Al calor del suave sol de primavera en el sur de Portugal, el seleccionado femenino de Estados Unidos deslumbró a la concurrencia con su demostración de juego. Como ocurriera el año pasado, el vigente campeón olímpico ha conseguido la victoria en la prestigiosa Copa Algarve y ha causado impresión en su regreso, cerca de cuatro meses después de obtener aquel decepcionante tercer puesto en la Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007.

El conjunto que ahora entrena la seleccionadora Pia Sundhage noqueó por 2-1 a Dinamarca en una reedición de la final del año pasado, y tuvo muchos motivos para celebrarlo. Este su sexto triunfo en terreno lusitano no sólo servirá de bálsamo para los maltrechos ánimos de las norteamericanas, sino que les recargará las pilas de cara a los decisivos encuentros de clasificación de la CONCACAF para el Torneo Olímpico de Fútbol de Pekín 2008. Ahora ya no cabe ninguna duda de que el coloso norteamericano se ha levantado con renovado ímpetu.

Estados Unidos vuelve a ganarse el respeto
"En este torneo hemos tenido que enfrentarnos a rivales cada vez más fuertes. Que nuestro rendimiento haya ido mejorando de partido en partido es una buena señal de cara a lo que nos aguarda en el futuro", declaró la delantera estelar Abby Wambach tras el triunfo sobre Dinamarca, en el cual anotó su tercer gol en la Copa Algarve de este año y el 89º de su sobresaliente carrera. El primer tanto lo marcó Natasha Kai, mientras que Cathrine Paaske Soerensen restableció momentáneamente el equilibrio en el marcador al firmar la única diana que han concedido las estadounidenses en Portugal.

Sundhage lucía una sonrisa de oreja a oreja. "Estoy muy contenta con la actuación que hemos realizado", declaró la sueca de 48 años, que ahora tiene sobradas razones para anticipar con optimismo el campeonato de Pekín 2008. Con sus cuatro victorias en otros tantos partidos y los doce goles obrados por siete jugadoras distintas, todo ello con la incorporación de un buen puñado de jóvenes de gran talento y con un vasto despliegue de diversas formaciones tácticas, Wambach y compañía han vuelto a ganarse de nuevo el respeto de la concurrencia.

El campeón mundial, con el motor al ralentí
Justo lo contrario del combinado alemán. El vigente campeón del mundo y de Europa se presentó en el Algarve, como ya viene siendo habitual en los últimos años, con un equipo en obras y al final sólo pudo acceder al cuarto puesto. El elenco de estrellas de la seleccionadora Silvia Neid tuvo que soportar dos derrotas: en la apertura del telón, cayeron por 0-1 ante las danesas; y en el partido por el tercer puesto perdieron por 0-2 contra las noruegas, que venían de ser atropelladas 0-4 por la apisonadora estadounidense. Así Noruega, cuarta clasificada en la última cita mundialista, pudo tomarse la revancha del doloroso 0-3 que le infligiera Alemania en la semifinal de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007. En este último reencuentro en Portugal, la famosa guardameta germana Nadine Angerer vio perforada por primera vez su portería después de 1.022 minutos imbatida, pues en el gol danés fue Silke Rottenberg quien estuvo bajo los palos.

"Me alegro de que todo haya acabado", manifestó Angerer, la heroína de la Copa Mundial, que desde entonces se ha mudado del club alemán Turbine Potsdam al Djurgardens IF de la primera división sueca. Tras la actuación de la escuadra alemana en el Algarve, su papel de principal favorito en Pekín 2008 ha quedado muy cuestionado y, aunque ha convencido en el aspecto defensivo, no ha demostrado la imaginación ni la eficacia del año pasado en el juego ofensivo. En resumidas cuentas: sin Birgit Prinz, que ha hecho tres de los cinco goles alemanes en el torneo, la tropa de Neid se habría hundido mucho más.

"Aún tenemos margen de crecimiento. Espero que podamos aprovecharlo de aquí a los Juegos Olímpicos", aclaró Neid tras el tropiezo contra las noruegas, aunque quiso hacer constar que no estaba descontenta con las aportaciones de las más jóvenes en vista de los numerosos cambios de formación.

Suecia y RP China pueden mejorar
El viaje al Algarve ha sido para las danesas una especie de reparación por no haberse clasificado para los Juegos Olímpicos. En la conclusión, el equipo que entrena Kenneth Heiner-Moeller se ha proclamado subcampeón del torneo, se ha llevado el premio al juego limpio, y su goleadora Paaske Soerensen ha sido designada mejor jugadora de la prueba.

Quienes deberán mejorar también son los equipos de Suecia y la República Popular China, si quieren competir por las medallas en Pekín. Ambos conjuntos se impusieron en sus partidos de cierre: Suecia por 3-0 contra Italia, y China por 5-4 contra Portugal en la tanda de penales. Pero ni las escandinavas, quintas clasificadas, ni las asiáticas, novenas, pudieron hacer una demostración de su auténtico potencial.

Clasificación definitiva de la Copa Algarve 2008:

1. Estados Unidos
2. Dinarmarca
3. Noruega
4. Alemania
5. Suecia
6. Italia
7. Islandia
8. Finlandia
9. RP China
10. Portugal
11. Polonia
12. República de Irlanda