Brasil mira al oro (3-0)
© Getty Images

Brasil luchará por el único trofeo que se resiste a su vitrina, la medalla de oro olímpica, en la final de Londres 2012. Tras derrotar por 3-0 a la República de Corea en el partido disputado en el estadio de Old Trafford, Manchester, el martes 7 de agosto, la canarinha peleará con México en Wembley por los máximos laureles olímpicos, en una instancia que no alcanzaba desde Seúl 1988.

Y eso que no hubo noticias del ataque brasileño en los primeros 20 minutos de juego. Fueron los surcoreanos quienes casi baten a Gabriel con dos llegadas peligrosísimas en las que, primero Rafael y luego Thiago Silva, despejaron casi sobre la línea.

Tras esas primeras llamadas de atención asiáticas, Brasil despertó y Leandro Damiao y Sandro fueron los primeros en probar los reflejos de Lee Bumyoung. La agresividad del ataque brasileño iba y venía en oleadas, mientras los surcoreanos se mantenían serenos y compactos en sus líneas. Pero el talento supo encontrar el hueco. En un cambio de orientación del juego, Romulo culminó por la derecha con un disparo raso el primero del partido (1-0, 38’).

Ji Dongwon, el delantero más activo de los asiáticos, probó con un potente derechazo antes del descanso que se fue por encima del larguero. Volvió a presionar Corea en el arranque del complemento, aunque la defensa sudamericana estuvo atenta. El fin de la esperanza asiática llegó en una nueva combinación entre Marcelo y Neymar por la izquierda que culminó Damiao llegando por el centro (2-0, 57’). El delantero brasileño exhibía nuevamente su efectividad, pero no se conformaba. Por el contrario, volvió a celebrar tras recibir un pase de Oscar al área (3-0, 64’) en la continuidad de una jugada iniciada con el talento regateador de Neymar.

Con los surcoreanos rendidos a la evidencia, apenas Koo Jacheol buscó el gol del honor con un tiro libre que salió alto. Brasil, por su parte, se hizo con el balón y aguardó el cierre del juego sin demasiada prisa. Mano Menezes optó por retirar antes a algunos de sus pesos pesados, reservándolos para la gran cita del sábado frente a los mexicanos.