A falta de tan sólo dos meses para que la República de Corea entre en liza en el Torneo Olímpico de Fútbol masculino Pekín 2008, el seleccionador Park Sung-Hwa le da vueltas a la cuestión de cómo dotar a su escuadra de la mejor tripulación posible.

Aunque afirmó que estaba satisfecho con el sorteo celebrado en abril, donde los Guerreros Taeguk quedaron encuadrados con el coloso africano Camerún, con el pentacampeón europeo, Italia, y con el nuevo rey de la CONCACAF, Honduras, pocos quedaron convencidos cuando el seleccionador surcoreano reveló su objetivo de "terminar entre los tres primeros" en la prueba. De hecho, el cuartofinalista de Atenas 2004 ha empatado sin goles en sus tres últimos choques de clasificación, y a los hombres de Park han recibido críticas por su falta de puntería.

En enero, la selección de la República de Corea organizó una concentración de entrenamiento en España, donde entabló una serie de amistosos contra el FC Thun (0-0), el Málaga (1-0) y el Sparta de Praga (0-2).

"Procuramos concentrarnos en marcar goles y en cambiar la táctica típica que usamos durante los partidos de clasificación", manifestó el técnico de 53 años. "Aunque no conseguimos muchos goles, nuestros centrocampistas manejaron mejor los hilos, y los jugadores en general ganaron más confianza".

Juventud y experiencia
Desde el comienzo de la temporada de la liga coreana en marzo, Park ha estado ocupado buscando nuevos talentos atacantes. El resultado de esas pesquisas ha sido la inscripción de un par de jóvenes a la lista provisional de 48. Los centrocampistas Park Hyun-Beom y Seo Sang-Min, que están haciendo un magnífico trabajo en el Suwon y el Gyeongnam respectivamente, han sido recompensados con la oportunidad de luchar por un hueco en el once titular. Por su parte, el segundo entrenador, Hong Myung-Bo, lleva un tiempo vigilando de cerca a Cho Young-Cheol, el delantero del Yokohama.

Se está contemplando además la posibilidad de llamar a veteranos como Cho Jae-Jin, delantero del Jeonbuk Motors, Kim Dong-Jin, lateral izquierdo del Zenit de San Petersburgo, y Park Ji-Sung, mediapunta del Manchester United, aunque es improbable que este último viaje a Pekín por los compromisos contraídos con su club.

Incluso en el caso de que se alistaran en sus filas, el seleccionador cree que las nuevas incorporaciones tendrían que adaptarse al sistema en vigor. Pese a la sequía goleadora en los últimos encuentros, el equipo ha estado funcionando regularmente bajo el liderazgo del capitán y central Kim Jin-Kyu, del centrocampista Baek Ji-Hoon, y del inspirado delantero Park Chu-Young, que podrían aportar su experiencia en la escena internacional durante el certamen.

"Tenemos que elegir a jugadores que sean capaces de cuajar en el equipo actual", explicó el entrenador. "Si miramos hacia atrás [a los torneos anteriores], vemos algunos jugadores que eran buenos individualmente, pero que no podían funcionar bien con los demás. Así que esta vez elegiré a 'jugadores de equipo', que tengan la suficiente motivación para lograr nuestro objetivo".

Cuando aún falta un mes para que comiencen los últimos preparativos de la República de Corea el 7 de julio, Park tiene tiempo para reflexionar y tomar sus medidas para la lista definitiva. Los 18 elegidos pelearán por la primera medalla del país en su octava aparición en el Torneo Olímpico de Fútbol.