Pekín dictará sentencia

Brasil, medallista de plata hace cuatro años en Atenas y nuevamente subcampeona en septiembre de 2007 en la Copa Mundial Femenina de la FIFA celebrada en China, se encuentra entre la espada y la pared incluso antes de que el balón comience a rodar en serio en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino 2008.

El conjunto que parece estar estableciendo una nueva pauta en el estilo y el ritmo del balompié femenino se mide este sábado en Pekín con Ghana, subcampeona de África, en una crucial repesca, tras caer a manos de Argentina en el certamen sudamericano.

Marta -actual Jugadora Mundial de la FIFA-, Cristiane y compañía son claras favoritas para vencer a Ghana, que perdió contra Nigeria el mes pasado. Sin embargo, la tensión y los nervios a flor de piel que provoca una eliminatoria a partido único, en la que se decidirá todo, podrían quitar lustre a una selección brasileña que ha llegado a ser conocida como la gran animadora e innovadora del fútbol de mujeres.

"La presión es muy intensa, y siempre se está algo precavido. Tenemos mucho respeto por Ghana, pero vamos a darlo todo en este encuentro. Lo que diré es que estamos muy bien preparados, eso nos permitirá controlar los nervios y nos dará confianza", dijo a FIFA.com el seleccionador brasileño, Jorge Barcellos, antes de partir rumbo a la capital china.

En lo que respecta a estilo, desenvoltura y técnica global, Brasil figura entre la flor y nata del planeta. El equipo lleva concentrado desde el 19 de marzo (con excepción de las jugadoras que compiten en Europa, como Cristiane y Marta), y todo indica que se presentará a punto para el combate el 19 de abril, en el Estadio de los Trabajadores de Pekín.

Sueños africanos
Las africanas occidentales, por su parte, son un conjunto de entidad modesta. Aunque presentan un registro meritorio en su continente, y se les considera la segunda mejor selección de la CAF, después de Nigeria, no lo tendrán nada fácil ante las sudamericanas, un adversario de mentalidad ofensiva.

La defensa es ciertamente el talón de Aquiles de Ghana. En la cita mundialista del pasado septiembre, recibió quince goles en sólo tres encuentros.

Aun con la presencia de la imponente Memunatu Suleimana, una de las mejores guardametas del mundo, su retaguardia se verá sometida a una presión intensa desde el principio, ante una Canarinha que saldrá en tromba y que exhibe una devoción casi religiosa por un fútbol explosivo y fluido.

Se rumorea que el técnico de Ghana, Mumuni Gamel, está considerando la posibilidad de realizar varios cambios radicales en su formación, relegando al banquillo a varias veteranas, para primar un enfoque más juvenil. No obstante, debe tenerse en cuenta que la liga nacional acaba de empezar, lo que ha hecho que algunos hinchas y periodistas del país se pregunten si la forma física de las Reinas Negras es la idónea para afrontar este reto.

Parte de la prensa en Ghana ha llegado a calificar el choque ante Brasil de "misión imposible" en sus artículos y titulares. Gamel, con todo, no se deja llevar por el pesimismo. "En el fútbol cualquier cosa es posible", ha dicho quien fuera preparador de las sub-21. "La ventaja de jugar en Pekín es que es terreno neutral, y es a partido único, así que las chicas no tienen nada que temer".

El vencedor del partido del sábado acompañará a la RP China -país organizador-, Japón, la RPD de Corea (Asia), Nigeria (África), Alemania, Noruega, Suecia (Europa), Estados Unidos, Canadá (Norteamérica), Argentina (Sudamérica) y Nueva Zelanda (Oceanía) en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino que los doce combinados disputarán este mes de agosto.