Los porteros coreanos señalan el camino (1-1, 4-5 PEN )
© Getty Images

El acierto de los porteros de la República de Corea en los penales marcó la diferencia en el partido de cuartos de final que clasificó a los asiáticos y dejó a Gran Bretaña fuera del Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Londres 2012. Los surcoreanos disputarán las semifinales ante Brasil en Manchester el martes 7 de agosto.

Corea fue superior en la primera media hora del partido disputado en Cardiff el sábado 4 de agosto, y su dúo atacante Ji Dongwon y Chuyoung Park inquietaron constantemente al portero Jack Butland que aguantó el tipo. Hasta que Dongwon recibió una asistencia de Koo Jacheol y cruzó un zurdazo desde fuera del área que el arquero no logró atajar (0-1, 29’).

Tras encajar el gol, Gran Bretaña se revolucionó y sacó hasta dos penales en cinco minutos. Aaron Ramsey anotó el primero (1-1, 36’) pero el portero Jun Sungryong detuvo su segundo intento en el 40’.

Prioridad a la defensa
La segunda mitad se convirtió en una batalla física y de resistencia en la que hubo dos bajas, el arquero coreano y el británico Micah Richards, lesionados ambos tras un encontronazo en el área, tuvieron que ser sustituidos. A pesar de la tensión, las ocasiones realmente claras escasearon, ya que había más preocupación por no cometer errores. La entrada de Ryan Giggs por Craig Bellamy en el 84’ revolucionó a la repleta grada, pero no remedió que el partido se fuera a la prórroga.

En ese tiempo añadido tampoco se movió el marcador y eso que hubo buenas ocasiones en ambos extremos aunque con poca definición en el último remate. E inevitablemente se llegó a la serie de penales, en la que, tras una espectacular demostración de cómo ejecutar estos remates, el portero suplente Lee Bumyoung detuvo el último lanzamiento realizado por Sturridge, y su compañero Ki Sungyeung selló el pasaporte a semifinales.