El británico Lord Ouseley visitó la sede de la FIFA el lunes 23 de enero y se reunió con el Presidente de la FIFA, Joseph Blatter, para hablar de la incesante lucha del fútbol contra toda forma de discriminación.

Lord Ouseley es el presidente de Kick It Out, un organismo radicado en el Reino Unido que opera en los sectores futbolístico, educativo y comunitario con los objetivos de combatir la discriminación, alentar prácticas inclusivas y promover mejoras. Kick It Out desempeña un papel preponderante en la red FARE (siglas en inglés de Fútbol Contra el Racismo en Europa), ha sido citado por la FIFA como un ejemplo de buenas prácticas, y se define como una campaña en pro de la igualdad y la inclusión en el fútbol.

A lo largo de 2011, FIFA.com publicó una serie de entrevistas con personalidades como Steffi Jones, leyenda del fútbol femenino, Anthony Baffoe, ex defensa internacional de Ghana, y Ali Al Habsi, guardameta de Omán, en torno a las diversas formas de discriminación que perviven en el deporte rey y a cómo erradicarlas. La visita de Lord Ouseley a la sede de la FIFA es una buena manera de reanudar esta serie en 2012.

Lord Ouseley, háblenos, si es tan amable, de su visita a la sede de la FIFA.
Hemos tenido una reunión con el Presidente de la FIFA y, como resultado, tenemos la garantía de su compromiso en la lucha contra el racismo y otras formas de discriminación. El compromiso de la FIFA está bien establecido y documentado. El reglamento de la FIFA es explícito en lo referente al modo de enfrentarse a la discriminación, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego.

Más de 300 millones de personas en todo el mundo están directamente vinculadas al fútbol y supone una labor enorme tratar de superar las diversas dificultades que existen en cada uno de los distintos países. Hay muchísimo trabajo por hacer, pero existe la disposición de asumir los desafíos. Eso es lo más importante. Es algo más que mero formulismo. Lo que tenemos que hacer es ver cómo podemos trabajar todos juntos para seguir avanzando. Ése ha sido el lema de la visita de hoy. Hay margen para construir sobre los fundamentos positivos que ya están ahí. Y podemos seguir aprendiendo y compartiendo experiencias, informaciones y conocimientos técnicos.

¿Cómo definiría usted la discriminación?
La discriminación consiste simple y llanamente en tratar a una persona menos equitativamente que a otra sin ninguna razón justificable. Hay situaciones en las que la discriminación es muy razonable, como por ejemplo cuando se ofrecen más facilidades a personas que están discapacitadas, porque de esa manera se les permite obtener un cierto grado de tratamiento justo que de otra manera no alcanzarían.

¿Hay casos en los que la discriminación positiva es buena?
Dar ventajas a ciertas personas es negar a otras un tratamiento justo. Si eso es lo que implica la discriminación positiva, entonces no estoy a favor de ella. De lo que se trata es de quitar las barreras que impiden que las personas sean tratadas equitativamente.

¿Por qué hay discriminación en el fútbol?
Creo que la discriminación en el fútbol está relacionada con las actitudes que algunos tienen hacia los otros. En primer lugar, hay discriminación basada en la raza y el color de la piel. Hay gente que abriga una intolerancia irracional, odio y prejuicios que les hacen comportarse como lo hacen. Ésa es la manera más básica y obvia en la que se produce la discriminación. En el fútbol ocurre de la misma manera que se manifiesta en la sociedad: contra mujeres, contra discapacitados, contra personas diferentes en cuanto a cualquier característica imaginable. Aquellos que se encuentran en posición ventajosa y son influyentes y poderosos son quienes más tendencia tienen a discriminar, porque son quienes con más probabilidad se pueden salir con la suya. Pueden hacerlo de maneras muy sutiles; pueden hacerlo incluso dentro de los límites marcados por las normas y los procedimientos habituales.

¿Cómo puede la FIFA ayudar a combatir la discriminación?
La FIFA posee numerosos programas que han sido diseñados para paliar las desigualdades, combatir la discriminación y llamar la atención sobre las injusticias allá donde existen. Puede apoyar a aquellas personas que estén actuando contra la discriminación y la exclusión en los distintos países. También puede tomar medidas a través de procedimientos disciplinarios. Creo que uno de los elementos más importantes de la labor de la FIFA consiste en animar a los desfavorecidos a emprender acciones por su cuenta ofreciéndoles su apoyo.

En lo que respecta a su reglamento, la FIFA está preparada para adoptar medidas contra aquellas asociaciones nacionales que no cumplen sus normas o las infringen. También está en posición de garantizar que, mediante la formación y la capacitación, los comisarios y los árbitros de los partidos estén adecuadamente preparados para ejecutar sus deberes y responsabilidades de manera que salvaguarden el tratamiento justo y la no discriminación y promuevan los valores de la FIFA, incluyendo el respeto y el juego limpio para todos.

Así que la FIFA desempeña un papel esencial en la concienciación de la gente y en la promoción de los mejores valores que el fútbol puede aportar al mundo deportivo y a la sociedad en general, tanto en el ámbito local como en el global. Asimismo posee la facultad de influir en el desarrollo del fútbol base en todo el planeta, lo que permite a la gente contribuir y hacer progresos superando toda clase de obstáculos.

¿Por qué el fútbol es tan importante en la lucha contra la discriminación?
El fútbol es un medio muy propicio para esa lucha por la gran cantidad de gente que juega a este deporte en todo el mundo. Es un juego sencillo, y quienes no pueden practicarlo en un marco organizado lo hacen informalmente. Ése es el valor del fútbol: la competición, la participación, el compromiso, la diversión. Ahora bien, el prejuicio, la intolerancia, el odio y la ignorancia, que no son producto del fútbol, forman parte de todos nosotros en cierto grado, y existe el peligro de que infecten este deporte.

El fútbol tiene mucho que decir en el combate contra la discriminación porque llega a la gente. Hace que las personas se reúnan e interactúen. De ahí que el fútbol tenga una gran función que desempeñar en el plan de inclusión y cohesión social. No puede resolver todos los problemas, pero puede ejercer una tremenda influencia sobre la vida de las personas.

¿Existe el peligro de caer en la autocomplacencia?
Creo que hay que renovar constantemente los mensajes. Kick It Out y otras campañas siempre están a la búsqueda de nuevas tareas por hacer, de otras que deberían hacerse de manera diferente, o de nuevos problemas que estén surgiendo. Cuando llegas a un punto en el que no ves más que los avances realizados, el proceso que te ha conducido hasta ahí puede que ya no sea el más apropiado.

Sin embargo, tampoco hay que exagerar. En Inglaterra hemos presenciado varios casos recientes de alto relieve que han ocurrido casi al mismo tiempo. Por ello y por la preocupación general que existe al respecto, algunos han afirmado que hay un problema real. Pero creo que es exagerado decir eso. Los problemas que vemos ahora siempre han estado ahí, y no son tan gordos como lo eran hace unos años.

Nunca debemos dejar que lo negativo prevalezca sobre lo positivo, porque la situación de hecho ha mejorado, y hay mucha gente que está haciendo las cosas bien en la incesante batalla contra la discriminación.