The Best FIFA Football Awards™

The Best FIFA Football Awards™

Lunes 23 de septiembre de 2019, Milán

The Best 2018

El año inolvidable de Emma Hayes

Karen Carney and Chelsea manager, Emma Hayes celebrate with the trophy
© Getty Images
  • Otra vez está nominada al The Best a la entrenadora del año
  • Con el hizo Chelsea doblete en Inglaterra y semis de Champions
  • ¡Consiguió todos esos logros estando embarazada!

“En mi opinión, yo no he trabajado ni un solo día en toda mi vida. Cada mañana me levanto y me voy a hacer lo que más me gusta. Es mi pasión diaria y mi alegría. Por eso me parece disparatado que me nominen por dedicarme a lo que más adoro”.

El amor visceral que Emma Hayes siente por el fútbol sigue sorprendiendo incluso a aquellos que mejor conocen la intensidad de su compromiso profesional.

Quienes vieron la final de la Copa Femenina de la FA pudieron percibir claramente su enorme entrega. Una embarazadísima Hayes, a dos semanas de dar a luz, celebró con sus jugadoras sobre el terreno de juego el primer triunfo del famoso doblete del Chelsea.

“La verdad es que no sabía que, oportunamente, iba a dar a luz cuando terminara la temporada”, ha declarado a FIFA.com Emma Hayes, dos veces nominada para el Premio The Best al entrenador de la FIFA en fútbol femenino, sobre cómo compaginaba las molestias del embarazo con la planificación de una temporada cargada de trofeos. 

“Como les diría cualquier madre, nunca se sabe realmente qué puede pasar”.

Dada la posibilidad de que se pusiera de parto en cualquier momento, no le quedó más remedio que perderse el triunfo de su equipo en la Súper Liga femenina, ganada con racha de imbatibilidad incluida, pocos días después de alcanzar la gloria en la Copa de la FA. 

Sin embargo, la baja de maternidad le duró unas cuantas horas, pues no había abandonado todavía la cama del hospital cuando ya estaba fichando a una jugadora para la próxima temporada.

“El mercado de traspasos no tiene ninguna culpa de que yo estuviera embarazada o dando a luz en aquellos momentos. Debía asegurarme de que todo quedara bien atado. Lo que no puede pasar es que te encuentres a mitad de temporada y tengas que lamentar no haber respondido a aquella llamada telefónica. Así es la vida de una entrenadora de fútbol”.

Momentos cruciales

  • La victoria sobre el Bayern

“Pensé que estábamos viviendo un momento impresionante y único para el club, porque habíamos derrotado a uno de los mejores equipos de Alemania [en dieciseisavos de final de la Liga de Campeones]. Fue un partido muy complicado”.

  • La eliminación del City

“Eliminamos al Manchester City de la Copa de la FA. Pensaba que estábamos muy lejos este año, pero superamos el obstáculo con la victoria sobre el City. Fue un momento crucial y decisivo que lo cambió todo”.

Por entre los retos y los éxitos sobre el terreno de juego, mientras guiaba a las Blues hasta las semifinales de la Liga de Campeones Femenina de la UEFA, Hayes entabló una batalla particular contra el dolor y el duelo. 

La entrenadora tuvo gemelos, Harry y Albie, pero solo Harry sobrevivió. En plena etapa decisiva de la temporada, Hayes decidió ocultar la muerte de Albie a su equipo. 

Según admite la propia Hayes, nunca superará del todo la pérdida de su hijo, pero por otro lado sabe que es una bendición tener a Harry en su vida.

Además, el bebé ya ha empezado su formación futbolística acompañando a su madre en los viajes de pretemporada del Chelsea a Montpellier y Barcelona. 

“Harry ya ha estado en dos países en las primeras semanas de vida”, comenta una radiante Hayes. “Espero que siga así y se convierta en todo un viajero”.

Poco puede imaginar Harry que su madre ha alcanzado un éxito muy especial. Hayes ha entrado en la lista de los diez mejores entrenadores de fútbol femenino por segundo año consecutivo, y no recurre a los tópicos ni a la falsa modestia para referirse al gran honor que supone que la hayan nombrado sus compañeros de profesión.

“Cuando repaso la lista de entrenadores siento algo muy especial al verme entre la élite”, revela con indisimulado orgullo. “No procedo de un entorno privilegiado y, por lo tanto, no puedo decir que alcanzar la cima en mi carrera me sorprenda demasiado, porque siempre he presentido que iba a llegar a lo más alto"

"Al contrario, me recuerda que en la vida puedes conseguir lo que te propongas si lo deseas intensamente. Esto es lo que realmente opino de la nominación”.

La entrenadora vio truncadas sus aspiraciones como jugadora por culpa de una lesión, pero a sus 41 años lleva en los banquillos la mitad de su vida y ha ocupado todas las funciones técnicas posibles a lo largo de su trayectoria. 

“He sufrido reveses. Mi carrera no ha seguido una línea recta y despejada hacia la cumbre”, reflexiona. “He pasado decepciones, ha fracasado muchas veces, he cometido millones de fallos”.

“No me ha saltado ni un solo paso en toda la carrera de entrenadora. Es un camino que debes recorrer entero si quieres llegar a ser la mejor”.

Notas recomendadas