Tres voces, un mismo sueño
© Foto-net

Cuando se realizó el sorteo del Torneo Olímpico de Fútbol masculino, allá por abril de este año en Pekín, pudieron divisarse algunas muecas de fastidio entre los delegados de Costa de Marfil, Australia y Serbia. Y no era para menos: el bolillero, azaroso, había decidido que estos equipos compartieran el Grupo A con Argentina, campeón defensor y uno de los máximos candidatos a subirse al podio este año.

Cuatro meses después, los pronósticos se han confirmado y la Albiceleste ya ha asegurado su participación entre los ocho finalistas. No obstante, la paridad existente entre los otros contendientes ha dejado la definición final para este miércoles 13 de agosto.

"Sabíamos que Argentina era la máxima favorita a clasificar en el Grupo y así sucedió. Pero no nos consideramos menos que nadie: demostramos buen juego, conseguimos tres puntos y dependemos de nosotros para seguir con vida. Eso es lo más importante", analiza Gerard Gili, el entrenador francés de los Elefantitos que, a fuerza de talento y poderío físico, se perfilan como los principales candidatos a acompañar a los sudamericanos en la siguiente instancia.

Claro que para lograrlo sin depender de ningún otro resultado, deberán imponerse a los australianos que tan difícil le pusieron las cosas a Argentina en su último choque. Pero a no confundirse: el equipo de Graham Arnold no se limitará a oficiar de juez, sino que buscará su propia clasificación. "Cuando llegamos aquí, habríamos firmado la posibilidad de mantenernos vivos hasta la última jornada. Después de lo que hicimos ante Argentina, uno de los mejores equipos del mundo, ¿cómo no vamos a soñar con dar la sorpresa y clasificar?", se preguntó el entrenador.

Y existe un tercer actor en esta historia, quizás el de panorama más complicado: Serbia. Los subcampeones europeos enfrentan a Argentina y necesitan un triunfo y que Costa de Marfil no venza a Australia para sacar cuentas con la diferencia de gol y apuntar a dar el gran batacazo de esta primera fase. ¿Podrán lograrlo? Según Miroslav Djukic, "las posibilidades matemáticas aún están y si bien no dependemos de nosotros, daremos todo lo que esté a nuestro alcance".

Motivos para soñar
A la hora de explicar las razones por las que merecen estar en las instancias decisivas del certamen, los africanos parecen los más optimistas. Salomon Kalou, en diálogo con FIFA.com, expresó que "estamos mejorando partido tras partido. Si seguimos en este camino, no sólo podemos pasar de fase, sino situarnos en la final del torneo".

El futbolista del Chelsea sabe de lo que habla, pero no es el único con serias expectativas de festejar el miércoles por la noche. Mark Milligan, el capitán australiano, cree que "la actuación y concentración demostradas ante Argentina nos servirá de motivación para el último partido. Sería muy importante para el fútbol de nuestro país llegar a una nueva instancia, y con esa mentalidad saldremos al campo de juego".

Sin dudas, las palabras de estos futbolistas son más optimistas que las del serbio Aleksandar Zivkovic, quien se muestra con menos ánimo pero igual de esperanzado: "Nuestra tarea aquí no está terminada. Argentina es favorita en nuestro partido, pero lo daremos todo. ¿Cómo estamos anímicamente? Lo sabremos en un par de días".