Japón se fijó por primera vez como objetivo Nueva Zelanda 2008 cuando se encargó a Norio Sasaki, quien entrena actualmente a la selección femenina absoluta, "construir un equipo que se enfrentase al mundo" en septiembre de 2006. En vísperas del Campeonato Asiático Femenino Sub-16 Malasia 2007, el bastón de mando pasó a Hiroshi Yoshida, uno de los mejores delanteros del fútbol japonés en el decenio de 1980.

Tras poner de manifiesto su firme intención de mejorar la habilidad individual, la técnica y la fortaleza mental de las jugadoras, Malasia 2007 constituyó la ocasión ideal para que Yoshida evaluase su progreso durante el poco tiempo que llevaba al frente. Y a pesar de la derrota sufrida en el encuentro por el título a manos de una RPD de Corea potente en el aspecto físico, las japonesas lograron clasificarse para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2008, desplegando por momentos un fútbol sensacional.

Como complemento al esfuerzo realizado por todos los integrantes de la selección sub-17, las categorías inferiores femeninas niponas en general han disfrutado de un considerable y creciente apoyo en los últimos tiempos. Antes del certamen continental sub-16 celebrado el año pasado en Malasia, se puso en marcha el Proyecto Reto Nadeshiko, con el fin de descubrir y formar a la próxima generación de estrellas del combinado absoluto. Este proyecto, del que ya forman parte muchachas de tanta calidad como la atacante Chinatsu Kira, estrella de las sub-17, aspira a preparar a jugadoras de 15 o más años para competir en el nivel más alto del fútbol mundial.

Clasificación
La segunda edición del Campeonato Asiático Femenino Sub-16, que ofrecía la atractiva recompensa de tres billetes para la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Nueva Zelanda 2008, se disputó en Malasia entre el 8 y el 17 de marzo de 2007. Japón, defensora del título, se medía con otros cinco países, RP China, República de Corea, RPD de Corea, Australia y Tailandia. Tan sólo los tres primeros viajarán a tierras neozelandesas.

Las campeonas, englobadas en el Grupo B en compañía de la RPD de Corea y Tailandia, cayeron por 1-0 ante las norcoreanas, resultado que enmendaron imponiéndose 2-1 al equipo tailandés y adjudicándose así el segundo puesto. La heroína fue la centrocampista Saki Takano, que con dos dianas dio el pase a las suyas a la fase de eliminatorias.

En semifinales les esperaba la RP China, vencedora del Grupo A, y que anotó el primer gol del partido a la media hora de juego. Sin embargo, Japón empató siete minutos más tarde, a través de la centrocampista Nozomi Fujita, y otros dos tantos de las delanteras Mana Iwabuchi y Chinatsu Kira decidieron un triunfo por 3-1 y la consiguiente clasificación para Nueva Zelanda.

A continuación llegó la final, frente a la RPD de Corea, adversario implacable de las japonesas en la fase de liguilla, y cuya superioridad física acabó siendo decisiva una vez más, al ganar 3-0. Aun así, la decepción que supuso para las jóvenes niponas despedirse de la corona continental se vio mitigada en parte por el subcampeonato y el premio a la deportividad del torneo.

Seleccionador
El seleccionador Hiroshi Yoshida alberga muchas esperanzas respecto a su renovado y mejorado equipo sub-17 en Nueva Zelanda 2008. Yoshida, nacido en 1958, cosechó muchos éxitos en su carrera de futbolista, proclamándose máximo goleador de la Liga de Fútbol Japonesa, precursora de la J.League, con el Furukawa Electric Soccer Club (actual JEF United) en 1981 y 1985. No obstante, su mejor momento se produjo quizás en 1986, cuando contribuyó al triunfo de su amado Furukawa en la Copa Asiática de Campeones.

Después de colgar las botas, Yoshida decidió convertirse en técnico, y empezó dirigiendo en 1992 al filial del Shimizu S-Pulse, conjunto de la J.League. Desde 1998 hasta la actualidad, se ocupa del equipo escolar Tokoha Gakuen, al que condujo a la conquista del título nacional en 2003. Sin abandonar sus funciones en el Centro Nacional de Entrenamiento, Yoshida ha ido labrándose una sólida reputación como formador de jóvenes. Antes de su nombramiento como adiestrador de la selección sub-17 femenina en 2007, también adquirió una valiosa experiencia siendo ayudante de Eiji Ueda en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino Atenas 2004.

Hemos oído...
"Aunque fue una decepción no llegar hasta el final en Malasia, creo que sacamos muchas cosas de este torneo. Lo más importante es que las jugadoras han aprendido acerca de la forma física y la técnica, hemos descubierto que a partir de ahora tenemos que trabajar de verdad. Estoy seguro de que la frustración que sentimos por la derrota empujará al equipo a mejorar todavía más en el futuro", Hiroshi Yoshida, seleccionador de Japón, tras el Campeonato Asiático Femenino Sub-16.