Carney, experiencia e ilusiones para Australia
© AFP

A los 24 años, David Carney es todo un veterano. El australiano, uno de los refuerzos mayores del equipo de Graham Arnold, ya ha sumado un paso por el fútbol inglés y representa, desde su calidez y profesionalismo, uno de los líderes de su selección que se prepara para enfrentar a Serbia en el primer partido del Grupo A con sede en Shanghai.

Y no es para menos: además de su breve estadía en el Everton británico, Carney es habitual del combinado absoluto de su país y ha sabido participar y convertir en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2005 bajo los colores del Sydney FC.

De voz baja, sonrisa a flor de piel y amabilidad extrema, este mediocampista ha compartido un diálogo con FIFA.com en el que se muestra consciente de la importancia que tendrá este primer paso de los australianos en la cita olímpica: "Argentina es la favorita, pero los demás equipos estamos en condiciones de vencernos unos a otros. Por eso creo que quien gane este jueves, tendrá grandes posibilidades de sobrevivir al grupo. Debemos aprovecharlo".

Semejante definición sirve para graficar lo que esperan los australianos luego de la gran tarea del representativo absoluto en la pasada Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006: la lucha cuerpo a cuerpo por una medalla que se ha negado pese a los incansables intentos repetidos desde 1988.

Corney es consciente de esta urgencia, y no le esquiva al compromiso: "Es cierto que no hemos podido subirnos al podio aún, pero también lo es que la gente nos mira con otros ojos desde el Mundial de Alemania. Esperamos estar a la altura de las circunstancias", explica bajo el agobiante calor de Shanghai, un factor que, sin dudas, jugará su propio partido este jueves ante los serbios.

"El equipo ha estado de gira por un par de semanas y se ha acostumbrado a jugar con este calor. En mi caso es diferente, porque recién me he sumado la última semana. De todos modos, tendremos que adaptar nuestro juego a estas condiciones", completa.

"Sueño colgarme una medalla"
La tradición olímpica siempre ha sido una de las debilidades de los aficionados australianos. Por eso, a nadie debería sorprender la pasión con la que este rubio futbolista se refiere a esta experiencia inédita en su carrera: "Formar parte de un Juego Olímpico no se presenta todos los días y hay que aprovecharlo. A mí, en lo personal, me encantaría poder presenciar las pruebas de natación aunque no pueda hacerlo por motivos obvios".

Esos motivos, en parte, están relacionados al partido con Serbia, un rival al que los australianos se impusieron 5-1 en la cita de Atenas 2004 (N. de R.: la victoria se produjo ante Serbia y Montenegro). "No recuerdo mucho de aquel partido hace cuatro años, pero el equipo actual es muy fuerte físicamente y habrá que estar muy atentos y dar lo mejor de nosotros para imponernos. Tendremos a nuestra mejor alineación disponible en cancha y eso debería notarse".

Así, con 3 puntos considerados vitales para enfrentar a la favorita Argentina en segundo turno, Carney cree que dará su primer paso hacia su sueño máximo: "Mi primer meta es llegar a cuartos de final y luego, a partir de allí, avanzar hasta colgarme una medalla".