Uruguay
© Getty Images

Ayer
El Torneo Olímpico de Fútbol tiene un significado muy especial para Uruguay, ya que, en la era previa a la Copa Mundial de la FIFA, ganó la medalla dorada en las dos ediciones que disputó, y de manera consecutiva. En este contexto, París 1924 no sólo constituyó el hito fundacional del fútbol charrúa, sino en buena medida el de toda Sudamérica, que hasta ese entonces no había tenido la oportunidad de medirse con las potencias europeas en una competencia de semejante calibre. La ratificación del éxito uruguayo llegó en Ámsterdam 1928, cuando la Celeste volvió a colgarse invicta la presea de oro. Esta fue, sin embargo, su última aparición en un Juego Olímpico hasta la fecha.

Hoy
Dirigida por Juan Verzeri, la Celeste realizó una campaña dispar en el Campeonato Sudamericano Sub-20 Perú 2011, certamen que sirvió como clasificatorio para Londres 2012. Los resultados así lo marcan: terminó tercera en el Grupo A con apenas 4 unidades, pero despertó en el hexagonal final, donde a fuerza de personalidad peleó por el título hasta la última jornada. En la instancia decisiva, a pesar de anotar tan sólo cuatro goles, se consagró subcampeona con 10 unidades, un gusto que ni siquiera la caída frente a Brasil en el cierre logró desdibujar (0-6).

¿Y mañana?
El fútbol uruguayo atraviesa un período exitoso, que comenzó con el cuarto puesto en Sudáfrica 2010, siguió con el subcampeonato en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA  2011 y rubricó con la obtención de la Copa América de ese mismo año. Si a eso se le suman el nivel que exhiben sus futbolistas en las mejores ligas y el significado que los Juegos tienen para el país, la Celeste parece candidata a una medalla. Oscar Tabárez, no obstante, pone el freno. “Los que dicen que debemos ir a ganar los Juegos Olímpicos son aquellos que no asumen ningún riesgo por hablar. Tenemos muy claro a qué podemos aspirar y cuáles son las condicionantes con las que contamos para tal fin”, afirmó el Maestro, quien dirigirá al equipo en Londres.

A saber
Estrellas del pasado
Pedro Petrone, Héctor Scarone, José Nasazzi, Pedro Cea, Andrés Mazzali, Santos Urdinarán (1924, 1928); Ángel Romano (1924); Héctor Castro y Antonio Cámpolo (1928).

Figuras del equipo
Diego Polenta (defensor), Nicolás Lodeiro (centrocampista), Egidio Arévalo (centrocampista), Luis Suárez (delantero), Edinson Cavani (delantero).

Clasificación en cifras
Sobre 9 partidos disputados entre la fase de grupos y el hexagonal final, Uruguay ganó 4, empató 2 y perdió 3, con 8 goles a favor y 12 en contra. Su máximo artillero fue Adrián Luna con 3 tantos, seguido por Pablo Capellini y Diego Polenta con 2 cada uno.

Números que hablan
84. Son los años que pasaron desde la última participación de Uruguay en un Torneo Olímpico de Fútbol: tras ganar su segunda medalla dorada en Ámsterdam 1928, jamás volvió a clasificarse. Esta será su tercera aparición olímpica.