• Deyna es finalista al The Best a la Jugadora de la FIFA y el Puskás
  • La venezolana juega en el Florida State Seminoles
  • Su compañera y amiga Gloriana Villalobos nos habla de ella

“Desde que vine aquí en enero nos hemos llevado súper bien”. En realidad, la primera vez que Gloriana Villalobos y Deyna Castellanos se vieron las caras fue en 2014. Tenían apenas 14 años y fueron dos de las sensaciones de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA que se celebró en Costa Rica.

Pero desde hace unos meses, la venezolana y la costarricense comparten equipo, piso, estudios universitarios en Florida y bromas en redes sociales. Se han vuelto inseparables.

Por eso, quién mejor que Gloriana para hablarnos de cómo es la joven finalista –por partida doble- a los The Best y cómo lleva la locura que la envuelve desde que se hicieran públicas las nominaciones.

“A veces sí la bromeo cuando está muy pegada al teléfono viendo los mensajes que le pone la gente en Face, los tuits… y le digo ‘cómo has cambiado, Deyna’. Y se enoja toda (risas)”.

Deyna The Best
“Tiene 18 años y un futuro por delante increíble. Tiene, más que todo, una gran personalidad. Sabe ser la mejor en la cancha y trata de ser la mejor afuera también. Admiro mucho su forma de ser, porque tiene todo para creerse grande, pero tiene mucha humildad y siempre está dispuesta a ayudar y quiere que todo el mundo se vea bien. En la cancha admiro la calma que tiene para jugar y su creatividad. Por eso creo que merece el premio”.

La compañera de piso ideal
“Si viviera yo sola tendría que tener mucha fuerza de voluntad para limpiar, pero Deyna es ordenada y tiene la iniciativa. Es la que dice ‘venga, limpiemos, acomodemos esto’. También es rápida para arreglarse. En las mañanas, cuando suena la alarma para levantarnos para las clases enseguida está lista. Yo me ocupo un ratito para levantarme y arreglarme”.

“¿Quién cocina mejor? Ella es la chef. Hace arepas venezolanas y le quedan perfectas. Yo soy la que, después de que ella hace la comida, lavo los platos (risas)”.

Futbolistas y estudiantes aplicadas
“La idea es terminar la carrera y dar el salto a Europa e ir a jugar profesional. Es el propósito tanto mío como de ella. Yo estudio gerencia deportiva y Deyna periodismo y nos ayudamos. Si yo tengo un trabajo que hacer y ya es muy tarde, ella lo hace conmigo, y viceversa. Lo bueno es que mi semestre pasado es el que ella tiene ahora entonces yo le paso mis cuadernos con mis notas”.

Estrella de los stories de Instagram
“¡Es nuestra manera de divertirnos! El problema es que la gente solo ve lo que ella sube. Es gracioso, porque ella queda como la que me molesta a mí, pero yo tengo mis buenas revanchas y es una guerra constante (risas). De hecho, siento que yo soy más bromista y burlista. Lo bueno es que Deyna tiene mucha paciencia. ¡Otra ya me hubiera dado un manazo!”.

Destino Londres
“Me encantaría ir con ella a Londres, pero tengo la universidad, tenemos partido con el equipo… Va ir con la familia, que al final son los que siempre están apoyándolo a uno y son los que se merecen estar ahí y ser parte de eso. Pero no hay duda de que voy a estar pendiente de la ceremonia ¡y pegada a una página viéndola! Quizás podamos organizar algo para verla todo el equipo”.