La II Conferencia Internacional sobre el Joven Futbolista Africano se celebrará en Camerún los días 27 y 28 de octubre. A iniciativa de la asociación Culture Foot Solidaire, se centrará en la protección de los futbolistas menores de edad, sobre todo los africanos.

Para Jean-Claude Mbvoumin, el sueño de cualquier niño del continente negro se hizo realidad: convertirse en futbolista profesional. Antes de lograr su objetivo, el ex internacional camerunés vivió todo tipo de emociones, desde las más alegres a golpes duros. Después de colgar las botas, utilizó su experiencia para crear una Organización No Gubernamental respaldada por la FIFA, Culture Foot Solidaire, que se dedica a la protección de los jóvenes futbolistas africanos, de forma preventiva en el mejor de los casos, o acudiendo directamente en su ayuda.

Su lucha comenzó a los 20 años, al llegar a Francia. "Con la perspectiva que da el tiempo, me hubiera gustado que me asesoraran mejor. Cuando descubres un país, cuando te lesionas, cuando estás en el límite, te encuentras muy solo, porque te hallas lejos de tu familia, abandonado a tu suerte. Algunos no cuentan con la formación necesaria superar estos obstáculos".

Roger Milla, embajador itinerante de la ONG
El proyecto cobró impulso en 2000. "Pasé por la embajada de Camerún, y vi a jóvenes que no tenían documentos, abandonados, porque habían tratado con un agente falso. Me di cuenta de que tenía que hacer algo". Inmediatamente se tomaron medidas para sacar adelante la iniciativa de Mbvoumin. El primero en ayudar fue Roger Milla, actualmente embajador itinerante y Presidente de Honor de la II Conferencia sobre el Joven Futbolista Africano. "Cuando los responsables de la asociación Culture Foot Solidaire vinieron a pedirme que colaborase, no lo dudé ni un instante. Como ex futbolista del continente, debía aportar mi humilde contribución para mejorar el destino de estos jóvenes, a quienes a menudo se pasea por todos los rincones del planeta. Sentía la responsabilidad de hacerlo. También era una forma de devolverle al fútbol lo que me había dado".

Ya han transcurrido ocho años, y la asociación se ha ocupado de numerosos casos, con problemas diferentes cada vez. "Descubrimos continuamente nuevos problemas. El principal peligro es que el futbolista joven sea considerado un objeto. El éxito de jugadores como Samuel Eto'o o Didier Drogba conduce a una multiplicación de la formación de los niños únicamente con ánimo de lucro". Por eso Culture Foot Solidaire propone un auténtico proyecto centrado en el ámbito deportivo y, fundamentalmente, en el social. Es una iniciativa apoyada por Aimé Jacquet, padrino de la ONG, quien considera que "hoy en día los jugadores corren cada vez más riesgos, a veces en detrimento de su seguridad y de su escolaridad. El objetivo de Culture Foot Solidaire, que es prevenir este tipo de derivas, merece ser apoyado".

El aspecto social antes que el deportivo
Para Mbvoumin, "es necesario invertir la tendencia, porque la formación no puede tener como único objetivo hacer ganar dinero. Resulta imperativo instaurar un código regulador al que deban someterse los clubes, porque ellos también están desamparados". El futuro pasa por proyectos sociales, como la Casa del Joven Futbolista, un centro de recursos destinado a las estructuras de formación, a los jóvenes, a los educadores, a los dirigentes del fútbol y a las familias, que se está ensayando en estos momentos en Camerún. Los jóvenes deben ser conscientes de que el porcentaje de posibilidades de convertirse en profesional es reducido. "Hay que permitirles tener un proyecto realista, para que puedan disponer de una puerta de salida con un diploma", estima Mbvoumin. Si el proyecto social no se sitúa antes que el deportivo, su futuro podría estar comprometido.

Culture Foot Solidaire también ha propiciado la Conferencia Internacional sobre el Joven Futbolista Africano. Después de organizarse en Europa hace dos años, esta segunda edición se desarrollará el 27 y el 28 de octubre en Camerún. Durante dos días, eminentes especialistas del fútbol y de numerosas instituciones debatirán sobre el tema "Fútbol, migraciones y protección de los menores". Juntos tratarán de encontrar soluciones, y sobre todo de "introducirse en un enfoque de protección del joven futbolista africano. La meta principal consistirá en la adopción de medidas concretas para proteger a los jóvenes futbolistas africanos, así como una ‘Carta del Fútbol Solidario' contra el tráfico de niños y su explotación".