No hace falta ser una institución centenaria para dejar huella en el fútbol. Una prueba de esto es el Club Bolívar, que en apenas 87 años de vida supo imponer una manera de jugar que le valió el apodo de Academia. He ahí, quizás, el porqué han vestido su camiseta varios de los más notables futbolistas bolivianos, convirtiendo al Celeste en el equipo más popular y laureado del país. FIFA.com repasa su historia. 

Nacimiento del club
Cuando aquel grupo de amigos de clase media de La Paz tomó la decisión de fundar un club de fútbol, allá por 1925, tenían en claro una cosa: su nombre debía ser en castellano. De esta manera esquivarían la moda de la época, que consistía en denominar a las instituciones nacientes en inglés.

Al celebrarse el centenario del país, la iniciativa de llamarlo “Bolívar”, en honor a Simón Bolívar, Libertador de la Patria y primer presidente de la República, fue rápidamente aceptada. Como también deseaban expresar la comunión entre el deporte y la cultura, la primera propuesta concreta resultó “Atlético Bolívar-Literario Musical”.

Sin embargo, para fines prácticos decidieron acortar su denominación. Así, el 12 de abril de 1925 vio la luz el Club Atlético Bolívar. Aquel mismo ideal motivó la adopción de un color impensado para ese entonces, el celeste, que tomado del cielo lo distingue con orgullo hasta hoy.

Mitos y realidades de una pasión
Bolívar recién se afilió a la Asociación de Fútbol de La Paz en 1927, pero esa misma temporada fue subcampeón. De hecho, la Academia comenzó a forjar su mito de equipo grande durante el amateurismo, cosechando a nivel regional seis campeonatos y cinco subcampeonatos entre 1932 y 1949.

Para cuando llegó el semi-profesionalismo, ya brillaba en el club el inolvidable Víctor Ugarte, considerado uno de los más brillantes jugadores bolivianos de todos los tiempos. De la mano de El Maestro, Bolívar ganó tres campeonatos en la década del ’50, el último en 1956. Pero ese año resultó inolvidable por una serie de amistosos internacionales que provocaron asombro en Sudamérica. El cenit fue el histórico 7-2 que le propinó en La Paz a un River Plate que sería tricampeón argentino en 1957. Ese día Ugarte anotó tres goles.

Si bien 1964 marcó su hora más triste con el descenso a la segunda división paceña, el Operativo Retorno dio inicio de una fructífera etapa de la Academia, coronándola en 1966 con la obtención de la Copa Simón Bolívar, que en ese momento oficiaba de campeonato nacional. Durante estos años creció el encono con The Strongest, el otro club referente de La Paz. La rivalidad excedió los límites capitalinos tras la creación de la Liga de Fútbol Profesional en 1977, transformándose así en el Superclásico del país (ver Un derbi de ocho décadas)

Debido a las ideas precursoras de Mario Mercado, el presidente más influyente en la historia del club, Bolívar fue uno de los principales impulsores del nuevo torneo nacional, que ganó en 1978. De la mano de históricos como Carlos Aragonés, primero, y Carlos Borja, después, obtuvo otros cuatro títulos en los años ’80, con equipos donde también brillaron Erwin Romero, el argentino Carlos López y el canterano Vladimir Soria, uno de los máximos ídolos ya que jamás jugó en otro club. “Después de ponerme esa camiseta, ¿cómo podía vestir otra?”, dijo alguna vez ya retirado.

Fueron ellos los que transformaron al Bolívar en un equipo copero, clasificándolo en esa década cinco veces a la Copa Libertadores. De hecho, estuvo 24 partidos sin perder como local entre 1983 y 1994, aunque su mejor actuación histórica sucedió en 1986, cuando alcanzó las semifinales. Allí se topó con Olimpia y con aquel América de Cali que disputó tres finales consecutivas.

La Academia extendió su fama en los ’90, ya que gracias a su predominio a nivel local disputó siete veces la Copa en esos años. Sin embargo, jamás superó los cuartos de final. Durante este tiempo brillaron en el club estrellas de la talla de Milton Melgar, Marco Antonio Sandy, Marco Etcheverry y Julio Valdivieso, todos ellos mundialistas en 1994 y miembros de la generación dorada del fútbol boliviano.  

En la actualidad
Sandy fue el encargado de transmitir la estirpe ganadora a la siguiente camada, que integraron entre otros Óscar Sánchez y Límberg Gutiérrez. Incluso, Bolívar arañó la gloria internacional en 2004 con Soria como técnico, pero Boca Juniors lo venció en la final de la Copa Sudamericana. Su transformación en Sociedad Anónima en 2008 no le restó popularidad, que según sondeos varios ronda el 35%. Con el título de 2011 llegó a 17 desde 1977, casi el doble que su perseguidor The Strongest (9).

2012 ha sido un año agridulce para Bolívar: si bien fue el primer cuadro boliviano en alcanzar los octavos de final de la Libertadores desde su propia aparición en cuartos en 2000, el 0-8 con Santos en el partido de vuelta marcó su eliminación con una de las máximas goleadas de la competición. Aún así, ningún otro equipo del país ha asistido 28 veces a la Copa ni aparece entre los 10 primeros de su tabla histórica. 

El estadio
El estadio "Libertador Simón Bolívar” fue fundado en 1976 con una capacidad inicial de 30.000 espectadores, aunque en la actualidad, debido a cuestiones estructurales, apenas alberga 15.000. Por eso que la Academia hace de local en el "Hernando Siles" de La Paz, el más amplio del país. Inaugurado en 1931, el recinto tiene un aforo 42.000 personas, y ha sido sede de tres Copas América, numerosos encuentros de las eliminatorias para la Copa Mundial de la FIFA y distintos espectáculos artísticos.