonatos de liga ganados**.

*Los orígenes *Parece demasiado simplista sugerir que la rivalidad comenzó con los éxitos futbolísticos de la posguerra. Se trata en realidad de una historia de dos ciudades alejadas tan sólo por 30 kilómetros, pero separadas por inmensas diferencias. Como indica Lee Sharpe, ex jugador del Manchester United y de la selección inglesa: "No estamos hablando sólo de dos clubes, sino de dos ciudades, de dos historias increíbles, de dos entidades que están convencidas de ser las mejores del mundo. O sea, que hay mucho ego en juego".

La competencia comenzó en el siglo XVIII con la pugna entre ambas ciudades por la supremacía en el comercio del algodón. Liverpool, con la construcción de la primera dársena del país, se había convertido en uno de los principales puertos del mundo. Las fábricas de tejidos e hilaturas de Manchester en plena Revolución Industrial copaban el negocio del algodón y convertían la ciudad en un centro de la industria y las manufacturas.

Manchester era la gran urbe de la producción, pero los materiales tenían que llegar de Liverpool. El puerto de Liverpool estableció aranceles muy elevados a la importación de materias primas destinadas a las fábricas de Manchester, por lo que ésta decidió tomar cartas en el asunto. La ciudad optó sencillamente por no tener que depender de Liverpool y, tras la construcción del Canal Fluvial de Manchester, pudo transportar las mercancías directamente de Salford y eludir así las tasas de importación. Cuando se inauguró el canal en 1894, también quedó oficialmente inaugurada la rivalidad entre las dos ciudades.

*Leyendas, anécdotas y frases del pasado *El 12 de octubre de 1895, un año después de que se abriera el Canal Fluvial de Manchester, el Liverpool y el Newton Heath (anterior denominación del Manchester United) se vieron las caras en Anfield por primera vez. El Liverpool ganó el encuentro por 7-1, el margen de victoria más abultado que se haya anotado cualquiera de los dos contrincantes en la historia de esta mítica rivalidad.

En 1977, se enfrentaron por primera vez en una final de Copa. El Liverpool de Bob Paisley y el Manchester United de Tommy Docherty se cruzaron en la Copa de la FA, la competición copera de Inglaterra, en Wembley. En aquella ocasión, el Manchester venció por 2-1 gracias a los goles de Stuart Pearson y Jimmy Greenhoff; y entre las dos dianas, Jimmy Case marcó el gol de la honra. Liverpool y Manchester United volvieron a encontrarse en la final de la Copa de Inglaterra de 1996, donde Eric Cantona decantó el choque del lado de los Diablos Rojos. El Liverpool, por su parte, se adjudicó las dos finales de la Copa de la Liga que enfrentaron a los dos equipos en 1983 y 2003.

En marzo de 2009, se batieron en Old Trafford en la Premier League, y esta vez por el título. El United cobró ventaja gracias a un penal que transformó Cristiano Ronaldo, pero Fernando Torres igualó para el Liverpool y Steven Gerrard, de un tiro libre, puso por delante a los Rojos antes del descanso. En los últimos minutos, Fabio Aurelio y Andrea Dossena condenaron a Alex Ferguson a la derrota más abultada en Old Trafford de su mandato (1-4). Pero el Manchester United no había dicho la última palabra y, al final, ganó el campeonato de liga por tercera temporada consecutiva.

*Actualmente *Con los éxitos, las relaciones de ambos clubes han ido deteriorándose en los últimos 50 años, un hecho más lamentable si cabe dado el enorme respeto que Busby y Shankly se profesaban. Shankly describió a Busby como “el entrenador más grande que haya existido jamás”, y a Busby le apenó tanto la muerte de Shankly en 1981 que se negó a ponerse al teléfono para hablar con los periodistas que deseaban conocer su reacción ante la noticia.

De hecho, el último traspaso directo entre los dos clubes se produjo en la época de Busby y Shankly. Phil Chisnall, quien abandonó Old Trafford por Anfield en 1964, recuerda: “Nadie dijo absolutamente nada del traspaso. Además, recibí una buena acogida cuando regresé al campo del United con el Liverpool".

Una situación radicalmente diferente se produjo en 2007, el día en el que Gabriel Heinze anunció su posible fichaje por el Liverpool, y el Manchester no permitió que se fuera a las filas del máximo rival. Después de que Heinze confesara públicamente que deseaba marcharse al Liverpool, ambas entidades pusieron a trabajar a sus abogados. El jugador acabó en el Real Madrid.

En los últimos años también han surgido problemas sobre el terreno de juego, así como en las gradas. En 2006, la FA impuso una multa a Gary Neville por haber recorrido 70 metros del terreno de juego para celebrar una victoria del United ante los seguidores del Liverpool. En 2011, Luis Suárez sufrió una sanción de ocho partidos por los insultos racistas proferidos contra Patrice Evra en un partido entre ambos equipos disputado en Anfield en octubre.

Puede que los éxitos de los que disfrutó el Manchester United desde la llegada de Alex Ferguson al banquillo en 1986 exacerbasen el antagonismo. En una ocasión, el míster escocés afirmó que el “auténtico gran desafío era bajarle los humos al Liverpool”, una frase tajante que agrandó el distanciamiento de las dos entidades.

“Para mí, un partido contra el Liverpool siempre será un derbi”, añadió Ferguson. “Y esa idea la respalda la historia. Cuando llegué aquí, el Liverpool era el rey del mambo en Inglaterra. Había ganado cuatro Copas de Europa y varios títulos de liga. Me propuse el objetivo de hacer un buen trabajo contra él y tratar de cambiar la situación a nuestro favor. Pero cuesta mucho ir contra la historia”.

Pese a todo, los partidos entre el Liverpool y el Manchester United simbolizan la esencia misma del fútbol: orgullo, pasión y el deseo de triunfar. Dos leyendas de ambos clubes, Jamie Carragher y Ryan Giggs, expresaron a la perfección el convencimiento de que la intensa rivalidad no tiene por qué minar el mutuo aprecio.

"Siempre los he respetado”, aseguró Carragher. “Pertenecen a un gran club, como nosotros, y ellos también deberían respetarnos. No son desdeñosos ni creídos. En el Manchester United no hay ni un solo jugador del que puedas decir: ‘¡dios mío, qué odio le tengo!’”

Giggs replicó: "Creo que siempre hemos mostrado el respeto debido al Liverpool, a su historia y a su gran equipo. Pero también es cierto que me da más placer derrotar al Liverpool que a ningún otro club".

Notas recomendadas

Hombres de Palabra

Hombres de palabra: Alex Ferguson

08 may. 2013