Lingor: "Se puede esperar más de nosotras"

La vitrina de trofeos de Renate Lingor está llena: dos Copas Mundiales, tres Campeonatos de Europa, tres Copas de la UEFA y siete campeonatos de Alemania. Sin embargo, a la veterana futbolista de 32 años no le importaría nada hacer un hueco para la medalla de oro olímpica. Las tres veces que ha intentado colgársela con la selección alemana ha fracasado. La cuarta vez espera que sea distinta. FIFA.com ha conversado con la organizadora de juego del vigente campeón del mundo, que pondrá punto final a su carrera de más de 140 partidos internacionales después del certamen de China.

Señora Lingor, ¿está satisfecha con el resultado del primer duelo contra Brasil?
En general, estoy satisfecha. Era el primer partido del Torneo, y Brasil no es un adversario sencillo. Ellas también tuvieron sus problemas, pero nosotras no supimos aprovecharlos a fondo. Creo que el empate final fue un resultado justo.

¿Qué juicio le merecen sus dos próximos rivales, Nigeria y RDP de Corea?
Ya comentamos en su día que, desde nuestro punto de vista, éste era el grupo más difícil. De ningún modo se puede subestimar a las nigerianas. Juegan un fútbol muy sólido y corren mucho. Contra Corea ya jugamos el año pasado en el Mundial. Aquél fue un partido clave, y éste no será distinto. Sólo tenemos un punto, y por eso los dos próximos encuentros serán muy importantes. Pero aún tenemos que mejorar. En el primer partido, nuestro rendimiento estuvo por debajo de nuestra capacidad. En el próximo, se puede esperar más de nosotras.

¿Le sorprendió la derrota de Estados Unidos ante Noruega?
Estados Unidos no ha perdido contra un equipo cualquiera. Fue un gran encuentro y yo contaba a las noruegas entre las favoritas desde el principio. Y aún sigo contando a Estados Unidos entre las favoritas, porque no está fuera ni mucho menos.

Usted ha pasado mucho tiempo lesionada. ¿Cuánto le han ayudado en su recuperación las ganas de participar en los Juegos Olímpicos?
Me han ayudado mucho. Yo sabía que ésta sería mi última temporada. Pero no quería terminar mi carrera saliendo del campo en camilla, sino por mi propio pie. Por encima de todo, quería jugar en los Juegos Olímpicos, y enseguida tuve claro que quería lograrlo, costara lo que costara. Ésa fue la mayor motivación durante mi periodo de convalecencia y rehabilitación.

Usted ha ganado casi todos los títulos que existen, sólo le falta el oro olímpico...
...y ésta será mi última oportunidad (ríe). Mi carrera ha sido hermosa hasta la fecha, y haré todo lo posible para terminarla por todo lo alto. Ésa es otra motivación añadida.